• HOY

    11°
    MIN
    17°
    MAX
     

    nubes rotas

  • Jueves 20

    12°
    MIN
    21°
    MAX
     

    cielo claro

  • Viernes 21

    16°
    MIN
    28°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 22

    18°
    MIN
    27°
    MAX
     

    cielo claro

  • Domingo 23

    19°
    MIN
    28°
    MAX
     

    cielo claro

  • Lunes 24

    20°
    MIN
    29°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 6.150

  • EURO 

    compra
    G. 6.650

    venta
    G. 7.150

  • PESO 

    compra
    G. 110

    venta
    G. 160

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.320

    venta
    G. 1.620

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

29 de Junio de 2008

| EL BLINDAJE DEBE DESAPARECER DEL PAIS PARA CONSTRUIR UN “NUEVO PARAGUAY” (VII)

Los “escombros” tomaron al Parlamento como “negocio”

Para reformar al Paraguay, la sociedad debe limpiar el camino escabroso de tanta inmundicia. Un montón de “escombros” debe ser triturado, apisonado y compactado para que los restos se alejen del país y se los lleve el viento a los confines de la tierra. Solo de esa forma la ciudadanía podrá recomponer su “nueva fisonomía” como República, sustentándose en los firmes andamios de los “hombres nuevos”; y cuyos resplandores alumbrarán con claridad en la ventana de cada ser paraguayo.

Enrique González Quintana (20-II-1.949): En sus inicios fue conocido en su valle como mbarakaja pytã (gato rojizo), pero posteriormente fue apodado como “repasador”, por pasarse de carpa en carpa sin ningún rubor, pero ninguno de estos alcanzan al descriptivo mote político de aguara’i (pequeño zorro).

AL “COBIJO MATRIARCAL” PARA EMPRENDER UNA “PROFESIÓN”

Recoger sus estelas en el pueblo de Carepeguá, representó para nosotros una tarea ardua por su tonelaje y peculiaridad. Nos cuentan que siendo aún principiante, fue ordenanza de Doña Leónidas “Nida” Páez de Virgili, su niñera, quien la cobijó haciéndolo estudiar en la Escuela Normal Nº 15 (hoy Colegio Mariscal Estigarribia) de Carepeguá. Dicen que nunca supieron cómo llegó a terminar sus estudios, pero que de repente apareció con el título de profesor/maestro en la compañía Mbokaja puku de Yvyku’i en una escuela rural, de donde fue echado por “acoso sexual” a una de las alumnas. Por ese acto impúdico, los aldeanos tacharon al “letrado” y rápidamente le pusieron el sobrenombre de mbo’ehára vacara’y.

Enojada “Ña Nida” por lo sucedido con su hijastro, lo ubicó como secretario del “Juzgado del Crimen” y como director del “Colegio General Díaz” en su pueblo natal. Se comenta que en ese tiempo, Enrique se jactaba de la puntería con las armas largas (rifle), motivo por el cual solicitó a su matriarca le consiga el puesto de “guardaespaldas” de Alfredo Stroessner, pero el privilegiado círculo del tirano reaccionó y rechazó rotundamente esa posibilidad. Despechada “Ña Nida”, bajo el principio: ajapo hagua hese kuéra, lo llevaba al Palacio todos los años para congratular al “furher” en su “fecha feliz”, generando roncha en el entorno del dictador.

Ya cuando el mecenazgo se diluía por los últimos días de la “señora protectora”, el dicharachero muchachón se sacudió y entró en la carpa del Tradicionalismo para ejercer la política, planeando mejores ascensos y apuntando a cargos más importantes. Pero llegó la “malaria” para algunos cuando la militancia derrumbó al tradicionalismo en aquel atraco del 1º-VIII-89 y de un soplo, Enrique perdió todos los cargos que ostentaba en Carapeguá.

DE VICTIMARIO A VÍCTIMA, SEGÚN EL GUIÓN DE LA COMEDIA

En todo ese ínterin, previo a su “desgracia”, Enrique demostró ser un buen “soldado colorete”, hoy devenido “rabioso oviedista”. Exactamente igual a Juan Carlos “Calé” Galaverna, es un versado en el acomodo y experto en la conspiración. Tallador de monte, recalcitrante estronista, estuvo al servicio del régimen incondicionalmente y junto con sus correlíes seccionaleros, vigilaban las moradas de los perseguidos por el general Alfredo Stroessner para informar sobre eventuales “aprestos de los contras”. Luego del atraco a la convención por los militantes (1º-VIII-87), pasó a ser una “víctima fingida” de los “militantes combatientes estronistas, hasta las últimas consecuencias”, de cuya “supuesta persecución” montó toda una tragicomedia hasta que posterior al golpe militar del 2 y 3-II-89, (de la mano de Carlos Zárate, actual vicepresidente de la seccional; y el empuje del finado Don Clotildo Zárate), se le presentó la magnífica posibilidad de acceder a la presidencia de la seccional colorada de Carapeguá, su valle.

No cabe duda de que nuestro personaje dejó recuerdos imborrables en la memoria pueblerina. La narración de sus compueblanos se volvió vehemente, al describirnos que en aquella oportunidad, al ser ungido “nuevo presidente” de la seccional colorada, fue aprovechado al instante por González Quintana para solicitar y obtener el 18-IV-89 un retiro de 50 bolsas de portland de Vallemí, a nombre de la “casa de los colorados”, siendo totalmente desviado para su uso particular. También nos contaron que todavía posee una causa pendiente por “Delito Electoral”, denunciado el 21-IV-91 al cometer “doble votación”. Por entonces, el hombre pretendía en forma paralela otro cargo como la intendencia de la ciudad. La acción penal pública fue promovida en Carapeguá por su rival de entonces Crescencio Herminio Cáceres, gobernador del 9º departamento.

CONDENADO POR VECINOS, AMIGOS Y COMPUEBLANOS

Siguiendo con sus aderezos, el 12-VI-94 protagonizó un “suceso callejero” con arma en mano, interceptando a la patrullera de la Comisaría 5ª para procurar liberar a su hijo Marcos Enrique (procesado penalmente por ‘lesión corporal, amenaza de muerte, ultraje y asociación ilícita para delinquir’ en perjuicio de Esther Carvallo ocurrido el 20-XII-91 y con orden de captura emanada el 11-III-92), quien era transportado bajo arresto después de protagonizar en un pic nic ‘lesión corporal con golpes de puño y puntapiés’ al suboficial apellidado Rolón, lanzando –a su vez– en forma prepotente un escupitajo al oficial César Escurra. En consecuencia, el 18-VI-94, la diócesis de Carapeguá, encabezada por el obispo Celso Yegros, se pronunció firmemente con una reflexión, repudiando aquellos sucesos acaecidos.

Luego de unos años se tomó la vendetta. El 31-XII-98 durante el gobierno de Raúl Cubas Grau, “gonzalequí” encontró la excusa para tirarse en contra de la iglesia (por la homilía de Ka’akupe) declarando que “los sacerdotes son incapaces de orientar al pueblo en la fe cristiana y en la debida obediencia a los 10 mandamientos de la Ley de Dios” y fue más allá, tratándolos de “haraganes, inútiles e incapaces”, además los comparó con Lino Oviedo ¡exaltando las diferencias! De paso, con “soberana gratitud” hacia su ex padrino, se lanzó contra Wasmosy vociferándole “caradura y ladrón”.

¡El camaleón cambia de colores según la estación!, describe una cumbia muy difundida. Después de sus atiborrados intríngulis, con rastrera astucia se mimetizó en la carpa del Dr. Luis María Argaña. De ahí pasó al “Movimiento Renovador” del Dr. Angel Roberto Seifart, a quien olímpicamente traicionó para formar un equipo aparte con el general Orlando Machuca Vargas.

Gracias a las negociaciones, componendas y arreglos políticos de los “hombres escombro” por los cupos o cuoteos, logró alcanzar la vicepresidencia de la “Junta de Gobierno”. Haciendo loas a los ídolos del momento y por el solo hecho de congraciarse con ellos, desde su nueva “posición dirigencial” propuso públicamente al general en servicio activo Lino César Oviedo como candidato a la Presidencia de la República. Semejante torpeza “fundió” al oficial en sus expectativas, ya que a partir de ahí le llegaron a raudales los problemas, porque el Congreso reaccionó con furia apostando a los mandatos de la Constitución Nacional que instituye sobre un “militar en servicio activo”.

El mismo no podía candidatarse a la Presidencia por ese impedimento, obligándolo a renunciar de sus apetencias o en su defecto, presentar su retiro como militar para dedicarse a la política activa. Todo lo demás es harto conocido…

UN OPERADOR QUE GANÓ VARIOS MILLONES CON LOS CARGOS

Fue un ágil participante del gobierno de Juan Carlos Wasmosy, quien lo nombró presidente de Capasa (Alcoholes). Bajo su dirección desaparecieron varios miles de millones de guaraníes, según la Contraloría General de la República.

La Cámara de Diputados fue notificada por el contralor para ser intervenida su administración por el desvío de “fondos públicos”. Sobre los fraudes cometidos, fue ampliamente publicado por los diarios, ocupando los titulares de las ediciones 6-IV-94 y 20-II-96. En ellos, se denuncian una auto asignación irregular de comisiones (5%) por las utilidades del ente en 1993. Por este hecho, los parlamentarios intervinientes lo calificaron de “bandido y desvergonzado”. También se detectaron firmas dudosas, abultamiento de costos y un montón de sobrefacturaciones por diversas compras de materia prima y contrataciones, valuadas por un valor millonario en guaraníes. Aseveran que fue un dinámico operador para la campaña presidencial de Wasmosy, quien le entregó varias centenas de millones con miras a repartir en todo el 9º departamento, pretendiendo “cazar los votos dubitativos”, pero que no “soltó prenda”, ni un solo centavo a nadie, para guardarse íntegramente los fondos de esos “aportes”… Ko aña ra’y nome’éi mba’eve avavépe, ndotykýi ni ára vaípe, oñongatupaite imba’erã, apuntaron con rabia sus vecinos.

HÁBIL ACTOR DE COMEDIAS CON TINTE CINEMATOGRÁFICOS

Nos remarcaron los moradores, que el “patricio carapegüeño” es muy hábil para aparentar porque siempre finge una imagen de pobreza, necesidad y estrechez de recursos. Exporta miserias y en ese orden, su simulación alcanza ribetes escandalosos, ya que dentro de su disfrazada “humildad”, resulta ser un recalcitrante timbero, por ejemplo. En medio de la ironía, recordaron lo sucedido en el “marzo paraguayo”, que lo obligó a besar la llanura. Estaba en su salsa abrigado por el manto del camuflaje. A todos vociferaba su desgracia e indigencia. Según contaron, muchos cayeron engatusados por su “infortunio”, entre ellos el propio Blas Nicolás Riquelme, quien pagó a “Cuevas Hnos.” las cuotas de la Nissan Patrol que había retirado y que “ya no podía pagar más” por estar “marcado y perseguido”. El generoso “Don Bla” se tragó el libreto de la obra y le proporcionó además un cupo para retirar mensualmente del “Supermercado Real” diversos productos por valor de 2.000.000 de guaraníes. Otro que se abatió bajo sus garras fue Raúl Doutreleau, quien le tendió la mano financieramente, confiando en el cuento del susodicho. Por supuesto, conforme al guión, “gonzalequí” exhibía un “estado calamitoso” a punto de “expirar”… Esta es la fantasmagórica realidad política doméstica de un “traicionero”, según lo retrataron.

EL PRESENTE DEPARA UN EMPORIO DE BIENESTAR FAMILIAR

Hoy, nuestro personaje de turno abrazó por “convicción” al Unace (liderado por el general (SR) Lino César Oviedo, quien instaló el culto a su persona o sea el “oviedismo”). Al detallar en apretada síntesis su perfil, notamos cómo su camaleonismo fue aflorando a cada momento. Esta práctica le brindó encadenadas oportunidades, como la de convertirse en un casi eterno “senador rekutu”. Por el mismo partido Unace, su hijo Angel Enrique es favorecido con la suplencia en la Cámara de Diputados de Paraguarí, su hermano Federico González Quintana fue electo Senador del Parlasur, su nuera Elisa Lezcano (cónyuge de Marcos) fue nominada suplente de la Junta Departamental de Paraguarí y su esposa Alicia Montiel fue investida como senadora suplente del departamento. ¡Así de bien les va a los “escombros” con el nepotismo total!

Vemos pues, que por todo el legajo de connivencias, acomodos y arbitrariedades cometidas a lo largo de los últimos 35 años en contra de la ciudadanía paraguaya (lesa humanidad y lesa patria), deberá ser desaforado, juzgado y condenado por la justicia y definitivamente rotulado por el pueblo por haber obrado concientemente como “verdugo de sus ansias sociales”. Continuará…

alcandia@abc.com.py

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo