• HOY

    24°
    MIN
    34°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Jueves 20

    22°
    MIN
    33°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • Viernes 21

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Sábado 22

    20°
    MIN
    27°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • Domingo 23

    21°
    MIN
    29°
    MAX
     

    cielo claro

  • Lunes 24

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.800

    venta
    G. 5.990

  • EURO 

    compra
    G. 6.530

    venta
    G. 6.850

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 180

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.420

    venta
    G. 1.540

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

30 de Octubre de 2008

| METAMORFOSIS DE LA IDENTIDAD NACIONAL (NOTA 6)

De 500.000 “brasiguayos” que hay en el país, 85% nació en Paraguay

No existe en la actualidad la tan mentada “invasión brasileña”. La ola migratoria, que tuvo su mayor auge en la década del setenta, claramente se ha detenido. En su enorme mayoría, aquellos a los que hoy llaman “brasiguayos” y que ciertas personas hasta se atreven a decir que hay que “expulsar del país” han nacido en el Paraguay y son ciudadanos paraguayos de pleno derecho.

“Mangueiras” hidráulicas ofrece este negocio de Curuguaty, uno de los tantos que pertenecen a llamados “brasiguayos”, pero que son paraguayos hijos de brasileños.

“Mangueiras” hidráulicas ofrece este negocio de Curuguaty, uno de los tantos que pertenecen a llamados “brasiguayos”, pero que son paraguayos hijos de brasileños. / ABC Color

Como decíamos al principio de esta serie, se estima que hay 500.000 “brasiguayos” en el Paraguay, lo que representa un número muy importante en comparación con la población total de 6 millones. De estos, sin embargo, solo 80.000 o menos son nacidos en el Brasil, la mayoría de los cuales, a su vez, está radicada en el país hace más de 30 años. El resto lo componen sus descendientes directos, quienes desde luego conservan rasgos de la cultura de sus mayores, pero que están mucho más integrados al país de lo que muchos suponen.

Ya en el censo de 2002 se constata que el número de inmigrantes brasileños nacidos en Brasil había decrecido de 108.000 a 83.000 en comparación con el censo de 1992, lo que es calificado como una “disminución notable” por el investigador francés Sylvain Souchaud.

La importancia del dato, explica el geógrafo compatriota Fabricio Vázquez, es que derriba el mito de la supuesta “invasión” de nuevos brasileños. Si fuera así, el número de inmigrantes estaría aumentando, cuando ocurre todo lo contrario.

Una de las conclusiones altamente significativas que surge es que los “brasiguayos” que últimamente tanto atacan ciertos sectores son en realidad paraguayos hijos de brasileños que tienen el mismo derecho de moverse por el territorio nacional, adquirir propiedades y dedicarse a actividades lícitas que cualquier otro ciudadano paraguayo.

Para analizar esta situación, Vázquez y Souchaud realizaron recientemente un estudio de campo por parte de la zona donde se observan nuevos movimientos migratorios de “brasiguayos”, incluyendo el oeste de Canindeyú y el este de San Pedro, sur de Concepción, hasta el Chaco Central, pasando por comunidades tales como Salto del Guairá, Curuguaty, San Estanislao, Yby Yaú, Concepción, Loma Plata y Filadelfia, y lo que sí encontraron fue una migración interna (aunque no tan masiva como se presume) de paraguayos descendientes de aquellos colonos pioneros que llegaron varias décadas atrás.

Parte de las conclusiones las describe Souchaud en la nueva edición de su libro “Geografía de la migración brasileña en Paraguay”. Este trabajo fue realizado a fines de la década del noventa, pero su versión en castellano fue publicada este año, lo que dio la oportunidad de incluir un apartado titulado “Nueva mirada al territorio, diez años después”.

Allí señala que los recién llegados a las comunidades antes mencionadas, que son agricultores, comerciantes, empleados de diversas actividades y servicios, “son casi en su totalidad hijos de inmigrantes brasileños nacidos en Paraguay y provenientes del departamento del Alto Paraná”.

Señala el experto que este movimiento tiene una “dinámica clásica”. La venta de tierras en zonas consolidadas y valorizadas les permite a estos migrantes internos la adquisición de superficies mayores en nuevos espacios.

Advirtieron una mayor incursión y mejor integración en la zona agrícola de Canindeyú que en la zona de San Pedro, donde las tierras son de menor calidad y el conflicto con los campesinos locales es mayor, por lo que la mayoría prefiere evitarse problemas y colonizar otros sitios.

En la zona de Concepción sí se nota la presencia de ganaderos brasileños, a menudo no residentes, pero como se trata de una actividad poco intensiva en mano de obra, la misma tiene “escasa capacidad pobladora, a diferencia de la agricultura comercial”.

También encontraron “algunas centenas de familias” en el Chaco central, por lo general dedicadas a la preparación de suelos, el manejo de maquinaria agrícola y empleo doméstico al servicio de menonitas paraguayos.

Vázquez comenta que tomaron como especial estudio de caso la ciudad de Curuguaty, donde, solo considerando la zona urbana, hallaron a unos 200 descendientes de brasileños.

Conversaron con ellos, se interiorizaron de su historia familiar y notaron que un creciente grupo de estos paraguayos hijos de brasileños, ya no se dedica a la agricultura, sino a actividades urbanas, fundamentalmente el comercio y algunos servicios profesionales, farmacéuticos, por ejemplo, aunque la base del ingreso de ellos y sus comunidades sigue siendo agropecuaria.

“Muchos estudiaron en Asunción, casi todos hablan guaraní y español, una gran cantidad de ellos son fanáticos de clubes de fútbol paraguayos, los hay de Olimpia, de Cerro, de Guaraní, de Sol de América”, cuenta Vázquez.

“Lo que me llamó bastante la atención es la perspectiva que tienen del Paraguay y del Brasil. Ven el Paraguay como un país de oportunidades, de trabajo y de tranquilidad, en contraste con el Brasil, al que ven como un país de impuestos, un país peligroso y con pocas oportunidades”.

La característica común es que “son actores que no tienen punto de retorno, no tienen adónde volver”.

Y no tienen por qué. Ellos son paraguayos, este es su país.

Próxima nota: el “ser paraguayo”

arivarola@abc.com.py
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo