Ricardo Rojas, el primer adelantado

Ricardo Rojas Leiva (54) es el primer paraguayo que llegó al fútbol de salón de España, en 1984. Quizá desconocido para muchos como jugador, tiene el mérito de ser el adelantado y merced a su desempeño abrió camino para que otros connacionales lleguen a Europa. Hoy día no vive de los recuerdos, pues es uno de los más reconocidos fisioterapeutas “milagrosos” de nuestro país.

Ricardo (d) con su señora Sonia y su hijo Gabriel Osmar, en su hogar.
Ricardo (d) con su señora Sonia y su hijo Gabriel Osmar, en su hogar.Archivo, ABC Color

“Juan Manuel Gozalo, periodista, presidente del Unión Sport de Madrid y de la Asociación Española de Clubes de Fútbol Sala averiguó en una emisora quién era el mejor jugador y le dijeron Ramón Carosini. Monchi no se podía ir por sus estudios de Medicina, entonces le dijeron que le recomiende un goleador y Monchi habló conmigo”, empezó diciendo.

Continuó: “Soy el primer paraguayo en ir a España, primero en trabajar en la Diputación de Segovia como monitor deportivo. A través de mi buen desempeño llegaron los demás, caso contrario no hubieran llevado a nadie más”.

El polifacético Ricardo jugó fútbol en Cerro Porteño desde los 7 años hasta la Infantil, y en cuanto al fútbol de salón salió “campeón del República en el Intercolegial con Virgen de Nazareth. Fui a Olimpia, luego a Coronel Escurra para jugar con los hermanos Carosini y ese año, a los 18, fui a España, al Unión Sport de Madrid (después se llamó Mailing Center). Luego fui al Caja Segovia, Fútbol Sala Cuéllar, Segovia Nava Molduras, Pizarrales Isotónic y Dulces Herma de Valladolid. Jugué de lateral, poste, pero donde más se me conoce es en el puesto de pívot”.

Riky comentó “llegué solo a una final de la Copa de España, porque pasa que siempre jugué en equipos modestos. Estuve 15 años, jugué 12 y luego fui entrenador del Fútbol Sala La Cojalba. También cree la Escuela de Fútbol de Cuéllar, hasta que en el 2000 volví al país, entrené a San Antonio y luego presenté mis papeles en el club Olimpia donde trabajé 10 años como fisioterapeuta. También fui DT del San Ignacio de Loyola de salonismo y actualmente entreno criaturas de 5 años para arriba y tengo mi consultorio de fisioterapia en mi propia casa”.