“Atenea”: una espectacular explosión de furia

Una espectacular tragedia y una de las más grandes sorpresas cinematográficas del año, un colapso social filmado como drama íntimo, thriller moderno y superproducción épica bélica clásica al mismo tiempo.

Atenea película
Netflix

(Disponible en Netflix)

Una de las películas más intensamente atrapantes, temáticamente urgentes y visualmente espectaculares del año acaba de ser lanzada discretamente en Netflix.

Atenea comienza en un ambiente de palpable tensión social: un niño de 13 años de una comunidad musulmana fue asesinado, una filmación parece mostrar que los agresores eran policías uniformados, y Athena, el barrio donde vivía el niño, está en pie de guerra, acusando a la Policía de proteger a los asesinos y exigiendo que se revelen los nombres de los mismos.

En la comisaría local, ante la prensa reunida, uno de los hermanos del niño asesinado, el policía Abdel (Dali Benssalah) pide cordura y calma, pero un cóctel molotov lanzado por su otro hermano, Karim (Sami Slimane) da inicio a un asalto a la comisaría en la que jóvenes de Athena toman la sede policial, roban armas y armadura, y regresan a atrincherarse en su barrio convertido en una fortaleza.

El director Romain Gavras nos introduce a la película mostrando esos eventos como una espectacular secuencia de guerra urbana de más de diez minutos sin cortes, con un despliegue técnico asombroso que sigue la acción desde la tensa calma del discurso de Abdel al vertiginoso asalto a la comisaría con la cámara en medio del caos y la violencia en los pasillos, entre balazos de goma, petardos y cachiporras, culminando en una huida en motocicletas y un transporte policial robado en que la cámara entra y sale del vehículo como en aquella inolvidable toma de La guerra de los mundos de Steven Spielberg.

Es un ritmo que Gavras mantiene en toda la película: su cámara centrada en los rostros de Abdel, Karim o los demás protagonistas de turno, el caos a su alrededor borroso y confuso, para luego abrir y alejar su cámara para mostrar la creciente magnitud de la tragedia en todo su triste esplendor, mientras los policías avanzan sobre Athena como escuadrones del Imperio Romano, bajo un caparazón de escudos de plástico, mientras petardos les llueven encima como flechas lanzadas desde los parapetos un fuerte de la antigüedad.

Un colapso social filmado como drama íntimo, thriller moderno y superproducción épica bélica clásica al mismo tiempo.

Gavras emplea todo ese despliegue técnico y visual para contar una historia que es un rugido de furia y un grito de alerta, una crónica de un escenario hipotético basado en problemas que de hipótesis no tienen nada, imaginando una conclusión lógica del choque entre discriminación racial y religiosa, desigualdad social, brutalidad policial y ultraderechismo, una trama demasiado relevante en un país como Francia que por muy poco no puso a la ultraderecha en su Presidencia recientemente.

Para el final, la película se siente menos como un drama actual y más como una mirada a un futuro cercano y apocalíptico, y deja una impresión indeleble en el espectador.

Atenea es una película que se merece la pantalla gigante de un cine, pero esa no es razón para ignorar una de las películas más interesantes del año aunque solo esté disponible en la televisión.

Calificación: 4/5

---------------------------------------------------------------------

ATENEA

Título original: Athena

Dirigida por Romain Gavras

Escrita por Romain Gavras, Elias Belkeddar y Ladj Ly

Producida por Romain Gavras, Charles-Marie Anthonioz, Mourad Belkeddar, Jean Duhamel, Nicolas Lhermitte y Ladj Ly

Edición por Benjamin Weill

Dirección de fotografía por Matias Boucard

Banda sonora compuesta por Surkin

Elenco: Dali Benssalah, Sami Slimane, Anthony Bajon, Ouassini Embarek, Alexis Manenti, Karim Lasmi, Mehdi Abdelhakmi, Darina Al Joundi, Birane Ba

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.