Jugamos para aprender a convivir en armonía

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/VRDKF753PNB4HETUFN3ZWKXMAQ.jpg

¿Cómo lo haremos?

1. Motivamos a los niños para que, de manera voluntaria, comenten las actividades que se realizan en su comunidad; por ejemplo, quién cultiva la tierra, vende verduras, cura a los enfermos o construye casas. Luego, les pedimos que se caractericen con un personaje de la comunidad, con algún oficio o profesión (tendero, músico, bombero, campesino, maestra, barrendero, estudiante, doctora, carnicero, entre otros) para representarlo. Nos ubicamos al azar en el patio, a 60 cm de separación unos de otros. 

2. Ponemos la madeja de hilo en las manos de uno de los personajes. Le indicamos que sujete la punta del hilo y que grite: «¡Yo soy el… (nombra a su personaje) y me relaciono con… (mencionará a otro personaje y la manera en la que se relaciona con él)!». Por ejemplo: «¡Yo soy el panadero y me relaciono con el almacenero, porque le compro harina!». Al decir esto, le enviará la madeja al otro, sin soltar la punta. Indicamos a quien recibió la madeja, que grite su frase, sujete un tramo del hilo y, sin soltarlo, mande la madeja al personaje con el que se relaciona, sin moverse de su lugar. Así iremos tejiendo una red, hasta que se termine la madeja o todos los participantes tengan un pedazo del hilo.

PUBLICIDAD

3. Cuando ya estén «en-red-ados», señalamos al azar a algún niño y le pedimos que se movilice a su gusto por el área. Nadie debe soltar su hilo, para lo cual deberán desplazarse junto con el que originó el movimiento. 

4. Repetimos lo mismo con otros alumnos. Antes de continuar moviéndose, les preguntamos: ¿qué pasa cuando alguien se mueve en otro sentido?, ¿qué deben hacer para no romper o soltar el hilo? y, si quisieran realizar una acción conjunta, ¿qué deben hacer? 

5. Según las reflexiones anteriores, les pedimos que se pongan de acuerdo y seleccionen otra área para desplazarse hacia ella, como una telaraña gigante. 

6. Para concluir, conversamos con ellos y les consultamos cómo se sintieron al trabajar juntos para trasladarse de un lugar a otro, qué hicieron para lograr moverse sin que se rompa o suelte el hilo y qué debemos hacer para actuar en equipo. 

7. Comentamos que así funcionan las personas en nuestra comunidad, en la que las acciones de un miembro afectan a otros, y que cuando trabajamos en conjunto podemos lograr metas comunes. Si todos colaboramos y respetamos el aporte de cada uno, podremos convivir en armonía y solidaridad.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD