Bacilos ácidos-alcohol resistentes

Los microorganismos pertenecientes al género Mycobacterium se caracterizan por tener una pared celular completamente diferente a las restantes eubacterias. La pared de las Mycobacterias posee un alto contenido de lípidos, que la hace impermeable a los agentes hidrofílicos, por lo tanto, estos microorganismos no se tiñen adecuadamente con los reactivos utilizados en la coloración de Gram, y no pueden ser clasificados como Gram positivos o negativos.

Las Mycobacterias son teñidas adecuadamente por el método ZIEHL-NEELSEN (tinción ácido-rápida o acid-fast Stain) que utiliza como solución decolorante una mezcla de etanol y ácido clorhídrico. Estos microorganismos, una vez coloreados, son resistentes a la decoloración ácido-alcohólica, y por eso se denominan BACILOS ÁCIDO-ALCOHOL RESISTENTES (BAAR).

Los microorganismos del género Mycobacterium contienen una membrana citoplasmática formada por una bicapa lipídica similar a los restantes eubacterias. Por encima de estas membranas se encuentra el rígido peptidoglicano que contiene N-glucolilmurámico en lugar de N-acetilglucosamina.

Por medio de una unión fosfodiéster, el peptidoglicano se halla unido covalentemente al arabinogalactano, un polímero de arabinosa y galactosa. En la porción más distal y externa de los arabinogalactanos se hallan fijados los ácidos micólicos que tienen cadenas carbonadas largas (C60 a C90). Los glucolípidos son un grupo de compuestos (micolatos de trealosa, sulfolípidos, micósidos, etc.) que se encuentran asociados no convalentemente a los ácidos micólicos y se ubican periféricamente en la pared.

Los micolatos de trealosa (llamados factores de cordón, porque su presencia produce cultivos que tienen forma de cordones serpenteantes) y sulfolípidos se encuentran principalmente en las cepas de Mycobacterias más virulantes.

El lipoarabinomanano (LAM) es un compuesto que se halla anclado en la membrana citoplasmática. El LAM es considerado como el equivalente mycobacterianos del lipopolisacáridos de los Gram negativos, debido a que provoca una importante respuesta antimicrobiana en macrófagos.

En las cepas de las Mycobacterias más virulentas, la arabinosa terminal del LAM está recubierta con residuo de manosa (manLAM) a diferencia de las cepas no virulentas que no están recubiertas (AraLAM).

Además, el LAM también podría servir como poro para el paso de los nutrientes a través de la pared celular. En la pared celular también se encuentran proteínas inmunorreactivas que son utilizadas con fines diagnósticos (PPD).

El Mycobacterium tuberculosis es el agente etiológico de la tuberculosis , una enfermedad que primariamente produce lesiones en los pulmones y que puede causar la muerte si no es tratada en forma adecuada. Existen otras Mycobacterias capaces de producir infecciones en el hombre. El M.bovi también causa tuberculosis, mientras que las infecciones producidas por M.avium, M.kansakii, M.fortuitum y M.chelonei son considerados oportunistas y no tuberculosas.

La lepra es una infección causada por el Mycobacterium Leprae, que es un parásito intracelular obligado, que se multiplica lentamente en células fagocitarias mononucleares como los histiocitos de la piel y en las células de Shwan de los nervios.

La tuberculosis es una enfermedad de distribución mundial, pero de consecuencias devastadoras en los países en desarrollo. En el año 1993, la Organización Mundial de la Salud (OMS-WHO World Health Organization) declaró a la tuberculosis como una ”Emergencia global”.

Se estima que un tercio de la población mundial está infectada con el M. tuberculosis, y que en la próxima década serán infectadas más de 300 millones de personas, de las cuales 90 millones desarrollarán la enfermedad y 30 millones morirán a causa de ella.