“Pieza clave” de secuestro, ante la justicia paraguaya

Con la extradición de Víctor Aquino Domínguez a nuestro país, materializada el jueves último, el Ministerio Público pretende llevar a juicio oral a los tres sospechosos de haber orquestado el secuestro de la contadora Dalia Scappini, ocurrido en agosto del 2011. Aquino Domínguez está sindicado como cerebro del plagio, que según investigadores fue planificado juntamente con su hijo Víctor Amín Aquino y Genaro Vidal Blaires Jara Casco. Estos dos últimos actualmente esperan en prisión el inicio de la audiencia oral y pública, al igual que otros procesados por su participación en diferentes etapas del plagio.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=2001

Cargando...

La acusación fiscal afirma que el plagio fue ejecutado por el grupo integrado por Julio César Fernández Müller, Benito Luis León, Genaro Vidal Blaires , Mabel Karina Martínez (prófuga), Francisco Aquino Andrada (prófugo), Víctor Amín Aquino, María Alejandra Neyra y Víctor Aquino Domínguez, entre el 10 y el 25 de agosto de 2011 en Ciudad del Este.

La contadora Dalia Scappini Campos fue secuestrada el 30 de agosto de 2011 detrás del club Guaraní de la capital, cuando iba a su trabajo y liberada cinco días después.

Según la fiscalía, para la toma de rehén se utilizó un automóvil Toyota robado en la noche del día anterior, en Luque. Ese vehículo fue igualmente utilizado por Blaires, Martínez y Aquino Domínguez para merodear la casa de Dalia, ubicada en el barrio San Vicente, horas antes del plagio.

Los investigadores concluyeron que Fernández activó celulares con documentos denunciados como extraviados, en tanto que León consiguió la casa del cautiverio.

Luego que Dalia fuera tomada, la llevaron hasta la primera casa del cautiverio ubicada en la Calle Amistad casi Constitución Nacional, del barrio Caacupemí de la ciudad de Capiatá, donde le aguardaba León. Este confesó que desde ese instante se encargó del cuidado y custodia de la víctima hasta su posterior liberación.

En este local también estuvieron Amín Aquino y Neyra, quienes igualmente hicieron de custodios. Esa misma noche, Dalia fue trasladada a su segundo lugar de cautiverio, ubicado en Villa Conavi de Itauguá, donde estuvieron hasta el 4 de setiembre.

En la fecha indicada, a la noche, Aquino Domínguez y Blaires citaron en el shopping Villa Morra a Fernández Müller y le ordenaron que se libere a Dalia, tras lo cual la víctima fue llevada por León hacia las inmediaciones del autódromo Aratirí de Capiatá, para su liberación, siempre de acuerdo a la acusación.

El prófugo Francisco Aquino habría sido el encargado de negociar el rescate, según los investigadores. Pese a que los captores solicitaron US$ 1.200.000, pretensión reducida a US$ 500.000, no se realizó pago alguno.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...