02 de Diciembre de 2016

 

La tiroides de la mujer

La glándula tiroidea se encarga de regular la velocidad del metabolismo, que es el proceso mediante el cual el cuerpo quema calorías, entre otros. Un examen de sangre y estudios de imágenes permiten ver si existen anomalías al medir los niveles de las hormonas.

La doctora Helen López, endocrinóloga, refiere que la tiroides es una glándula que secreta dos tipos de hormonas tiroideas: T3 (triiodotironina) y T4 (tiroxina). Tiene forma de mariposa y se encuentra en el cuello, por debajo de la laringe, específicamente debajo del cartílago tiroides, sobre la tráquea.

“Para el estudio de la función de la glándula tiroides se utilizan las mediciones de tres hormonas: la hormona estimulante de la tiroides (TSH ), que se produce en la hipófisis (glándula de secreción interna del organismo que está en la base del cráneo) y es la hormona que estimula la liberación de T4 - T3 a nivel de la tiroides. Para la TSH, los niveles en sangre considerados normales van entre 0,4 a 4 uUI/ml para el adulto joven; pero esto puede variar en el adulto mayor o en caso de embarazo”, agrega la profesional.

Apunta que “en el caso de la T4 y T3 los niveles dependen del método que se utilice en el laboratorio para medirlos y si se mide la fracción libre o la unida a proteínas. Por ejemplo, si las hormonas T3 y T4 se encuentran por encima del valor normal indican un aumento en la producción de las mismas a nivel glandular, un exceso por consumo de hormonas tiroides o una destrucción del tejido por causas inflamatorias en la mayoría de los casos. Esto se acompaña de una TSH disminuida o suprimida; el primer caso se denomina hipertiroidismo, en los otros tirotoxicosis (es un síndrome caracterizado por niveles excesivos de hormonas tiroideas circulantes en el plasma sanguíneo)”.

Señala la galena que “todo exceso de hormonas tiroideas independientemente a la causa produce síntomas similares, como palpitaciones, sudoración excesiva, intolerancia al calor, pérdida de peso sin disminución del apetito, nerviosismo, dificultad para conciliar el sueño, temblores y en especial en las mujeres irregularidad del ciclo menstrual”.

¿Cómo se detecta?

La doctora López indica que un bulto que se forme en el cuello podría corresponder al aumento difuso o nodular de la tiroides, más la presencia de los síntomas descriptos previamente para el hipertiroidismo, o el hipotiroidismo, que es lo opuesto.

“Justamente, valores bajos de T4 y T3 con una TSH elevada indican un hipotiroidismo debido a la disminución en la producción de hormonas en la glándula tiroides. Ante este caso los síntomas son: intolerancia al frío, palidez, déficit en la concentración, aumento de peso, fatiga, disminución de la frecuencia cardíaca y al igual que en el hipertiroidismo alteraciones menstruales en mujeres”, enfatiza.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo