Víctimas de abusos piden a la Iglesia católica lusa cambiar su sistema de indemnizaciones

Lisboa, 11 jul (EFE).- El grupo Corazón Silenciado, la primera asociación de víctimas de abusos en la Iglesia católica lusa, pidió a la Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP) que cambie su sistema de reparaciones para "humanizar" más el proceso, incluyendo su forma de comunicarse con la sociedad y el criterio para calcular las indemnizaciones económicas.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=2004

La agrupación explicó este jueves en un comunicado que estos fueron algunos de los mensajes que le transmitieron ayer, miércoles, a la presidencia de la CEP durante una reunión organizada en Coimbra (unos 200 kilómetros al norte de Lisboa).

Durante el encuentro, Corazón Silenciado celebró la decisión de la Iglesia de resarcir a las víctimas, aunque pidió un cambio en el método de cálculo de las compensaciones establecido por la CEP, que anunció el pasado abril que cada monto será decidido caso por caso por un comité.

"Al tener que justificar a la nueva comisión, creada para analizar el impacto que el abuso tuvo en nuestras vidas, seremos un número más sin rostro, sujeto a una 'lista de precios' del sufrimiento", criticó la asociación, que defendió que debe ser una "cuestión de humanización" y no algo "burocrático".

Asimismo, informó que la CEP ha eliminado todos los testimonios aportados durante una investigación realizada en 2022 por una comisión independiente (creada también por la CEP), que recogió los testimonios de más de medio millar de personas y que proyectó que en Portugal hay al menos 4.800 menores que sufrieron abusos sexuales en instituciones de la Iglesia desde 1950.

De esta manera, las personas que exijan una indemnización no podrán remitirse a lo que comunicaron a esa primera comisión y deberán volver a explicar su caso al nuevo comité.

"Es frustrante saber que todo el trabajo de la comisión independiente no tenía como objetivo ayudar y acompañar a las víctimas, sino recoger datos/testimonios para el conocimiento de la realidad pretérita y para estadística", alegó la asociación.

En la reunión exigió también a la Conferencia Episcopal "hablar con una sola voz", sin dividir las decisiones según la diócesis, y sugirió "una publicidad frecuente y explícita, por parte de la Iglesia, concretamente a través de una campaña televisiva" para informar "de forma simple y clara" a dónde se deben dirigir las víctimas que quieran pedir una indemnización.

Por otra parte, la CEP "valoró toda la contribución que la valentía de las víctimas trajo para la comprensión del sufrimiento causado" por los abusos y tuvo en consideración sus "preocupaciones y sugerencias", recoge la nota.

La Conferencia Episcopal Portuguesa anunció en abril que indemnizará a las víctimas de abusos que soliciten una compensación, a través de un fondo monetario que será financiado por “contribuciones solidarias” de todas las diócesis en el país.

Las víctimas podrán pedir esa compensación entre junio y diciembre de 2024.

El grupo Vita, una estructura de apoyo también creada por la CEP para dar apoyo a las víctimas, informó recientemente que al menos 39 personas pretenden solicitar una indemnización.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...