Indígenas preocupadas por la niñez

En la comunidad Palo Santo del distrito Irala Fernández, departamento de Presidente Hayes, se realizó una reunión de madres y abuelas preocupadas por la situación de la niñez y adolescencia indígena y por los varios hechos de suicidios de niños y adolescentes.

En grupo se reunieron las abuelas, madres, tías para dialogar sobre los casos de suicidio.
En grupo se reunieron las abuelas, madres, tías para dialogar sobre los casos de suicidio.Archivo, ABC Color

La Articulación de Mujeres Indígenas de Paraguay (MIPY) compartió un espacio de diálogo en la comunidad Palo Santo, en la zona de El Estribo del distrito de Teniente Irala Fernández, en el departamento de Presidente Hayes. Palo Santo es una comunidad chaqueña perteneciente al pueblo Enlhet Norte. El encuentro se realizó con el apoyo del Centro de Documentación y Estudios (CDE) y la Articulación Feminista Marcosur (AFM) con la cooperación de Unicef y Unión Europea.

“Vinimos a esta comunidad porque una de las integrantes de nuestra organización, Lina López Gómez, nos expuso que una de las mayores preocupaciones de la comunidad es el recurrente suicidio de niños, niñas, adolescentes y jóvenes indígenas. Nosotras no podemos ofrecer soluciones mágicas, pero sí un espacio de diálogo entre las mujeres para ver cómo podemos enfrentar y prevenir esta situación que afecta a las madres, abuelas, hermanas, tías y juntas podamos encontrar soluciones”, dijo Tina Alvarenga durante el encuentro que reunió a más de 30 mujeres en la iglesia de la aldea.

Desde el 2014 al 2018, en el Pueblo Enlhet Norte, se registraron 11 muertes por suicidio.

PUBLICIDAD

Manejo de acoso e intentos de suicidio

Durante el debate se evidenciaron algunos riesgos para las niñas y adolescentes de la comunidad. Lo que preocupó a las mujeres fue el hecho de la presencia de albañiles no indígenas que molestan a las niñas y adolescentes y no saben cómo lidiar con el tema. Ellos llegan a las comunidades con proyectos de construcciones de vivienda. Por otro lado, dijeron que necesitan capacitación para las adultas y las jóvenes. “En mi familia hemos vivido intentos de suicidios en diciembre y en enero. Llegamos a tiempo, pero necesitamos saber qué es lo que les está pasando a nuestros jóvenes y para eso, necesitamos ayuda de profesionales”, dijo en guaraní Marta González, una de las participantes. Aunque la mayoría de los casos son de varones, también hay casos de niñas y adolescentes.

¿Cómo se puede prevenir? ¿Qué se puede hacer a nivel familia, comunidad y Estado? se preguntaban entre ellas para los diálogos durante la jornada.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD