• HOY


    MIN
    22°
    MAX
     

    Despejado

  • Martes 19

    12°
    MIN
    26°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo parcialmente nublado, vientos del noreste.

  • Miercoles 20

    17°
    MIN
    28°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo parcialmente nublado, vientos del noreste.

  • Jueves 21

    18°
    MIN
    29°
    MAX
     

    Fresco a cálido,cielo parcialmente nublado, vientos del norte.

  • Viernes 22

    20°
    MIN
    30°
    MAX
     

    Cálido, cielo parcialmente nublado a nublado, vientos del noreste.

  • Sábado 23

    21°
    MIN
    30°
    MAX
     

    Cálido, cielo parcialmente nublado a nublado, vientos del noreste.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.550

    venta
    G. 5.720

  • EURO 

    compra
    G. 6.400

    venta
    G. 6.900

  • PESO 

    compra
    G. 160

    venta
    G. 230

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.430

    venta
    G. 1.510

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

15 de Junio de 2018

| POLILLA AZUL

¡Viva la vida!

Por Jesús Ruiz Nestosa

SALAMANCA. Un coche atropelló a dos personas que se encontraban manifestándose frente a la Embajada argentina en demostración de apoyo al tratamiento de una ley en el Congreso de Buenos Aires que despenaliza el aborto. El conductor no se detuvo a ver las consecuencias de su imprudencia y siguió camino tranquilamente. No se puede decir que no vio que había gente no solo en las aceras, sino también en la calzada. Además, si se tiene adelante un grupo de manifestantes que, además, no significan ningún riesgo para su persona, lo que dicta la sana conciencia es que se disminuye la marcha y vaya pasando lentamente. Pero para eso es necesaria una condición previa: tener sana conciencia.

Debido a lamentables experiencias, no acostumbro a leer las opiniones que ponen los lectores debajo de las noticias que aparecen en la edición digital; ni en nuestros diarios ni en el de ningún otro diario del mundo. Pero esta vez, debido a las particulares características de lo sucedido, me detuve a mirarlas. De más está decir que la gente se puso a competir en quién ideaba el peor insulto y las más soeces descalificaciones. Es previsible en estos casos. Pero de entre todas las opiniones, la que me heló la sangre fue la de un varón que dijo: “Avísenme cuando están reunidos haciendo su procesión chota con sus santos de mierda y contrato tres camiones recolectores de basura para que les pasen encima”, correcciones de errores de por medio.

Me pregunto qué clase de sociedad estamos construyendo. Me pregunto qué clase de democracia queremos darnos en medio de tanta intolerancia, de rechazo violento del otro, de total intransigencia hacia la manera de pensar de quienes podemos tener enfrente, de repudio de las ideas que no coinciden con las nuestras, para terminar desembocando en la violencia.

¿Se planteó alguien la diferencia que existe entre el yihadista que lanzó su vehículo contra los transeúntes de un paseo del West Manhattan en Nueva York y el que con un poco menos de violencia y con no tan funestos resultados hizo lo mismo en Asunción? Todas las mañanas leemos en los periódicos las atrocidades cometidas por el Ejército Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en diferentes partes del mundo y utilizando métodos distintos: desde acuchillar transeúntes o lanzar contra ellos vehículos a toda velocidad, a “guerreros del Islam” convertidos en bombas humanas que se hacen volar en medio de la multitud.

No hay ninguna diferencia. Cada uno está dispuesto a matar empujado por sus ideas religiosas y en nombre de su dios. Lo único que cambia son los nombres, pero las consecuencias son exactamente las mismas.

Estoy convencido de que estos fanáticos, no importa cómo se llame su religión, son psicópatas asesinos que solo necesitan una motivación, un pretexto, para que afloren sus taras mentales y dejarse llevar por ellas.

Ahora todos están sensibilizados ante la posibilidad de legalizar el aborto bajo el grito de “Viva la vida”. Lastimosamente, en nuestro país no tenemos estadísticas; o, por lo menos, estadísticas creíbles. Pero me gustaría saber cuántas mujeres mueren al año por causa de abortos mal hechos, porque les falló el té de culantrillo o el té de berro. O cuántas otras por embarazos extrauterinos a las que no se les permite abortar. Sí, “viva la vida“, pero la vida digna, la que nos lleva a realizarnos como seres humanos y no hacia la barbarie.

jesus.ruiznestosa

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo