26 de Junio de 2017 12:36

 

Un hogar de esperanza

Por María Teresa Blanco

El hogar Jardín de Esperanza alberga a 11 niños y niñas huérfanos con VIH/sida. Ellos tienen una familia que los cuida, pero necesitan de algunas comodidades básicas. Para ello, dependen de la solidaridad de la ciudadanía.

Reinaldo Mongelós, encargado del hogar, indicó que los niños están bien, pero, como todo hogar que se mantiene de autogestión, necesitan algunas cosas para mejorar la calidad de vida de los pequeños.

El albergue nació en 1995 bajo la gestión de Giovanni Osorio y su esposa Liz Saldívar de Osorio y, desde el año pasado, Reinaldo Mongelós y su familia tomaron el timón del local. El hogar Jardín de Esperanza actualmente alberga a 11 niños y niñas, de entre 3 y 15 años de edad, huérfanos, con VIH/sida.

El hogar funciona sobre la avenida Americo Pico casi Río Aquidabán en Villa Elisa. Posee espacio suficiente para la habitación de los niños, una cocina, comedor, salón de juegos y un patio para que los pequeños puedan llevar una vida normal.

Mongelós manifestó que existe un poco de temor en la escuela adonde van los niños, pero que realizan campañas de concienciación en los grados donde asisten los pequeños para, de esta manera, evitar la discriminación.

El encargado del hogar reconoció que existe mucha ignorancia de parte de la gente hacia el VIH-sida (especialmente en escuelas y consultorios médicos) y que esta situación imposibilita una vida más digna para los niños con este mal. Sin embargo, han logrado muchos avances para que los pequeños tengan un calor de hogar y lleven una vida rodeada de amor y solidaridad. 

“Tenemos ocho pequeños que van a la escuela; hay cierto recelo, pero hacemos campañas de concienciación en los grados donde asisten los pequeños y así conseguimos que lleven una vida normal, integrada con sus compañeros de grado”, dijo Mongelós.

Manifestó además que existen personas caritativas que van a celebrar su fiesta de cumpleaños, Reyes o Navidad para compartir con los niños y eso lleva mucha felicidad.

“Los niños se sienten felices cuando vienen a compartir una fiesta de cumpleaños, traen regalos de Reyes o comparten un pan dulce durante la Navidad. Eso les da un ambiente más familiar,” dijo el director.

Indicó que el hogar se maneja con la autogestión y en ocasiones hay múltiples necesidades, por lo que suelen realizar campañas mediante las redes sociales.

“Siempre hay necesidades de algunas cosas y pedimos mediante Facebook y allí tenemos buena respuesta. Las personas son muy solidarias, no nos podemos quejar”, dijo Móngelos.

 

Campaña actual

Ahora están con dos campañas principales: uno de ellas es conseguir operar al pequeño Cristian, que tiene un inconveniente en la cadera y desde hace 11 años está en silla de ruedas. Si bien con la operación no va a caminar, va a significar una mejoría en su calidad de vida. 

“Estamos con la campaña para conseguir operar a Cristian, él está en silla de ruedas y queremos darle una vida un poco más digna. Necesitamos operarlo para que pueda sentirse más cómodo”, dijo el directivo.

Indicó que ya consiguieron los insumos para la operación, pero necesitan de una importante suma de dinero para los medicamentos e internación. 

Otro de los pedidos urgentes es el cambio de los 11 colchones que utilizan los niños. Las camas están aún en buen estado, pero los colchones están aplastados y con muchas manchas, por lo cual se está buscando cambiarlos completamente.

“Estamos queriendo cambiar todos los colchones que ya están viejitos y necesitamos renovarlos. Apelamos a la solidaridad nuevamente para que estos niños puedan estar cómodos”, agregó Móngelos.

Por otro lado, también son bienvenidas las donaciones de frutas, leche, carne, cereales y pañales.

“Nunca rechazamos ninguna donación, son siempre bienvenidas. Pero lo que más pedimos a todos es que vengan a pasar su tiempo con los niños. Que compartan su cumpleaños, Navidad, Día del Niño o simplemente compartir un domingo con ellos”.

El hogar cuenta con 5 ó 6 voluntarios, algunos permanentes y otros ocasionales, además de una trabajadora social, un psicólogo y un abogado. Ellos cuidan de los niños, pero siempre necesitan de más manos solidarias que brinden amor y sobre todo su tiempo.

“El Hogar Esperanza depende de aportes; aunque el dinero es importante, también esperamos tiempo, compañía, saber y experiencia para brindar a los niños”, culminó Mongelos.

Los interesados en brindar algún tipo de ayuda pueden llamar a los teléfonos: (021) 930-561, (0972) 128-710 ó (0991) 892-173.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo