El robo de madera, el complejo entramado que mezcla protagonista en Chile

Santiago de Chile, 24 ago (EFE).- El robo de madera, uno de los presuntos delitos que llevaron al arresto este miércoles del líder radical mapuche Héctor Llaitul, es según los expertos un complejo entramado en el que están involucrados grupos armados como el que lidera el detenido, pero también otras empresas y actores necesarios, algunas de ellas dedicadas al sector maderero.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1996

Una nebulosa red que se pone en marcha en el momento en el que camiones con grandes troncos son asaltados en la carretera o a las puertas de los fundos, que necesita de aserraderos especializados para reducir la carga y de mediadores para la venta de un producto que solo puede ser colocado en un mercado muy reducido.

Y que también salpica a las aseguradoras y a las propias madereras, en un laberinto tan intrincado que, según expertos, supera a grupos radicales como la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM) que lidera Llaitul y que hacen complicado que vaya a desaparecer a corto plazo.

"La incidencia que estos grupos pudieran tener en la cadena de robo de madera es solo una parte, un rol dentro de un conjunto de otros roles", explica a Efe Salvador Millaleo, profesor en la Universidad de Chile y experto en dinámicas mapuche que asesoró al Ministerio del Interior en los primeros meses del gobierno de Gabriel Boric.

"Hay personas que ponen transporte, que falsifican papeles, los que disponen de la madera o incluso sacan a la exportación. Es una cadena muy larga donde incluso podemos pensar que hay parte del sector público involucrado", agrega.

Una cadena tan amplia y sofisticada que según Millaleo "se requiere un diseño de política de seguridad más compleja enfocado en desarticular bandas".

APLAUSO EN EL SECTOR MADERERO

Para Juan José Ugarte, presidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), el arresto no es suficiente pero sí un paso clave a la hora de tratar de resolver el conflicto ancestral que desde hace décadas enfrenta a colonos, latifundistas, el estado chileno, las comunidades mapuches y las multinacionales madereras que explotan bosques milenarios.

"Fiscalías y Policía han hecho la pega (trabajo). La Justicia tarda pero llega, ahora los tribunales deben actuar, para las víctimas resultaba incompresible que no estuviera detenido, después de haber confesado con publicidad su participación en delitos graves como el robo de la madera y la adquisición con ello de armas y municiones para realizar atentados violentos", afirmó.

"Sería ilusorio pensar que con esto se detendrá el actuar de estas bandas pero esperamos que este sea el comienzo de un camino que deja atrás el desamparo y la inseguridad con que viven cada día las familias del sur", agregó.

MOMENTO CLAVE

La detención de Llaitul, planificada con sigilo por la Fiscalía con base en una serie de presuntos delitos que se remontan a 2020, se produce en un momento crucial en Chile, en medio de una escalada del conflicto en el sur y a apenas 15 días del plebiscito en el que los chilenos deciden si aprueban o rechazan la nueva constitución.

Una arresto que ha activado las alarmas frente a posibles represalias y un eventual agudizamiento del conflicto.

Y puesto sobre la mesa la pregunta de si influirá en la polarizada campaña electoral para la consulta, prevista para el 4 de septiembre.

"Esto depende mucho de qué pase después, aún no sabemos si se realizarán otras detenciones o es solo una operación enfocada en Llaitul, miembros de la CAM u otros", explica a Efe Millaleo, antes de advertir que la los grupos en lucha mapuches están muy atomizados y responden a diferentes dinámicas.

"También depende de la reacción de los grupos radicales, eso es algo a lo que debemos estar atentos. No me refiero solo a la CAM, sino que a las orgánicas descolgadas como la WAM (Weichán Auka Mapu) y otras. Uno podría temer que tomen reacciones, no discursivas. Eso podría tener un impacto fuerte, o por lo menos relevante a la hora de constatar el clima en el sur previo al plebiscito", afirma con cautela.

"La CAM tiene un relato, una justificación que han elaborado en los últimos 20 años haciendo cada vez más compleja su estrategia. Esto es parte de su estrategia, un instrumento para sus objetivos políticos. Ellos no hablan de plurinacionalidad, no están a favor del proceso constituyente, hablan de liberación nacional", detalla.

En esta línea, la ministra de Interior, Izkia Siches, insistió hoy en que todos están sometidos a la justicia y pidió a los partidos políticos no politizar el arresto, después de que uno de ellos aprovechara la ocasión para opinar que con la nueva constitución Llaitul sería sometido a la justicia indígena, y no a la chilena.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...