10 de Noviembre de 2017 20:38

 

Thor evoluciona en “Ragnarok”

Por Kike Sosa

Al dejar a Chris Hemsworth hacer valer su talento para la comedia, y con una elección inspirada en la dirección, “Ragnarok” se vuelve la mejor película de Thor y una de las más entretenidas de Marvel Studios hasta ahora.

Cuando Joss Whedon tuvo la inédita tarea de juntar a los protagonistas de todas las películas anteriores de Marvel Studios en Los Vengadores, encaró ese reto asignándoles a los héroes de cómic arquetipos dentro del equipo: Capitán América, el líder moral; Iron Man, el genio excéntrico; Hulk, el monstruo atormentado a lo Jekyll/Hyde; Viuda Negra, la espía en conflicto con su pasado... y Thor, el serio, el campeón estoico, maduro tras los acontecimientos de su primera película.

Sus dos apariciones siguientes, Thor: Un Mundo Oscuro y Avengers: Era de Ultron, han sido generosas con sus dosis de humor, pero casi siempre Thor ha sido la parte seria por la cual estos chistes rebotan. Un ingrediente, nunca la fuente, a pesar de que Hemsworth ha probado desde la primera Thor y más directamente en películas como Cazafantasmas que tiene un gran talento para la comedia que acompaña a su físico asgardiano.

Thor: Ragnarok viene de la mano de un director muy distinto a los previamente reclutados por Marvel: el genial realizador neozelandés Taika Waititi, que se amolda bien a los retos únicos de esta franquicia en la que una película debe tener en cuenta que es solo una parte de una narrativa mayor, con obligatorios guiños a personajes y eventos de películas pasadas y futuras.

Pero Waititi tiene otras prioridades, es un director de comedias con corazón, y de alguna manera logró que su estilo “indie” e improvisado se mezcle bien con la maquinaria Marvel.

Dos años han pasado en el universo Marvel desde que vimos a Thor por última vez. El hijo de Odín ha estado recorriendo los “reinos” en busca de las Gemas del Infinito y sus viajes lo han cambiado. Lo encontramos encadenado en la guarida de un poderoso enemigo, y parece haber asimilado de Tony Stark la importancia estratégica de irritar verbalmente a su enemigo, apabullándolo con chistes e ironía antes de cualquier martillazo. Es un Thor muy distinto, pero Hemsworth tiene el rango suficiente para hacer el cambio creíble y natural; más que el anterior, este es un Thor con el que daría gusto ir a tomar algunas cervezas en un bar de Asgard.

Una serie de eventos desafortunados luego de eso acaba dejando a nuestro asgardiano favorito sin su inseparable martillo, varado en un planeta basural dominado por un demente egocéntrico que se entretiene armando duelos de gladiadores alienígenas.

Waititi ha sido muy honesto en cómo durante el rodaje se dedicó a lo suyo, personajes, diálogo e historia, dejando que la máquina de Marvel a sus espaldas se encargue de los detalles técnicos y de que la película encaje con el resto del universo. Pero la película integra las sensibilidades del director e incluso su perspectiva única de forma interesante.

Waititi enmarca directamente a Asgard, que ha sido previamente establecida como una fuerza que ha conquistado los demás reinos galácticos y los ha puesto bajo su protección, bajo la corona de su rey Odín (Anthony Hopkins), como una analogía bastante obvia del Imperio Británico del cual la Nueva Zelanda de Waititi, de ascendencia maorí, fue colonia. Dado el énfasis que el filme pone en el pasado dudoso de Asgard y lo que ocurre hacia el final de la película, además de la humorística subtrama revolucionaria que se monta en Sakaar, Waititi se las arregló para sentar muy clara su postura social en medio de toda la parafernalia de ciencia ficción y cómics, lo que no debe dejar de ser aplaudido.

Como el medio en que se inspiran y el género al que suscriben, las películas basadas en cómics pueden ser increíbles plataformas para ofrecer perspectivas únicas sobre nuestro mundo.

Pero incluso con su énfasis en la comedia, Ragnarok acaba siendo una de las películas más visualmente impresionantes de Marvel Studios hasta ahora, con abundantes momentos que parecen sacados de la portada de algún disco de heavy metal. Una secuencia que muestra la carga de las Valquirias, legendarias guerreras de Asgard, contra Hela parece una pintura renacentista en movimiento.

Aunque Hemsworth es la estrella, Ragnarok ostenta un espectacular elenco de secundarios que en muchos momentos se roban el filme. Lógicamente tenemos a Loki (Tom Hiddleston) de vuelta y en su versión más interesante hasta ahora, y Hulk (Mark Ruffalo) está más locuaz que nunca. Pero los nuevos son los que acaban llevándose la película.

Tessa Thompson como Valquiria, una inversión del normalmente masculino rol del veterano de guerra que se esconde de su pasado en la bebida y la clandestinidad, es una gran adición al universo Marvel, y Jeff Goldblum brilla con su habitual excéntrica luz como el hedonista amo y señor del planeta basurero Sakaar, el Gran Maestro. Incluso personajes terciarios como el perpetuamente tranquilo hombre-piedra Korg (interpretado por el propio Waititi) o la guardaespaldas del Gran Maestro, Topaz (la grandiosa Rachel House) son un goce. Lo mismo dicho por los obligatorios cameos de Stan Lee y cierto otro héroe de una película reciente.

Como ha sido el caso con casi todas las películas de Marvel Studios hasta ahora –quizá con la excepción de la impecable Iron Man 3, por mucho que les duela a los fans del Mandarín tradicional–, Ragnarok no es perfecta. El filme sufre de la principal debilidad que viene plagando a Marvel desde tiempos inmemoriales: Hela es en esencia una villana poco interesante, redimida solo por la gran actuación de Cate Blanchett, que se lanza de lleno a la oportunidad de un papel tan teatral y estrafalario. Más allá de eso, Hela no tiene mucha sustancia.

Pero, como también ha sido el caso con casi todas las películas de Marvel Studios hasta ahora, sus aspectos negativos son ampliamente superados por sus virtudes.

En la mitología nórdica, Ragnarok es un evento apocalíptico, pero no supone el fin del mundo, sino su renovación. Apropiadamente, es precisamente eso lo que Thor: Ragnarok supone para el dios del trueno de Marvel: nos deja con un Thor nuevo y, francamente, mejorado.

-----------------------------------------------------------------

THOR: RAGNAROK

Dirigida por Taika Waititi

Escrita por Craig Kyle, Eric Pearson y Christopher Yost

Producida por Kevin Feige

Edición por Zene Baker y Joel Negron

Dirección de fotografía por Javier Aguirresarobe

Banda sonora compuesta por Mark Mothersbaugh

Elenco: Chris Hemsworth, Cate Blanchett, Tom Hiddleston, Mark Ruffalo, Tessa Thompson, Jeff Goldblum, Idris Elba, Anthony Hopkins, Benedict Cumberbatch, Taika Waititi, Karl Urban, Rachel House, Tadanobu Asano y Clancy Brown

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo