Cuatro de cada diez muertos en accidentes de tránsito en Ecuador son motociclistas

Quito, 9 jul (EFE).- Cuatro de cada diez personas que mueren en accidentes en las vías ecuatorianas son motociclistas, según lo revela un estudio de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) presentado en la quinta Jornada Iberoamericana de Seguridad Vial Ecuador, que se desarrolló este martes en Quito.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=2001

Este índice preocupó a las autoridades y los expertos que participaron en el encuentro que congregó a especialistas de Colombia, Costa Rica, México, Estados Unidos y Ecuador, y que es organizado por la Fundación CAVAT-Nicole Paredes.

En la cita, que se enfocó en el uso de las motocicletas en Ecuador, la ANT reveló además que el 28,4 % de los vehículos registrados en el país son motocicletas, y que son estas las que están involucradas en tres de cada diez siniestros viales.

En el informe se detalló también que el año pasado se reportaron 20.994 accidentes a escala nacional, que dejaron 18.605 personas lesionadas y 2.373 fallecidos en el lugar del siniestro, lo que representó un aumento del 7,76 %, en comparación al año 2022.

La tendencia de accidentes que se vinculan a motocicletas se incrementa los fines de semana, cuando se alcanzan tasas de entre el 18,4 y el 20,1 %, mientras que de lunes a viernes oscila entre el 11,3 y el 13,4 %, añadió la fuente.

Remarcó que entre las principales causas en los accidentes de motociclistas constan el exceso de velocidad (28,4 %), maniobras temerarias e imprudentes (23,2 %) y rebasar por lugares no permitidos (17,6 %).

Las provincias con mayor tasa de siniestralidad por cada 10.000 motociclistas son la tropical de Santo Domingo de los Tsáchilas (8,7 %); las costeras de Guayas (7,6 %), Los Ríos (7 %), Santa Elena (6,3 %) y El Oro (5,1 %); y las andinas de Azuay (4,6 %), Tungurahua (3,5 %), Pichincha (3,3 %) y Cañar (2,5 %).

Soraya Herrera, directora de la Fundación CAVAT-Nicole Paredes, dijo que estas cifras cobran relevancia debido al aumento del número de motocicletas en circulación y la vulnerabilidad de los motociclistas en las vías.

"Los datos reflejan la necesidad urgente de políticas específicas para mejorar su seguridad vial. Por ejemplo, una reforma normativa sobre el uso de cascos homologados en Ecuador", sugirió Herrera durante el encuentro.

Recordó que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el uso de cascos de seguridad homologados puede reducir la probabilidad de lesiones fatales entre un 28 % y un 64 %, y de lesiones en la cabeza entre un 58 % y un 60 %.

Herrera propuso que las normas para los cascos de motociclistas sean específicas para este grupo, considerando factores como el clima, ya que muchos conductores, especialmente en zonas calurosas, no usan cascos cerrados debido a la escasa ventilación que ofrecen.

Además, sugirió la eliminación de aranceles a la importación de equipos y prendas de seguridad, ya que ello permitiría una mayor accesibilidad a ese tipo de dispositivos.

No obstante, aclaró que su propuesta busca que los equipos y prendas que lleguen al país cumplan con todo tipo de normas de seguridad y se ciñan a estándares de control nacionales e internacionales.

Alberto Hidalgo, coordinador de Comunicación e Incidencia de Fundación CAVAT, aseguró que la accesibilidad y el costo suelen convertirse en barreras significativas para el uso de cascos seguros.

"Las políticas deben promover el acceso a cascos asequibles y certificados, posiblemente mediante subsidios o exenciones fiscales, ya que en el mercado actual un casco puede llegar a costar hasta 600 dólares" en Ecuador, explicó.

Además, dijo que es fundamental que exista una buena oferta de cascos de alta calidad en todo el país, "especialmente en áreas rurales donde su adquisición puede ser más complicada".

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...