Río sigue batiendo récord y hay señales de repunte desde noviembre

Los récords históricos del río Paraguay en Asunción se siguen rompiendo: este sábado el nivel amaneció con -0,43 metros (m), tres centímetros menos de la menor marca histórica registrada hace 51 años. La navegabilidad se hace técnicamente complicada, pero podría haber un leve repunte desde mediados de noviembre.

El río Paraguay registra su peor bajante de los últimos 50 años, por lo que urgen trabajos de dragado, refieren gremios.
El río Paraguay registra su peor bajante de los últimos 50 años.Archivo, ABC Color

Nelson Pérez, subdirector de Hidrología de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac), conversó este sábado con ABC y explicó que los niveles del río Paraguay siguen a la baja, con un récord que se rompió ayer, viernes, cuando la medición en Asunción alcanzó -0,40 m, un número que se registró en setiembre de 1969.

“Esta es una cuestión cíclica del río (…) esto en particular tiene una ocurrencia por lo menos en cada 50 años”, explicó el funcionario de la Dinac.

Tema relacionado: Río Paraguay alcanzó su mínimo histórico

Según Pérez, la tendencia del río es la de seguir descendiendo porque no hay pronósticos de lluvias de consideración en las zonas desde donde se nutre el río Paraguay. “Esa tendencia (a tener niveles bajos) sucede desde mediados de junio hasta finales de diciembre. A partir de los primeros días de enero tiene que ir subiendo. Lo que más agravó la situación es la falta de lluvias”, añadió.

En otro momento, sostuvo que la situación significa “una alerta” porque a la falta de lluvias de consideración se extiende a nivel regional. "(La situación) es bastante complicada porque aparte de que no estás teniendo lluvias en la medida que vos necesitás, también las aguas del Pacífico ecuatorial están frías. ¿Qué implica eso? Que tenemos hoy instalado una “Niña” a nivel mundial. Eso no implica que no habrá lluvias, pero sí que los aportes hídricos van a estar muy por debajo de lo normal", detalló.

Lea más: Río sigue bajando y sector naviero redujo operatividad a la mitad

Además de los problemas climáticos, el contexto hace que la navegabilidad se complique, lo cual tiene consecuencias graves para el comercio.

“Las barcazas necesitan por lo menos un metro para tener navegabilidad, a partir de eso hay más riesgo de que encalle, que quede varado. Desde Asunción hasta Pilar la navegación es técnicamente muy complicada para barcazas de mediano y alto porte”, señaló.

Finalmente, Pérez dio una luz de esperanza porque contó que hay señales que dan cuenta que las lluvias podrían aumentar su frecuencia desde el 15 de noviembre, lo que podría generar un repunte en el nivel del río. “Las señales son bastante alentadoras”, concluyó.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD