05 de Febrero de 2016 17:05

 

Riesgo oculto en las aguas

Por Ariel Espinoza

Aunque la leptospirosis suele estar en el anonimato, actualmente es motivo de preocupación ante las inundaciones. Se transmite a través de la orina de animales e incluso humanos y por el contacto con el agua. Los síntomas pueden confundirse con el dengue.

Las inundaciones que afectan ciertos puntos del país a raíz de la crecida del río Paraguay traen consigo varios riesgos, principalmente, para los damnificados. Propician la cría del mosquito Aedes aegypti, vector de las enfermedades del dengue, chikunguña y el zika. A estas tres se le suma la leptospirosis, de la cual ya fue confirmado un caso días atrás.

Esta patología abunda principalmente en zonas inundadas y es causada por una bacteria denominada Liptospira, que puede transmitirse fácilmente de los animales a los seres humanos y entre los humanos a través de la orina. “Es una enfermedad un poco infravalorada”, introdujo la Dra. Shirley Acuña, especialista en infectología.

“En Paraguay especialmente, por nuestro clima tropical, estamos muy expuestos. Ahora más por el tema de las inundaciones hay una mayor exposición”. Respecto a la misma señaló que es una dolencia que se debe rastrear específicamente porque presenta algunos síntomas que pueden confundirse con los del dengue en su primer estadio.

La Leptospira

Es la bacteria causante de la Leptospirosis, pertenece al orden de los espiroquetales. “La tenemos en dos grandes familias, las patógenas (infecciosas) para el ser humano y las interrogans, que es la que más se ve en seres humanos”. La última causa mayor variedad de síntomas, además es la más agresiva en el organismo del hombre.

Acuña expuso que hay 15 tipos diferentes de Leptospira que no son patógenas pero que están en el ambiente. Por lo general se encuentran en animales. El microorganismo genera una infección crónica en estos y durante esa etapa el mismo “queda impregnado en los riñones, de ahí pasa a la orina, de ahí al medio ambiente y de ahí se trasmite al humano”.

Se debe a que es “una enfermedad zoonótica como el dengue, porque tiene su reservorio en animales que pueden ser desde domésticos – perros y gatos – hasta animales como ganado vacuno, caballos, ovejas y roedores pequeños”.

Contagio por contacto

El ingreso de la bacteria a nuestro organismo se da por el contacto, especialmente. “Nosotros estaríamos contagiándonos por la piel, por una heridita, si andamos por el agua o descalzos”. Según comentó la infectóloga, los que están más expuestos a esta patología son los que trabajan en arrozales, pescadores, personal que cuida ganado y los afectados por las crecidas.

Otra forma de trasmisión es el contacto que se tiene con los animales, que “también pasa por lo conjuntivo – por los ojos – y la mucosa, ya sea de la boca”. Ocurre cuando con las manos acariciamos a los animales y sin lavarnos correctamente las manos, pasamos a tocar los ojos, la boca o la nariz, zonas muy sensibles del cuerpo y de acceso para microorganismos.

Como toda enfermedad, esta también tiene sus fases. Una es la aguda donde hay una “sintomatología vaga”, en la que pueden experimentarse dolores de cabeza, espalda, abdominales, musculares “que los que más describe la gente es en las pantorrillas”; también conjuntivitis, y por eso es que se confunde con el dengue en los primeros días hasta el séptimo donde además hay fiebre alta.

La otra es de respuesta inmunitaria, “que puede durar hasta 30 días. En promedio es de cuatro a diez días pero describen algunos artículos hasta 30 días”. La leptospirosis también es denominada “enfermedad de Weil” y en casos más graves puede “presentarse una insuficiencia renal y una insuficiencia hepática, que tiene una mortalidad de entre 5 a 10%”.

Diagnóstico y tratamiento

La dolencia puede ser diagnosticada a través de pruebas de laboratorio, también por clínica “se puede sospechar interrogando al paciente a ver si tuvo contacto o no en la zona de las inundaciones, con animales”. Los exámenes de sangre deben hacerse en los primeros 7 días, en los 10 posteriores se busca en la orina.

En los primeros días “es el periodo en que podemos detectar la leptospirosis para nuestro diagnóstico por IgM (inmunoglobulina) o en la orina”, debido a que pasa a “infectar parte de nuestro sistema renal, también así como en los animales, y la parte hepática que es importante porque puede haber una complicación”, subrayó la infectóloga.

“Tiene un tratamiento que por suerte tenemos en nuestro país” y es mediante “drogas de común uso y que se pueden encontrar dentro de nuestras farmacias”. Así la leve puede tratarse con doxiciclina (contra infecciones producidas por bacterias), amoxicilina (antibiótico) y otras.

Por su parte, para la leptospirosis grave “se usa penicilina; también puede usarse triaxona. Esta patología “tiene un buen tratamiento si se detecta a tiempo y también una buena evolución, dependiendo del periodo en el cual fue detectada”, comentó la doctora Shirley Acuña.

Añadió que en Paraguay no se registraron muertes causadas por la Leptospira y que la internación de pacientes depende de su evolución y el estado en el que se encuentra, si tiene insuficiencia renal o hepática. “El tratamiento que hacemos es para evitar que se transmita la enfermedad, porque por la orina podemos esparcir la bacteria, fácilmente transmisible”.

Puede confundirse con dengue

La sintomatología variada que causa en el ser humano puede hacer que la enfermedad sea difícil de detectar en un primer instante, más ahora con la epidemia de dengue. “Se confunde mucho porque también produce plaquetopenia (alteración de las funciones plaquetarias) que se ve en el dengue. Uno tiene que ser cuidadoso para detectar la enfermedad”.

En el primer periodo de infección es cuando más se presta a una confusión con el dengue, pero “después hay otros síntomas que nos hacen pensar en esta enfermedad (leptospirosis)”. Diferenció que en el dengue rápidamente se puede ver sangrado, algo que no se observa en la otra dolencia, solo cuando han pasado varios días de evolución.

“La leptospirosis tarda más en replicarse en lo que es la división celular”, porque el dengue es causado por un virus y la citada patología por una bacteria “por eso tarda más en evolucionar”. Para evitar la Leptospira se debe tener principal atención con la higiene, la alimentación, beber agua mineral; usar botas, guantes especialmente los que estarán en zonas inundadas.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo