• HOY

    24°
    MIN
    36°
    MAX
     

    Despejado

  • Lunes 24

    24°
    MIN
    33°
    MAX
     

    Caluroso, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Martes 25

    23°
    MIN
    27°
    MAX
     

    Cálido, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones y tormentas eléctricas.

  • Miercoles 26

    22°
    MIN
    29°
    MAX
     

    Cálido, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Jueves 27

    22°
    MIN
    32°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Viernes 28

    23°
    MIN
    35°
    MAX
     

    Caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del norte. Precipitaciones dispersas y ocasionales tormentas eléctricas.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.700

    venta
    G. 5.890

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 180

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.310

    venta
    G. 1.410

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

31 de Agosto de 2018 23:00

 

El progreso de un luchador

Por Estefanhy Cantié

Hace dos años, el odontólogo Nemecio Acosta captó la atención por su inquebrantable compromiso, cruzando territorios anegados para llevar atención a los olvidados. Hoy, los resultados de su lucha se dejan ver y prueban que la solidaridad siempre gana.

Con nada más que su moto y unas botas para la lluvia, en marzo del 2016 conocimos a Nemecio Acosta, quien reside en Alberdi, departamento del Ñeembucú, pero que cada mañana viajaba (y lo sigue haciendo) hasta la zona de Villa Franca para desempeñarse como odontólogo público en el puesto de la Unidad de Salud Familiar (USF) del Ministerio de Salud.

Por aquellos tiempos, su trajinar diario consistía en ir en motocicleta hasta un determinado punto, para posteriormente subir a una canoa y trasladarse hasta las compañías en la cual debía atender, pero teniendo que llegar muchas veces a pie posteriormente y empapándose completamente a pesar de sus botas.

A pesar de todo esto, Nemecio siempre aseguró que todo valía la pena cuando notaba las sonrisas de los niños que en muchos casos nunca pudieron acceder a una atención odontológica. Hoy, todo ese esfuerzo y sacrificio ha dado frutos importantes en su vida profesional.

Consultorio propio, compromiso intacto

Hoy en día, Nemecio Acosta, de 27 años, cuenta con su propio consultorio, ubicado en la casa de sus padres, algo que para él representa un tremendo progreso ya que se encuentra libre de la presión de tener que abonar un alquiler.

Más allá de esto, sus viajes a Villa Franca, atravesando unos agobiantes 18 kilómetros continúan como en 2016, aunque debido a que en este momento no hay inundación en la zona, el trayecto puede ser realizado completamente en motocicleta, lo que facilita todo mucho más.

“El viaje me toma de 20 minutos a media hora, debo estar para las 7:00 así que salgo temprano”, comenta Acosta, quien relata que su horario fijo en la USF es de 7:00 a 15:00, y que una vez que este termina, se traslada a toda velocidad a Alberdi de nuevo para atender en su consultorio propio, desde las 17:00 hasta altas horas de la noche.

La vulnerabilidad y la atención

Nemecio señala que a través de una donación habían conseguido una deslizadora, con el objetivo de combatir las inundaciones en la complicada región del Ñeembucú, pero que irónicamente desde que la adquirieron, ya no ha habido crecidas tan pronunciadas como la de 2015, aunque si existieron ciertos incrementos del agua.

El odontólogo narra: “siempre realizamos el servicio de Asistencia Primaria de la Salud, que consiste en atender en este territorio de difícil acceso”. El área de trabajo de nemecio tiene una población vulnerable de aproximadamente 1.000 personas, que dependen de la Unidad de Salud Familiar.

Asimismo, Acosta manifiesta que actualmente cuentan con un pequeño puesto para atender a los compueblanos, pero que si los casos son muy complejos o graves son derivados directamente a la ciudad argentina de Formosa.

Aunque las crecidas no han vuelto a ser tan pronunciadas, la deslizadora ha llegado a ser bastante útil para hacer los traslados por agua, en el caso de que los caminos se vuelvan intrasitables por alguna acumulación importante de agua debido a las lluvias.

En esas condiciones, Nemecio relata que se suele visitar a familias que se encuentran en la ribera y en los bancos, en su mayoría gente ligada a la pesca que establecen sus viviendas en toda la extensión del río.

Durante un tiempo, Nemecio tomó la decisión de mudarse a vivir a Villa Franca, para poder estar permanentemente al tanto de sus pacientes, y también por lo muccho que le costaban los traslados. Fue así q ue tomó una importante decisión.

La lucha y el progreso

Nemecio Acosta celebra que a nivel personal ha avanzado mucho en estos últimos dos años, manifiesta que siempre ha estado conforme con su trabajo pero que de un tiempo a esta parte, comenzó a sentir un vacío y la necesidad de seguir escalando y adquiriendo conocimientos. Fue esto último lo que lo hizo tomar la decisión de regresar a Alberdi, la ciudad donde viven sus padres, para abrir su consultorio.

El doctor relata: “yo sentía un vacío que no era llenado con el trabajo en Villa Franca, era muy lindo desde lo social y humano, pero estaba dejando de lado lo que tanto me costó. En un servicio público solo se realizan atenciones básicas, extracciones, limpieza, en cambio en el consultorio privado es donde realmente uno crece, ya que hay muchos desafíos y casos clínicos que se pueden desarrollar”, remarcó.

El más joven

El odontólogo también expresa que se siente feliz de haber construido una reputación aceptable, siendo el más joven de todos los odontólogos de su ciudad. Relata que en su consultorio personal atiende de 17:00 a 23:00, por lo que debe agendar turnos contando en la actualidad con una importante cantidad de clientes “gracias a Dios”.

Nemecio recuerda que en el pasado llegó a tener su servicio de atención privada en un local alquilado, pero que la situación económica no estaba demasiado bien como para mantenerlo, a lo que se sumaba el hecho de que no podía ir y venir todos los días desde Villa Franca, por lo que prefirió quedarse nada más en esa localidad para trabajar.

Necho, como lo conocen de cariño, podía conformarse con un salario de un funcionario público y un cómodo horario, de 07:00 a 13:00. Pero él no se ve a sí mismo solo haciendo su trabajo por el dinero. “Tenemos a nuestro cargo cinco compañías dentro de nuestro distrito, cada martes y cada jueves, cubrimos una compañía diferente, con el equipo de la Unidad de Salud Familiar”, narra Acosta, describiendo así parte de su ardua tarea diaria.

Un emprendedor nato

Algo curioso acerca de Nemecio, es que además de su ya de por si dura labor médica, en la actualidad se encuentra emprendiendo un negocio en un rubro que parecería no tener nada que ver con él, pero que en su territorio resulta muy importante: el de la venta de materiales de construcción.

“Comencé vendiendo arena lavada y otras cosas, llegué a trabajar en eso”, relata Acosta. Luego contrató un ayudante, compró un pequeño camioncito, le enseñó a conducir a su compañero de labores “y hoy en día esa persona es la que maneja prácticamente el pequeño negocio que tengo”, cuenta con orgullo.

Nemecio narra que viaja hasta Asunción para traer los pedidos, esto debido a le sale más barato si los materiales son comprados en la capital, ya que en Alberdi tienen un recargo importante. “Vi la forma de ayudar a la gente y de paso ganar algo de dinero”, compartió el doctor.

La salud pública y las falencias

Nemecio no duda cuando señala que en cuanto a infraestructura el Ministerio de Salud no ha mejorado en nada en lo que se refiere a presupuesto para dicha área. “Tuvimos que hacer arreglos con fondos de nuestros bolsillos, ya que el puesto de salud no daba más”, lamentó.

En lo que se refiere a insumos odontológicos, algo que lo afecta directamente, relató que existe lo básico siempre pero que “siempre se puede mejorar”.

Señaló como positivo el hecho de que haya mejorado la calidad bucal de la población en los recorridos, recordando que en el pasado atendía de 50 a 60 pacientes por día, cifras que se redujeron a unas de 10 a 15 como promedio.

Los sueños no se detienen

El doctor Acosta manifiesta que espera poder iniciar una especialidad el próximo año, ya que hasta ahora no ha tenido la posibilidad de hacer un postgrado. “En la actualidad hay mucha demanda en cuanto a la estética de la dentadura, y ya se volvió accesible para el denominador común”, agregó Nemecio.

Comenta que averguó sobre varios cursos de especialización en el país, por lo que no desea viajar por el momento, ya que además esto último escapa de sus posibilidades.

El doctor Nemecio Acosta, con su solidaridad esencial, su inquebrantable espíritu y su incomparable amor tanto por su comunidad como por su profesión, es la prueba de que ni la carencia, ni las dificultades son obstáculos que puedan frenar a los seres humanos de buen corazón para lograr sus objetivos.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo