Chipa apo a lo yma, una tradición que persiste

El tradicional chipa apo reviven hoy muchas familias paraguayas para compartir el alimento típico en los días santos. Si bien ya existen alternativas que facilitan el preparado, en el interior del país sigue la elaboración a lo yma (a la antigua).

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/W4YLHSMJCBGIZNPOYEVWB2O6DY.jpg

El angu’a (mortero) y el molino de mesa para moler el maíz recobran vida cada Semana Santa en las casas de muchas familias y comités de distritos del interior de nuestro país. En Quyquyhó, departamento de Paraguarí, mantienen la tradición de reunirse cada Miércoles Santo para elaborar la chipa a lo yma (a la antigua).

La chipa es el alimento que reemplaza a la carne roja que los católicos evitan consumir el viernes y sábado santos.

Cada miembro del grupo aporta lo que puede, ya sea maíz, huevo casero, queso Paraguay, anís, sal, leche, almidón y otros ingredientes, que mayormente son de producción propia.

PUBLICIDAD

Uno de los lugares en el que persiste la práctica de la elaboración del chipa mestizo en Semana Santa es el rancho “Jazmín”, propiedad de Reina Bobadilla, ubicado en la compañía Mbói Ka’ê del mencionado distrito. El preparativo se inicia bien temprano con el ordeño de vacas, sigue con la cosecha y selección del maíz de la chacra, pasa al proceso de desgranado, cocción y secado. Del gallinero juntan huevos.

El maíz se machaca en el mortero o se pasa por el molino para agilizar la preparación. Luego se tamiza con el yrupê (cedazo) para empezar con la mezcla de ingredientes y amasar. A la par, ya se pone a punto el tatakua con una fogata con mucha leña.

Tras darle forma a la masa se colocan en bandejas sobre hojas de banano, que le dan un sabor y aroma únicos a la chipa, explica ña Reina.

“En los hogares de la campaña aún hacemos de esta manera la chipa y a mucha gente le resulta extraño eso. Así esperamos a nuestros familiares para la Semana Santa”, comenta.

Añade que le gustaría que se explote turísticamente esta tradición para dar a conocer la riqueza cultural y gastronómica de las distintas comunidades del interior de nuestro país. Invitó a mantener esta práctica, pues considera que es una de las pocas actividades que logra reunir a los integrantes de las familias paraguayas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD