Maniobran para dilatar juicio oral y evitar extradición de Pavão y Capilo

Por cuarta vez, fue suspendido el juicio oral y público a los narcotraficantes Jarvis Chimenes Pavão y Carlos Antonio “Capilo” Caballero, cuyo procesamiento por lavado de dinero, tenencia ilegal de armas y asociación criminal en nuestro país impide sus respectivas extradiciones al Brasil. En la víspera, Laura Casuso, defensora del brasileño, recusó al pleno del tribunal de sentencia por no hacer lugar a un pedido de suspensión. Esto solo sería un maniobra, a la que se prestarían algunos jueces. Existe rumor de que corre fuerte suma de dinero para dilatar el proceso.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=2001

Cargando...

La abogada Casuso, representante legal de Pavão, había planteado la suspensión del inicio del juicio oral, porque supuestamente le coincidía con otra audiencia.

El tribunal de sentencia integrado por Elio Rubén Ovelar (presidente), Víctor Alfieri y María Luz Martínez rechazó el planteamiento, y la defensora de Pavão decidió recusarlos por supuesta parcialidad.

El fiscal de la Unidad Antidrogas Marcelo Pecci dijo que, al no tener fundamento la recusación, fue planteada con el solo afán dilatorio.

Según el investigador, la abogada Laura Casuso tiene prevista la audiencia que alegó para esta mañana, y el juzgamiento de Jarvis y Capilo debía iniciarse ayer.

Esta es la cuarta suspensión del juicio oral y público, ya que fue fijada por primera vez para el 23 de octubre del año pasado, pero luego postergada por el propio tribunal de sentencia por superposición de fechas.

El juzgamiento quedó para el 5 de marzo de este año. Sin embargo, el Ministerio Público pidió la postergación por estar pendientes recursos en la Corte.

El mismo colegiado intentó realizar el 5 de junio pasado el juicio. Sin embargo, ese día la abogada Casuso logró dilatarlo con un reposo médico, y el defensor de Caballero, Pedro Wilson Marinoni, renunció a su mandato. Llamativamente, el presidente del Tribunal, Elio Ovelar, fijó recién para ayer el reinicio del juicio. Esta actitud genera sospechas sobre la actuación del magistrado.

Tanto Pavão como Capilo dilatan su proceso por el hecho de que sus extradiciones al Brasil están supeditadas a la conclusión de las causas que poseen en Paraguay.

Hay fuertes versiones de que corre mucho dinero para dilatar la causa.

Por otro lado, se intenta promulgar una ley en el Congreso que impediría la extradición al Brasil no solo de Capilo (que es paraguayo), sino de Pavão, por estar naturalizado.

En este caso, ya fueron condenados los “capangas” que cayeron con los considerados peces gordos del narcotráfico, Hugo Escobar, quien fue sentenciado a tres años de prisión, y los brasileños Rafael Masqueda y Alexander Carvalho, condenados a dos años por asociación criminal.

La Corte, a través de la Dirección de Auditoría y el Jurado, tendría que analizar la actuación de los jueces en este caso.

Condenas en Brasil

Jarvis Chimenes Pavão y Carlos Antonio Caballero, alias “Capilo”, cuentan con condenas y procesos abiertos por narcotráfico y otros hechos punibles en el Brasil.

En Paraguay, los acusados afrontan los cargos de lavado de dinero, tenencia ilegal de armas y asociación criminal, tras la incautación de dinero y armas el 27 de diciembre de 2009 en Yby Yaú, donde fueron detenidos.

A pesar de ser considerados peces gordos del narcotráfico, llamativamente en nuestro país nunca estuvieron procesados por drogas.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...