Falsificaron despachos en Villeta para meter agroquímico prohibido

La Fiscalía anticontrabando, a cargo de Carmen Gubetich de Cattoni, allanó un depósito de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP) de Villeta, donde comprobó que dos contenedores estaban repletos de agroquímicos que, según los despachos aduaneros, eran glifosfato, utilizado por los cultivos de soja. Sin embargo, una parte de la carga contenía el producto Benzoato de Emanectina con un rango superior al permitido para su importación desde nuestro país.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=2001

Cargando...

En el procedimiento encabezado por Cattoni, el cargamento ilegal estaba escondido detrás de varias cajas de glifosfato, que es un producto agroquímico cuyo ingreso a nuestro país está permitido. En efecto, según los datos que proporcionaron en Aduanas, los dos contenedores llegaron con despachos de 24.000 kilos de glifosfato.

Sin embargo, la Fiscalía comprobó que disimuladas entre los envases de este producto metieron 750 cajas (4.600 kilos) de Benzoato de Emanectina, con un rango de 36% de concentración, hecho totalmente irregular, ya que este producto debe tener un 10% máximo de concentración para que su importación sea permitida.

Las cajas ni siquiera tenían etiquetas ni descripción alguna sobre el producto que contenían. Tras el conteo final realizado por la fiscalía, contabilizaron un total de 4.600 kilos de agroquímicos distribuidos en 575 cajas.

El cargamento llegó a nuestro país el miércoles último y fue despachado en la Aduana de Villeta, la que junto con Terport son los únicos puestos aduaneros habilitados para meter agroquímicos. La carga llegó a nombre de la firma “Tche SA”, una supuesta proveedora de insumos vegetales. Sin embargo, no existe ningún registro de la mencionada firma.

El procedimiento fue realizado el pasado jueves por el Ministerio Público y estuvo acompañado por los abogados Javier Otazú y Sandra Otazú, representantes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Vegetal y de Semilla (Senave).

La fiscalía inició un proceso por contrabando, evasión impositiva y producción de documentos no auténticos, teniendo en cuenta que falsearon datos en los despachos para ingresar estos productos a nuestro mercado. La fiscalía también solicitó a la Aduana que abra un sumario para identificar a los funcionarios que dejaron entrar la mercadería.

Prendas de vestir

Por otra parte, en un operativo de rutina realizado ayer en el puesto de control de la Aduana de Vista Alegre, Remansito, los agentes del Detave decomisaron unas 1.650 prendas de vestir, que metieron ilegalmente desde Argentina. De esta cantidad, 700 prendas eran remeras para hombres y 950 prendas eran para mujeres. Toda esta carga intentaron introducir en una camioneta sin los documentos correspondientes. El dueño del vehículo quedó a cargo de la fiscalía.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...