Tras amenazas a corresponsal de ABC, políticos intentan desligarse

El diputado Freddy D’Ecclesiis (ANR) y el intendente de Santaní, Agustín Ovando, intentaron desligarse de las amenazas que seguidores de su movimiento lanzaron contra un corresponsal de ABC Color.

Freddy D’Ecclesiis (ANR-Añetete), diputado, fue uno de los que encabezó el atropello al predio.
Freddy D’Ecclesiis (ANR-Añetete), diputado, fue uno de los que encabezó el atropello al predio.Archivo, ABC Color

El diputado Freddy D’Ecclesiis (ANR-Añetete) y el intendente de Santaní, su correligionario Agustín Ovando, encabezaron la turba que atropelló una subsede de la Gobernación de San Pedro ubicada en Santaní y causó grandes desmanes el pasado 9 de enero.

Fue el punto más álgido de la disputa política que existe entre el diputado D’Ecclesiis y el gobernador del departamento de San Pedro, Carlos Giménez. Ovando acompañó al legislador pues fue este quien lo lanzó a la intendencia local.

Si bien los tres políticos sampedranos pertenecen a las filas del movimiento Colorado Añetete, del presidente de la República, Mario Abdo Benítez; Giménez y D’Ecclesiis llevan tiempo enfrentados y lanzándose fuertes acusaciones mutuas.

Personas que se encontraban en el lugar relataron que con gran prepotencia, D’Ecclesiis amenazó diciendo que quemaría el lugar y, con improperios y palabras irreproducibles, ofendió a todas las personas que no pertenecen a su grupo político.

Amenazas contra periodista

Sergio Escobar, corresponsal de ABC Color, se encontraba en el lugar y envió reportes sobre lo que había ocurrido. Esto generó molestias entre los seguidores de D’Ecclesiis, que lanzaron amenazas contra el periodista.

Uno de los guardaespaldas del diputado, Carlos Froilán Ortiz Duarte, que se presenta como “Froilán D’Ecclesiis”, dijo a Escobar que debía dejar de publicar.

“No pasó nada”

Tanto D’Ecclesiis como Ovando intentaron minimizar lo que había ocurrido con Escobar durante una visita de un equipo de nuestro diario. “Yo estuve en la conversación, escuché algunas palabras. Era una conversación fluida, no escuché que nadie alzara la voz. No percibí en su justa dimensión”, dijo el intendente Ovando.

El jefe comunal insistió en que no escuchó “palabras ofensivas o de amenazas”.

Aunque él mismo reconoció haber convocado la manifestación junto a D’Ecclesiis; Ovando dijo que no podía hacerse responsable de lo que había ocurrido.

Cuando le dijo que él había convocado la manifestación, intentó desligarse y se contradijo varias veces diciendo que en realidad la movilización había sido autoconvocada.

Por su parte, el diputado aseguró que llamó la atención a Ortiz Duarte.

En un primer momento, D’Ecclesiis intentó desligarse de la convocatoria de la manifestación y sostuvo que él simplemente acompañó a santanianos.

Sin embargo, la turba que atropelló la subsede de la Gobernación se había reunido en su lujosa quinta y de allí partió hasta el lugar. Cuando se le señaló ese punto, el colorado abdista no tuvo otra que reconocer el hecho.

También intentó minimizar las amenazas contra el corresponsal de ABC. “Te puedo asegurar que acá no va a pasar nada”, afirmó.

juan.lezcano@abc.com.py