CGR ratifica que licitación para software de IPS estaba direccionada

La Contraloría General de la República (CGR) remitió un nuevo informe sobre la compra de un sistema informático que estaba siendo llevada a cabo por el Instituto de Previsión Social (IPS). Tras revisar los descargos, el ente de control se ratificó en que la licitación de G. 40.000 millones estaba direccionada.

Casi G. 40.000 millones pretende gastar el IPS en un software para Alto Paraná.
Casi G. 40.000 millones pretende gastar el IPS en un software para Alto Paraná.Archivo, ABC Color

La CGR remitió este jueves una nota al nuevo titular del IPS, Vicente Bataglia, en el que reconfirmó lo que ya se había señalado en un informe de diciembre pasado sobre el proceso de licitación para la compra de un sistema informático para los hospitales del departamento de Alto Paraná.

En esa oportunidad, el ente de control había señalado categóricamente que el proceso por el cual la previsional pretendía gastar casi G. 40.000 millones violentaba el proceso de igualdad y competencia de la ley 2051 “De Contrataciones Públicas”. Básicamente, alertaba sobre un posible direccionamiento pues lo establecido en el Pliego de Bases y Condiciones podía ser cumplido única y exclusivamente por una sola empresa.

“En el pliego de bases y condiciones, se han establecido requisitos que podrían ser cumplidos por un solo oferente”, dice taxativamente una de las observaciones realizadas por la Contraloría General al proceso de compra de un sistema informático realizado por el Instituto de Previsión Social.

El informe había sido enviado al IPS ya el 3 de diciembre del año pasado. A pesar de las advertencias de la CGR, la previsional, encabezada entonces por Andrés Gubetich, decidió adjudicar casi 20 días después a la firma Green SA, de Hugo Wilson Armoa.

El proceso fue nuevamente frenado tras publicaciones de ABC Color que generaron que la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas tomara intervención y congelara cualquier pago.

Molesto por el freno y alegando carencias tecnológicas, Gubetich Mojoli ordenó que los funcionarios de la previsional remitieran nuevas respuestas a la Contraloría sobre las diversas observaciones. Sin embargo, el ente de control las consideró improcedentes pues el plazo había fenecido meses antes e incluso se le había otorgado una ampliación del plazo legal establecido.

Sin embargo, el ente de control señala en el informe remitido este jueves al nuevo titular del IPS, que su predecesor no pudo enviar respuesta alguna sobre la observación que señalaba un posible direccionamiento.

El ente de control señala que el IPS debería volver a convocar una nueva licitación, si realmente existiera la necesidad de la compra de un sistema informático para el departamento de Alto Paraná. “Que los pliegos de bases y condiciones contemplen requisitos que permitan a la institución efectuar la contratación que mejor satisfaga la necesidad detectada, posibilitando la mayor participación, en condiciones de igualdad y libre competencia”, finaliza el documento.

Compra en épocas de fiestas

Mientras la atención de la mayor parte de la población estaba centrada en la cercanía de las fiestas de fin año y en las carencias por las que miles atravesaban, el Instituto de Previsión Social (IPS) terminaría de concretar la cuestionada compra de un millonario sistema informático.

El 22 de diciembre, la previsional encabezada por Andrés Gubetich Mojoli, emitió el código de contratación (CC) para adjudicar a la firma Green SA con un contrato de G. 39.886 millones (unos US$ 5,7 millones) para la provisión de un sistema informático.

El proceso de compra ya había sido frenado en mayo pasado, luego de que llovieran críticas contra el IPS por pretender destinar millonarios fondos para la compra de un sistema informático en medio de una crisis sanitaria y económica.

Millonaria compra

El IPS destinará los US$ 5,7 millones para la adquisición de un sistema de gestión hospitalaria (HIS por sus siglas en inglés) para el hospital regional y los centros asistenciales de la previsional en el departamento de Alto Paraná.

El proceso figura bajo el ID 374.857 en la página web de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP). Según los documentos que constan allí, la firma adjudicada es Green SA, representada por Hugo Wilson Armoa.

Por encima de cualquier compra

La Cámara Paraguaya de la Industria del Software (Cisoft), gremio que nuclea a empresas del rubro, fue una de las primeras en denunciar públicamente las supuestas irregularidades que afectaron el proceso licitatorio.

El propio gremio de las empresas dedicadas al rubro señaló ya en mayo del año pasado que el monto que pretende destinar el IPS supera “de manera exagerada” el costo de adquisiciones similares realizadas en territorio nacional.

El llamado había sido lanzado a finales de abril y se mantuvo en un llamativo silencio hasta que se desató el escándalo. Con la nueva adjudicación se volvió a realizar de la misma manera: en silencio y lejos de la atención pública.

Una institución, diversos sistemas operativos

El IPS ya cuenta con varios sistemas informáticos para la gestión de sus centros asistenciales. Aun así, la previsional pretende gastar cerca de G. 40.000 millones para la adquisición de un nuevo software.

“Los diferentes hospitales y centros del mismo IPS no deberían tener sistemas diversos adquiridos y pagados de forma individual. Se trata de una institución con un solo marco normativo y operativo”, señalaba parte del comunicado de la Cámara del Software al respecto de esta situación.

Ajustaron las bases

Curiosamente, el IPS decidió ajustar varias veces el Pliego de Bases y Condiciones del llamado en cuestión. A pesar de tratarse de la compra de un sistema informático, el Comité de Evaluación admitió que el único oferente –que resultó adjudicado– incluyera dentro de su facturación la venta de insumos médicos para alcanzar el monto mínimo de facturación requerido.

Además, establece como requisito que la empresa adjudicada tenga “experiencia” comprobada en brindar soporte al sistema implementado. Curiosamente, se pide 180 días de “experiencia comprobada” y solo con el sistema que se buscaba comprar. “Los requisitos son consistentes con el direccionamiento de una licitación a una empresa en particular y no a necesidades propias del contratante”, afirmaba