The Prodigy, el punk iluminado

Fermín CabanillasSevilla (España), 9 jul (EFE).- Partiendo de la base de que todo en esta vida tiende a evolucionar, si cogemos un disco del incipiente punk de los años 70 y lo comparamos con el concierto de esta noche de The Prodigy en Sevilla el parecido sería irreconocible. La banda británica es música en pura evolución, unos camaleones del pentagrama.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=2003

Se han presentado en el contexto del Icónica SantaLucía Sevilla Fest, dando motivos más que justificados a los críticos para seguir poniéndoles en problemas a la hora de meterles en una casilla musical en concreto. Pueden hacer rave, hardcore techno, industrial, breakbeat, big beat, metal industrial, o punk, o todo a la vez, y, para simplificar, ellos mismos se definen como referentes de Electronic Punk.

El reloj acababa de marcar las once y diez de la noche, y con la mitad del público recién acomodado tras haber visto la victoria de España ante Francia en las pantallas colocadas por el festival sevillano, The Prodigy elegía comenzar el concierto en alto, con ‘Breathe’, uno de sus himnos, una canción que se ha convertido en una de sus marcas de referencia desde la conocieron sus fans en noviembre de 1996.

Por aquel entonces ya tenían tres discos en el mercado y eran números uno en su estilo en Reino Unido, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Hungría, Irlanda, Noruega y Suecia.

Una selección icónica de temas

Ha sido un recorrido intenso por sus temas más icónicos, con ‘Omen’ o ‘Spitfire’ haciendo temblar literalmente el conjunto monumental en el que se celebra el festival, con ese estruendo musical solo guardado para algunos grupos concretos, con Maxim Reality alentando al público a seguirle en su recorrido por el escenario, sobre un juego de luces diseñado para darle, todavía, más énfasis al concierto.

Unas luces que han servido, además, para diseñar la silueta del recordado Keith Flint, vocalista del grupo hasta 2019 y fallecido ese mismo año con solo 49 años, en un recuerdo emotivo acompañado solo con música y tonos verdes presidiendo toda la escena, con Maxim Reality inmóvil en señal de respeto en lo más alto del escenario, junto a la batería.

Ha sido un homenaje al estilo de The Prodigy, que enseguida ha vuelto a la batalla musical que ha mantenido con el público de la Plaza de España sevillana. Dicen lo expertos que cuando empezó el punk era una música de minimalista, un tipo de rock sencillo. Pero la música es voluble, y por eso pueden pasar cosas como la de esta noche veraniega en Sevilla.

Como las hormigas

“Comienza tu pelea, continúa tu pelea, vamos a hacerlo bien”, dice el grupo en Get your fight on, entre cuatro grandes banderas con la imagen de la hormiga, que esta noche han lucido centenares de personas en sus camisetas, porque, como dijo Liam Howlett, representa a la banda porque son pequeñas y poderosas, y pueden desaparecer durante un tiempo pero siempre siguen ahí y terminan por salir a la luz de nuevo.

Hayan estado más o menos tiempo fuera de los escenarios, The Prodigy ha regresado celebrando un 30 aniversario muy especial, que tendrá su fecha concreta el 23 de julio, recordando cómo en 1994 se presentaron por primera vez en España, dentro de la lista de fiestas o raves que empezaban a emerger desde la Costa del Sol.

Esta noche, en Sevilla, los autores de discos como ‘Music for the Jilted Generation’ o ‘The Fat of the Land’ se han presentado ante un público en el que había jóvenes recién llegados a la Universidad o mayores con su pensión en el bolsillo.

The Prodigy hace honor al nombre icónico del festival que lo ha traído a Sevilla, y ahora siguen su camino en busca de nuevos sonidos electrónicos que ofrecer a su parroquia.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...