29 de Setiembre de 2017

| POLILLA AZUL

Todavía nos espían

Por Jesús Ruiz Nestosa

SALAMANCA.- Mientras Donald Trump (USA) y Kim Jong-un (Corea del Norte) se encuentran enfrascados en un intercambio de bravuconadas, como dos adolescentes a la salida del colegio, amenazándose con finales apocalípticos, amenazándose con borrarse del mapa el uno al otro, como si se tratase de algo tan fácil y cotidiano, nadie se detiene a pensar que estamos sufriendo otro tipo de ataques que sí están poniendo en peligro nuestro sistema occidental de vida. Pero como es menos espectacular que la lluvia de misiles con cargas atómicas, aunque es más real, preferimos ignorarlo mirando hacia otro lado.

Poco después de caer el muro de Berlín y de colapsar la Unión Soviética, le traje de regalo a un amigo de la República Checa una remera que llevaba la inscripción: “The KGB is still watching you” (La KGB todavía te está vigilando). Era una broma de un país que se acababa de sacudir la opresión soviética con antecedentes tan trágicos como la invasión de los tanques del Pacto de Varsovia (mandados por Moscú, claro está) que masacraron a la población de Praga. En aquel momento de euforia nadie podía suponer que pocos años después el director de la KGB, la temible policía política de la Rusia soviética, iba a llegar a la presidencia sin pasar, previamente, por un proceso de desintoxicación: Vladímir Putin. No solo se iba a perpetuar en el poder a través de un juego de alternancias con su segundo Dmitri Medvédev sino además iba a prometer a sus conciudadanos devolverle a Rusia el poder que tenía cuando era cabeza de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (URSS).

Aquello que parecía una broma con trasfondo político dejó de serlo para convertirse en una inquietante realidad. Ya no es la KGB que fue desmantelada, sino es su exdirector el encargado de seguir espiándonos y poner en práctica métodos dignos del mejor James Bond: la intervención en la política mundial gracias a un complicado sistema de espionaje y producción de noticias falsas a través de las redes sociales.

Primero fue (por lo menos lo primero en detectarse) la intervención en las elecciones norteamericanas que terminaron con el triunfo de Donald Trump y la derrota de Hillary Clinton que aparecía como la favorita a la Casa Blanca. Pero una lluvia de mensajes de contenido falso inundaron los ordenadores de los ciudadanos americanos y hasta llegaron a engañar al FBI que, faltando pocas semanas para las elecciones, reabrió el caso de los correos de Clinton cuando era secretaria de Estado. Días más tarde, viendo que no correspondía volver sobre el tema, el caso fue cerrado pero el daño ya estaba hecho. Quién hubiera dicho hace nada más que un año que Rusia iba ser el árbitro de las elecciones presidenciales de su gran enemigo y que iba a poner en la Casa Blanca a la persona que a Moscú le convenía.

Ahora se acaba de descubrir que la misma maquinaria, que nadie sabe dónde se encuentra ni quién la maneja, se ha puesto en marcha para intervenir en el referéndum ilegal que se realizará en Cataluña este domingo para justificar una declaración unilateral de independencia de España. Equipos especializados han investigado los mensajes -la mayoría de ellos de contenido falso- para descubrir que mediante robots y sistemas que funcionan automáticamente como espejos, captan y reenvían, por miles, estos mensajes. Así pues los catalanes leen en sus ordenadores: “La Unión Europea reconocerá la independencia de Cataluña” o bien “La Unión Europea no expulsará a Cataluña” y otros similares de contenido falso.

Pero la historia no termina aquí. El domingo se realizaron unas reñidas elecciones en Alemania en las que la extrema derecha se mostraba amenazante. La historia se repitió y al investigarse el origen de dichos mensajes falsos, se descubrió que casi todos ellos se originaban en ordenadores rusos que actuaban automáticamente ya que la actividad de los mismos era alarmante: 500 mensajes en pocos minutos. Pero esto no nos preocupa. Solo nos llaman la atención los “twitters” de Trump que, para alegría suya, dispondrá ahora del doble de caracteres para escribir sus mensajes.

jesus.ruiznestosa@gmail.com

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo