envejecimiento

El aguacate funciona para prevenir la vejez y la aparición de arrugas en la piel. Los antioxidantes ayudan a retrasar el envejecimiento de las células del cuerpo, por lo que dan más fuerza al organismo.
Una buena alimentación, actividad física y un adecuado control del estrés pueden retrasar el envejecimiento. Los alimentos ricos en antioxidantes, fibras y vitaminas contribuyen favorablemente, protegiendo al organismo de la oxidación celular y los efectos de los radicales libres.
Una mayor exposición a los espacios verdes en las zonas residenciales urbanas podría ralentizar el envejecimiento biológico, según un nuevo estudio realizado durante 20 años en cuatro ciudades estadounidenses.
Una pareja de adultos mayores practica yoga al aire libre, sobre el pasto, con rostros complacidos.
Una buena alimentación, actividad física y un adecuado control del estrés pueden retrasar el envejecimiento, los alimentos ricos en antioxidantes, fibras y vitaminas contribuyen favorablemente.
Soledad
angg
La piel no es la única que muestra los cambios con el paso del tiempo, el cabello también sufre transformaciones.
La bióloga Vera Gorbunova comienza algunas de sus charlas con una imagen de la Fuente de la juventud de Lucas Cranach. No en vano lleva 20 años estudiando el envejecimiento, cómo retrasarlo y con buena salud, y para ello investiga animales tan singulares como el ratopín rasurado. Gorbunova (San Petersburgo, 1971), codirectora del Centro de Investigación sobre el Envejecimiento de la Universidad de Rochester (EE.UU) participó en Madrid en unas jornadas organizadas por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) sobre los factores moleculares, celulares y orgánicos del envejecimiento.
El equipo del científico español Juan Carlos Izpisúa ha demostrado que puede retrasar de forma segura y eficaz el proceso de envejecimiento en ratones de mediana edad y ancianos.
Una de las principales razones del aumento de la prevalencia de la diabetes de tipo 2 con la edad es el desarrollo de la resistencia a la insulina, o la incapacidad del organismo para responder a esta, lo que suele estar causado por la reducción de la actividad física a medida que envejecemos.