“El rock ya no da artistas 'mainstream'”

Fundada en 1967, la Rolling Stone es referente de la música y la cultura joven en el mundo. Juan Morris, secretario de redacción de su edición argentina, nos acerca a la intimidad de sus páginas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/GT6V45LVBRFGTF5SHJG7VLZBSA.jpg

En la ciudad estadounidense de San Francisco se editaba, en noviembre de 1967, su primer número. Identificado con la contracultura 'hippie', la revista hurgó en los estándares periodísticos tradicionales para dejar sus huellas en la cultura popular.

En el año 1998 -31 años después de su fundación-, la franquicia desembocaba a la Argentina, a través del grupo La Nación Revistas. Desde entonces, la marca se encargó de sellar el ADN de las distintas expresiones culturales de esta parte del continente, con distribución mensual en Uruguay, Paraguay y Bolivia.

Dentro de las distintas aristas que mensualmente posiciona, el rock ocupa un lugar especial. "Este es un país obstinadamente rockero", nos comenta en Buenos Aires Juan Morris, secretario de redacción. "Acá, a jóvenes y adolescentes, a los 15 años se les sigue ocurriendo hacer bandas de rock y sigue habiendo circuitos de rock muy grandes. Si viajás a Europa o Estados Unidos, hay hip hop, hay pop, artistas de country, hay como muchas cosas distintas y el rock es una cosa más... (piensa). ¡Ni hablar de los DJs y la música electrónica!".

Morris -quien empezó su carrera en la revista de espectáculos Gente y luego en la publicación sobre política y sociedad, Newsweek- asegura que el "periodismo de rock", hoy, es una "antigüedad". "El mundo fue cambiando mucho, ahora -en todo caso- hablamos de la cultura pop. El rock está adentro de eso", enfatiza. "Pero me interesan más, en todo caso, los analistas de la cultura pop. Eso me parece que tiene que ver más con la época: la mirada para analizar los fenómenos y entender qué rol cumple en la trayectoria de una banda o solista que haga ciertos pasos, como una tradición". Es, entonces, cuando ejemplifica y habla de las estrellas post Disney: "Las chicas que, cuando se vuelven adolescentes, se independizan y sacan un primer álbum".

Deslizándose principalmente entre el pop y el rock, la franquicia puede tener en portada -sin mayores conflictos- a figuras que podrían resultar radicalmente disímiles, como Andrés Calamaro, Jorge Lanata, el Papa Francisco y Tan Biónica. ¿Cómo se decide, entonces, la bendita figura principal? "Tenemos como un plan anual de qué tapas nos gustaría hacer. Después, nos dejamos llevar por la actualidad -como pasó, en octubre, con la muerte de Cerati. Después, tenemos plan de notas que vamos desarrollando en proceso, que los autores de la revista van trabajando, planteando".

Morris no tiene reparos en reconocer que -por estos días- no hay muchos artistas argentinos de rock que pueden ser portada de la RS. "El menú de artistas de tapas de rock es acotado. No hay muchos artistas que puedan ser tapa de la Rolling acá; jóvenes, poquísimos. El rock ya no da ese tipo de artistas mainstream".

Históricamente, las críticas de discos, películas, libros y programas de TV, son un infaltable de la revista. Eso sí, desde un balance. "Que haya rock clásico, rap, pop, que haya indie... que haya algo de folclore, que haya mainstream y artistas jóvenes. Que haya cosas nuevas, un balance". Es cuando toma la revista, la hojea y se encuentra con las críticas del mes. Estratégicamente colocadas, nada será casualidad: desde Miranda!, pasando por Gustavo Santaolalla, Tom Petty y Ariana Grande, entre muchos otros. "Un poco encontrar un balance que sea dinámico", menciona.

Morris es consciente de que las críticas pueden llegar a ofender a los artistas -o, por qué no decirlo, lastimar sus egos-, pero también subraya la importancia de un análisis pormenorizado. "Yo entiendo que se enojen. La verdad que está lleno de discos malos que salen... y a todos esos discos malos que salen a los músicos les debe parecer buenísimo. Yo los entiendo: llevan meses y años de trabajo; entiendo que se puedan enojar. No me parece mal que les moleste", remarca, no sin antes reivindicar el trabajo de la crítica. "Nuestro trabajo tiene que ver con qué está aportando culturalmente el artista en este momento: ¿Es un sonido que viene a aportar, evolucionar en algo de lo que está sonando? ¿Es más de lo mismo? ¿Es un disco que tiene riesgos, que no sale de la zona de confort? ¿Implica que tiene las mismas fórmulas de siempre? ¿Busca lugares nuevos? ¿Suena bien, suena mal? ¿Son buenas la canciones, son malas?".

Mientras considera pendiente la incorporación de contenidos de la cultura pop provenientes de Paraguay y Bolivia -"Uruguay lo tenemos bastante aceitado", dice-, Morris remarca la importancia de que el periodismo musical deje de ser complaciente. "Creo que el periodismo musical, históricamente, siempre ha sido muy complaciente con los músicos: ir al músico y hacerle la pregunta que él quiere que le hagan. Bueno, está bien, pero a mí no me interesa hacer eso".

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.