• HOY

    11°
    MIN
    17°
    MAX
     

    nubes rotas

  • Jueves 20

    12°
    MIN
    21°
    MAX
     

    cielo claro

  • Viernes 21

    16°
    MIN
    28°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 22

    18°
    MIN
    27°
    MAX
     

    cielo claro

  • Domingo 23

    19°
    MIN
    28°
    MAX
     

    cielo claro

  • Lunes 24

    20°
    MIN
    29°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 6.150

  • EURO 

    compra
    G. 6.650

    venta
    G. 7.150

  • PESO 

    compra
    G. 110

    venta
    G. 160

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.320

    venta
    G. 1.620

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

15 de Junio de 2008

| EL BLINDAJE DEBE DESAPARECER DEL PAIS PARA CONSTRUIR UN “NUEVO PARAGUAY” (V)

Los fueros protegen a “hombres escombro” metidos a parlamentarios

En el Congreso de la Nación deberán estar los mejores hombres del pueblo, todas las luces juntas que harían de esta República una cultura fuerte, respetada y admirada. Sin embargo, en la vida nacional sucede todo lo contrario, los peores ejemplos, los seres más limitados y los individuos menos aptos se infiltran con astucia y se afincan ocupando el lugar que por naturaleza no les corresponde. Son los “hombres escombro”, vulgares invasores con propósitos ajenos a la patria, por eso deben acabarse los “fueros” para que las apetencias subjetivas desaparezcan y en consecuencia se decanten lógicamente. Así emergerán los distinguidos, los sobresalientes, los capacitados…

Seguimos con los “diamantinos” del medioevo que aún perviven y se reproducen como hongos en el Paraguay...

Juan Darío Monges Espínola: (9-IX-59) proveniente de la corriente “militante combatiente stronista hasta las últimas consecuencias”. Fue integrante del “Centro Ignacio A. Pane” del Partido Colorado. Más tarde se recicló dentro del “tradicionalismo ortodoxo” y luego integró la carpa de “reconciliación colorada” del Dr. Luis María Argaña, donde se cobijaron otros fieles al dictador como Herminio Cáceres y Julio César Fanego (ahijado de Epifanio Méndez Fleitas) ¡Vaya paradoja!

Originario de una familia humilde de Sapucái, sin embargo, pudo continuar y terminar sus estudios de economista gracias al Centro de Estudiantes Colorados, que le brindó la “inigualable ayuda”. En sus incursiones políticas fue secretario de los nombrados Fanego y Cáceres, verdaderos “padrinos” del departamento de Paraguarí, donde –por rara coincidencia– siempre a los políticos les va de maravillas. En ese orden llegó a ser presidente de la seccional de Sapucái por mucho tiempo y diputado por su departamento por el periodo 2003-2008. Sin que ello sea un impedimento, fue promovido por Nicanor, quien lo designó ministro de Justicia y Trabajo (2003-2006), bajo cuya administración “ocurrió de todo”. De vuelta al Congreso por estrategia, más tarde fue electo presidente de la Cámara de Diputados. Toda esta época coincide con su mágica transformación económica.

Su modus operandi: Igual a su antecesor Silvio Ferreira (prófugo por las mismas causas), recurrió a las simulaciones de datos y acciones. Los propios “amigos políticos” de Juan Darío comentaron que bajo su presidencia ministerial construyó con gigantescos sobreprecios el famoso “Pabellón Esperanza” (Tacumbú) para el confort de los light convict (presos sãmbuku). También en el lapso ministerial compró alimentos a empresas que se inscribieron un mes antes de la “facturación” o “negocio”. Sin los avales de las actas de recepción, se pagó sin problemas por la “contratación directa” voluminosos recargos. Según los informes de Contraloría realizados en el 2005, el Ministerio de Justicia y Trabajo bajo la administración de Juan Darío perpetraba multimillonarias sobrefacturaciones (inflados hasta 1.000%) por valor global de G. 8.500 millones, en compra de alimentos a “empresas montadas” o “fantasmas” creadas por él mismo, pero registradas a nombre de terceros (parientes, operadores y empleados particulares) como la “CR Comercial” (Crispín Ramírez, un peón de su estancia) y “Víctor Comercial” (Víctor Silvero Santacruz, hijo de su empleada doméstica). Por ejemplo, se detectó una compra de carne sin licitación a la empresa “Centro Sur SRL” por la suma de G. 1.945.458.815 y otra de G. 2.000 millones, cuyos destinos fueron la cárcel de Tacumbú. Se denunció por todos los medios que gran parte de la mercancía sin certificación sanitaria provenía de Paraguarí, cuna del abigeato, siendo la “carneada” liderada por su propio padre para luego ser vendida sin problemas en la administración de su hijo… ¡Y pensar que él firmó la Ley 1334/98 de “Defensa del Consumidor y del Usuario”!

Ofuscado por estas publicaciones del 18-II-05, en una conferencia de prensa, reprendió con vehemencia al diario ABC Color y lo acusó de perpetrar contra su persona un malicioso “ataque político”. Sin embargo, esta misma empresa ganó de nuevo la “licitación” para proveer carne a las otras penitenciarías como las de Itauguá, Coronel Oviedo, Emboscada y Villarrica, por G. 4.000 millones. La mencionada firma estaba ubicada en la calle Cara Cará c/ Avda. Fernando de la Mora y resultó no corresponder a una carnicería. En el lugar se había montado una oficina que “vendía de todo”, desde servicios informáticos hasta agua mineral para el Ceremonial de Estado. En todos los casos, la Contraloría confirmó que la carne proveída al Ministerio fue a precios superiores a los vigentes en el mercado. Consecuentemente, el daño patrimonial al país está considerado en varios miles de millones.

Su fortuna amasada: es incalculable. Los informantes sostienen que la “Ganadera Yarigua’a” le pertenece. Dicen que posee otra finca de 300 Ha. ubicada en la Compañía Yarigua’ami de Sapucái con más de 400 cabezas de ganado engordando. También hay otro establecimiento en Caazapá con el mismo fin. Mansiones principescas en Sapucái y Asunción. Una radio (94.9 Yvyty Rokê FM). Varios vehículos lujosos, propiedades diseminadas por toda la geografía nacional y una cadena de farmacia cuya regente es su esposa. Cuando las “papas quemaban” por las abrumadoras denuncias, Nicanor lo protegió sacándolo de la cartera ministerial y lo mandó de vuelta al Congreso para usufructuar de los fueros y así dejar “pasar el tiempo” para el olvido y la inacción. También aportó US$ 10.000 para la campaña de Nicanor por el Partido Colorado… ¡Y pensar que firmó la Ley 2523/04 de “Enriquecimiento ilícito en la Función Pública y el Tráfico de Influencias”!

El 23-V-07, el nuevo ministro de esa cartera, Derlis Céspedes, solicitó al fiscal general del Estado Rubén Candia Amarilla abrir una “investigación por corrupción” a la pasada administración de Juan Darío Monges bajo el rótulo de “robo y rapiña” de móviles. El inventario de Céspedes detectó la desaparición de una gran cantidad de vehículos y otros carneados por completo. Como todos los “coloretes”, en las últimas elecciones cambió de carpa yéndose a la corriente del catiglionismo, “enojado gua’u” con Nicanor porque este le otorgó su chapa para la Gobernación de Paraguarí a Ever Rivas, preferido del finado Julio César Fanego. Así logró introducirse en la nueva conformación del Congreso para abroquelarse con el precinto de los “fueros”. Por sus patrañas como ciudadano en contra de lo mandado por el pueblo, deberá ser desaforado, procesado y condenado. Su dossier lo incrimina y lo inhabilita para siempre.

Oscar Alberto González Daher: (14-VII-1953) igual que el “Tendotá”, fue alimentado de la savia stroessnerista por un “karai comisario”, su padre. En nuestra pesquisa por la ciudad de Luque capturamos un vendaval de reproches. Está conceptuado como un villano o patotero de la política, eternos vividores del Estado. Dicen que tiene organizados varios grupos de guardaespaldas tipo “barras bravas” para que lo defiendan cuando “arrecian sus detractores”. Militante-combatiente-stronista, se manejó a la sombra del hermano mayor Mario Ramón González Daher (convencional militante durante el atraco a la Junta de Gobierno el 1 de agosto de 1987 y catalogado de usurero. Actual presidente del club Sportivo Luqueño y vicepresidente 2º del comité ejecutivo de la APF). Oscar Alberto fue senador por el Partido Colorado y representando los intereses del Ejecutivo presidió la Cámara de Diputados con dudoso manejo. En medio de la trepada llegó a ser presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, desde donde accionó a su antojo la guillotina en contra de sus adversarios. Entre tantas perlas, logró contra viento y marea que se le suspenda al fiscal Alejandro Nissen, porque este le inició una investigación sobre tenencia de un auto mau, marca Mercedes Benz CLX, modelo 99 y con chapa serie AEG 970 y chasis adulterado. Tres vehículos más de su pertenencia estaban anotados en el “registro transitorio”, lugar donde se archivan los autos mau. Las publicaciones indican que envió con sigilo a un intermediario para sobornar a funcionarios de ese organismo con la misión de borrar directamente del archivo esos automóviles anotados. La Corte Suprema llegó a reponer en su cargo al fiscal Nissen, pero la mafia del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, bajo la presidencia de Oscar González Daher, reiteró la suspensión.

Entre sus trapisondas, cuentan que el 22-I-05 protegió al empresario Yong Kwon Yu (Juan Yu) que explotaba los juegos de “quinielas clandestinas”, denunciada por la empresa concesionaria “Repsur” a través de su apoderado Pedro Wilson Marinoni, agregando que el coreano regaló, tanto al presidente de la República Luis González Macchi como al diputado Oscar González Daher un auto BMW y Mercedes Benz, respectivamente, a cambio de una celosa protección. También el sindicalista de la Dinac (Dirección Nacional de la Aeronáutica Civil), Lorenzo Orué, lo vinculó, junto al ex ministro del Interior Walter Bower y al ex ministro de Defensa Nelson Argaña, al famoso megaasalto ocurrido en el aeropuerto Silvio Pettirossi el 4-VIII-2000, de donde desaparecieron US$ 11.132.100 destinados al banco HSBC, que por entonces no operaba en el mercado local. Cabe destacar que semejante golpe, posteriormente conllevó una terrible “quema de archivo” de los actores materiales, entre ellos: Carlos Bienvenido Morínigo Paredes, “accidentado” en el Chaco el 28-XI-01; Oscar Celestino Romero, “ejecutado” en Ñemby el 10-XII-02; y Francisco Ojeda Ayala, “silenciado” en Ñemby el 30-XII-02.

Entre las perlas publicadas sobre este impopular personaje al cual sus compueblanos lo llaman “peluquín”, se encuentra aquella elección para la Intendencia de Luque (2006 - 2010), en donde el cuñado de su hermano Raúl Karjallo fue prácticamente “puesto” en el cargo por el “tío senador”, ya que desde las sombras “Don Oscar” movía los hilos. También, en una ocasión, cierta turba armada con cuchillos y pistolas que respondía al mismo senador luqueño, agredió a los adherentes de Lino Oviedo que realizaban pegatinas en Luque a favor del ex militar. Dentro del manejo subterráneo que implica el “cuoteo político”, infinidad de publicaciones indican que Justo Ramón Servín fue nombrado como gerente de cargas aéreas (Dinac) del aeropuerto Silvio Pettirossi para operar como recaudador de “peluquín”. En el 2000 este funcionario había sido sumariado y defenestrado por “manilargo”, ya que en su gestión registró un inexplicable faltante de G. 350.000.000.

Nos relataron que aparte de dedicarse al prebendarismo, clientelismo y al tráfico de influencias, González Daher colocó en Itaipú con un “contrato jugoso e indefinido” a su hija María Emilia González Chávez (bautizada en Luque como una “chancholigan chuchi”). Pero lo más anecdótico para la historia política vernácula es aquel hecho ocurrido en el 2005, en que se elucubró una de las tantas violaciones de la Constitución Naciona., Precisamente fue en su domicilio donde se “cocinó” la candidatura de Nicanor para la presidencia de la ANR, delegada posteriormente en forma interina a José Alberto Alderete. Aportó para la campaña pro-Nicanor la friolera suma de US$ 50.000. No debemos olvidar su activa participación en el “marzo paraguayo” de 1999 donde hubo siete fallecidos, decenas de heridos, cientos de arrestados e ilimitados perseguidos. Este embrollo montado sirvió para gestar el “golpe parlamentario” de una “gavilla de facinerosos” que en la actualidad se atrincheran en el mismo Parlamento, agazapados para futuras eventualidades. Por ser un “escombro” deberá ser desaforado, procesado y condenado ante las colosales faltas en contra de la ciudadanía y el estado paraguayo, su frondoso legajo habla por si solo.

(Continuará...)

alcandia@abc.com.py

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo