Cambio inoportuno e impopular

El fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, admitió ante la Conferencia Episcopal Paraguaya que el cambio del fiscal adjunto anticorrupción fue hecho a destiempo y confesó que no esperaba una reacción ciudadana como la que se dio, en rechazo a la decisión.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=2004

Cargando...

Los obispos del Paraguay, que durante la semana pasada se reunieron en su 199ª Asamblea Plenaria Ordinaria, recibieron al fiscal general del Estado, quien ha solicitado un espacio para explicar los antecedentes y fundamentos de su decisión de realizar diversos cambios y traslados en el Ministerio Público, entre los que está el caso que involucra al fiscal adjunto Carlos Arregui, dice un comunicado oficial.

“En este último caso, el Dr. Díaz Verón reconoció que el cambio ha sido hecho a destiempo y que no esperaba las reacciones ciudadanas que se están dando”, dice el comunicado de la Iglesia.

Los obispos explicaron que como parte de las relaciones Iglesia-Estado, previstas en el Artículo 24 de la Constitución Nacional y basadas en la independencia, cooperación y autonomía, es normal y frecuente que la CEP reciba o solicite reuniones o diálogo con las autoridades públicas.

“Así también las autoridades de la CEP, con frecuencia, reciben a diversos sectores y actores políticos y sociales que solicitan audiencia para presentar sus inquietudes y proyectos a los obispos, o informan sobre sus acciones”, señala el escrito.

Agrega: “La Iglesia sigue con atención los asuntos y situaciones del ámbito nacional y, en este caso particular, lo concerniente al tema que involucra al Ministerio Público en su importante función de representar ‘a la sociedad ante los órganos del Estado’, de conformidad con el mandato del Artículo 266 de la Constitución Nacional”.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...