08 de Diciembre de 2017

 

¿Quién ganará las elecciones? (III)

Por Jorge Rubiani

La línea opuesta al oficialismo para las próximas internas de la ANR lleva el nombre de Colorado Añetete, movimiento que tiene como líder y pre candidato a Mario Abdo Benítez. Las descalificaciones entre seguidores de este y los de Santiago Peña durante la campaña se centraron especialmente en los orígenes partidarios de ambos. Ante el tema cabe preguntarse: si a Santi le condena el hecho de no ser “un colorado de cuna“, a Marito ¿debería condenarle que su padre fuera secretario privado de Stroessner? O planteada la cuestión de otro modo: si el candidato de Colorado Añetete no merece cargar con las culpas del stronismo –como él mismo lo reclama–, ¿porqué endosarían al otro “la culpa” de no haber nacido en un hogar colorado? Porque si nuestras identidades primarias están marcadas por el origen o la filiación y hasta “nos obligan” a cargar determinadas características genéticas, nadie debe asumirlas como culpas. Es lo mismo que le condenen a una persona por ser mujer, albina o tenga el pelo moteado. Las identidades simbólicas, sin embargo, son producto de decisiones propias y las vamos adquiriendo a lo largo de la existencia, por afectos, intereses o relaciones. Nos afiliamos a un partido político o nos sumamos a una cofradía deportiva por decisiones que, si voluntarias, pueden ser modificadas por las mismas razones de su adopción. Las identidades primarias son, sin embargo, inevitables. Por lo que deberíamos dejar de agitarlas para descalificar a nadie y enfocarnos finalmente en lo que proponen los candidatos. De todos los partidos. Y en este caso, Santi y Marito, quienes son parte de la “nueva sangre” de la política, reclamo de juventud que declaman ciudadanía y partidos desde hace mucho tiempo.

La bandera de la oposición dentro de la ANR quedó en manos de Mario Abdo Benítez. Convertido en un impensado crítico del sistema, sin responsabilidad orgánica en el Ejecutivo de Gobierno, Marito se mueve con comodidad en el papel de opositor. Detalle que, en general, caracteriza a toda oposición. Tampoco tiene que cargar con el pesado fardo de los impresentables que comparten el palco con el Presidente Cartes y Santi. Colorado Añetete también cuenta con un matizado elenco de la misma catadura, pero una cosa es que el poder oficial los arrope y defienda cuando –en teoría al menos– debe llevar el estandarte de lo decente o legal, y otra muy distinta es abrir la puerta a todos los descontentos del gobierno en procura de apoyos. Ya se verá si Marito incurre en el mismo error que hoy critica, aunque la coherencia nunca fue de las virtudes más ponderadas en el ámbito de los partidos. Algunos de los muy opositores de hoy fueron muy oficialistas ayer. Y muchos volverán a cambiar de bando de acuerdo a cómo se presente “la fortuna”. De hecho, las discrepancias en el poder o en camino hacia él no suelen pasar por cuestiones ideológicas ni operativas. Nunca por factores morales y nadie se ha desprendido hasta ahora de sus respectivos lastres. Una mínima parte de los actuales opositores creerá sinceramente que el Presidente no hace lo que debiera, pero la gran mayoría se alejó de él porque “no cumplió” con lo que ellos le habían pedido.

Pero si la principal ventaja de Marito es su rol contestatario, no es la única. Dentro de su partido, se lo ve “más auténtico” porque aún siendo hijo del Stronismo no tuvo que afiliarse para ser precandidato. Debe ser la razón por la que su movimiento lleva el nombre de “añetete” con el que, más que adjudicarse lo verdadero, señala al otro como “la moneda falsa”. En esta apreciación, contribuyó mucho la forma en que Santi decidió –o decidieron– la simbólica identidad de hacerse colorado: en un momento y lugar inapropiados. Como tampoco fue adecuado el ritual con el que el Presidente “ordenó” a su candidato. Es como si en el ámbito castrense, un cabo 2º se salte méritos, antigüedades y escalafones para convertirse en General.

Pero por sobre las diferencias señaladas, los precandidatos son representantes de la “nueva savia” política que tantas veces fue mentada como factor de cambio. Vana pretensión. Porque si “el sistema” (estructuras legales y partidarias) obliga a la juventud a consentir a los viejos caudillos o ampararse en ellos en busca de posiciones de liderazgo, la “savia nueva” está inexorablemente condenada a repetir los viejos modelos. Como hasta ahora... ¿O nadie se ha percatado de quiénes integran las listas para las próximas elecciones?

Jrubiani@click.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

  • Sucede que el "lider" de Ma. Abdo - tal como él mismo lo reconoció la semana pasada - Calé Galaverna fue el responsable que en ese momento el " cabo 2º ( Horacio Cartes ) se salte méritos, antigüedades y escalafones para convertirse en General. Es decir Pdte. de la Rca. ".....Es verdad lo que ud. afirma Rubiani "la coherencia nunca fue de las virtudes más ponderadas en el ámbito de los partidos"... de otra manera no se explica el "sitial de honor" que ocupa Galaverna entre los "colorados añetete"....

    larepublica 08 Diciembre 2017, 17:52:23 

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo