Homenaje a héroes de Piribebuy

PIRIBEBUY, Cordillera (Desiré Cabrera, de nuestra redacción regional). El Círculo de Oficiales Retirados de las Fuerzas Armadas de la Nación y el Centro de Estudios de Altos Estratégicos, rindieron homenaje ayer a los héroes que con bravura y tenacidad defendieron a la patria en la batalla de Piribebuy, que ocurrió el 12 de agosto de 1869 durante la Guerra contra la Triple Alianza (1864 - 1870) de Argentina, Brasil y Uruguay.

Las autoridades exhiben al público la placa que honra a los caídos en la batalla de Piribebuy. Fue ayer.
Las autoridades exhiben al público la placa que honra a los caídos en la batalla de Piribebuy. Fue ayer.Archivo, ABC Color

El acto fue muy emotivo, durante el cual fue inaugurada una placa en el mural erigido en honor a los caídos en el Hospital de Sangre, ubicado en el barrio Santa Ana de esta localidad. También acudieron al evento el intendente local, Blas Manuel Gini (PLRA), además de los oficiales retirados y la banda de músicos de la Artillería del Ejército.

El Gral. (SR) Hugo Mendoza leyó un relatorio de lo que fue la cruenta batalla y de horrorosos hechos que sucedieron en el sitio. Asimismo, se realizó un agradecimiento especial al Gral. Sibar Benítez (SR), por haber sido uno de los propulsores del proyecto.

Enfrentamiento

PUBLICIDAD

En el fragor del ataque de los aliados al pueblo de Piribebuy, ciudad esta que en ese entonces era capital de la República, el general brasileño Juan Manuel Mena Barreto fue abatido con un certero disparo del cabo Gervasio León, de 14 años. Luego, el conde D’Eu arremetió con furia. La primera víctima fue el comandante paraguayo Pedro Pablo Caballero, quien al no pronunciar palabra alguna de rendición fue descuartizado frente a su esposa.

Buscando saciar su sed de venganza mandó detener a un humilde maestro guaireño, Fermín López, a quien también mandó degollar con sus dos alumnos al lado.

Por último le hablaron del Hospital de Sangre. Dio la orden y fue quemado. Los que intentaban salir, a punta de bayoneta entraban nuevamente, según historió Miguel Ángel Romero, encargado del Museo Pedro Pablo Caballero.

No solo paraguayos murieron allí. En el hospital también estaban heridos de las fuerzas aliadas. Los soldados que cumplieron la directiva del conde D’Eu olvidaron eso y sin temblarles el pulso quemaron vivos a todos, incluso a los niños.

Esos desbordes produjeron en Piribebuy una leyenda de acontecimientos luctuosos, que permanecen hasta ahora en la memoria de algunos pocos. Hoy existe ahí un monumento, desde 2006, en honor a los caídos en la Batalla de Piribebuy y de los que murieron en el Hospital de Sangre. La Secretaría Nacional de Cultura mandó reacondicionar y restaurar el monumento este año, en el marco del sesquicentenario de la Batalla de las Cordilleras.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD