18 de Octubre de 2013 19:00

 

La lucha por no romper el lazo entre padres

Por Víctor Franco Novarecci

“Padres por Siempre”, así se llama una asociación de padres que lucha contra el maltrato infantil en un campo que todavía no es reconocido como tal por la ley.

Los niños son víctimas de los conflictos de sus padres separados.

Los niños son víctimas de los conflictos de sus padres separados. / Gentileza, SAP

Un grupo de padres y madres, separados y que mantienen una larga, costosa y desgastante lucha judicial por seguir viendo a sus hijos después del divorcio, formó una asociación que lucha por los derechos de los menores que sufren del Síndrome de Alienación Parental (SAP). Estos padres tienen una página en Facebook, donde dan a conocer sus proyectos y metas.

¿Qué es el SAP? Es una forma de maltrato infantil que sufre el menor que se queda con su madre o su padre, tras la separación y recibe constantes bombardeos contra la pareja que se fue de la casa y que ya formó otra familia.

El SAP se produce cuando un progenitor conviviente por un rencor, despecho o un simple deseo de venganza contra el abandono de su pareja, decide hacerle un “lavado de cabeza” al hijo y le habla mal del que abandonó la casa.

Al progenitor que incurre en este acto se le denomina como “alienador” y el que es víctima es el “alienado”.

“Tu papá no te quiere”, “No te visita”, “No pasa el dinero para tu alimentación”, “Ahora tiene otra familia y otros hijos”. Estas son algunas frases que se le suelen decir a los hijos para crear una mala imagen de la pareja que se fue de la casa.

“Esto influye en el carácter del niño, quien tiene a su padre y a su madre como los pilares de su formación y cuando uno de los progenitores derriba la imagen de uno de los padres, se cae uno de los pilares y comienzan los problemas en el menor. Esto es maltrato infantil, pero es ley, por eso nuestra asociación lucha, para que el SAP, sea sancionado con fuerza de ley” explica Sergio Sonego, miembro de “Padres por Siempre”.

Así empieza 

Los primeros síntomas de que se está empezando a caer en el SAP son: No pasan las llamadas a los hijos, organizan actividades en el momento en que el otro progenitor tiene que pasar a ver al menor, desvalorizan al otro progenitor con insultos.

Estos son algunos de los actos que llevan a que se esté sometiendo al menor al Síndrome de Alienación Parental.

A simple vista parecería que es solo parte de una pelea entre dos adultos que alguna vez fueron pareja y ahora están distanciados, pero todos estos actos solo dañan al menor.

Estudios psiquiátricos demostraron que los daños que producen en los menores el SAP se ven recién cuando en la adolescencia o madurez del individuo, quien tiene trastornos de relacionamiento con otras personas, depresión y suicidio.

“En Chile se tuvieron dos casos graves de suicidios. Uno de un joven de 15 años, quien se dio cuenta que su mamá durante toda su infancia le habló mal del padre y el muchacho no aguanto haberle hecho tanto daño a su padre inducido por su madre, que terminó sacándose la vida y dejó una carta donde relató el hecho. También en Chile un padre se mató al haber perdido a su hijo quien fue alienado con el SAP y este padre también dejó una carta en la que decía, ojalá en el cielo no nos impidan poder vernos”, relató Sergio Sonego.

La ley

Actualmente “Padres por Siempre” está embarcada en la una lucha por llegar a presentar un proyecto de ley que sea llevado al Parlamento y se sancione así la ley del SAP, enmarcada dentro del maltrato infantil, ya que los progenitores que incurren en este hecho están causando un daño severo a los menores.

Si bien la redacción de este proyecto está en sus inicios, ya se recibió un gran apoyo de parte de las personas que están siendo privadas de ver a sus hijos tras la separación.

Este grupo de padres se reúnen todos los sábados y las personas interesadas en participar de estas charlas pueden llamar al teléfono 0972 723-737.

Otro objetivo de este grupo de padres separados es lograr que la justicia sea más expeditiva en los casos donde se tiene que decidir el régimen de visita.

“Muchas veces los jueces que tienen que decidir los días y horarios de visita, se tardan años en tomar esa decisión. Hay padres que pasan uno o dos años sin ver a sus hijos, porque la justicia no se expide en el caso”, señala Sergio Sonego.

“Tenemos casos en los que un incidente tarda meses en ser resuelto. Cuando un padre no cumple con la cuota del régimen alimentario, al mes ya sale una orden que obliga al padre a pasar el dinero y si no cumple ya se dicta la orden de captura. Así de expeditiva también debe ser la justicia, cuando se trata de dar horario de visita a los padres, quienes sufren al igual que los hijos, el no tener un contacto con el otro progenitor”, dijo Sonego.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo