Tres décadas de transitar el mundo con la música

Nació en Asunción, vivió en Buenos Aires y reside hace 30 años en Alemania. Se fue con la música que le sirvió de pasaporte para recorrer el mundo. Hoy, de visita en Asunción, Óscar Benito presenta tres discos con sus canciones más aplaudidas por el público internacional.

Óscar Benito muestra en la redacción de ABC Color los discos que contienen su repertorio de siempre.
Óscar Benito muestra en la redacción de ABC Color los discos que contienen su repertorio de siempre.Archivo, ABC Color

Óscar Benito canta desde los 12 años. “Soy totalmente autodidacta, comencé solo”, advierte. Y aquí aquel dicho: “La sangre no es agua”, cobra fuerza. Nació de la unión sentimental de Julia Gilda Orué y Óscar Corrales, director y guitarrista del conjunto folclórico “Los Chulupíes”.

Óscar Benito Orué nació en Asunción, el 4 de noviembre de 1959. De chico, tras la separación de sus padres, viajó con su mamá a Buenos Aires. Allá, en Avellaneda, forjó el sueño e ser cantante. Imitaba a los artistas entonando “Recuerdo de Yparacaí”, “India” y “Galopera”. Julia Gilda le recomendaba que estudie. “Ella quería que tenga una carrera profesional y que la música sea como un hobby. Yo cantaba a escondidas en cumpleaños, en grupos, por el vecindario”.

A los 12 años, Óscar pedía una guitarra que le era negada sistemáticamente. “Yo quiero conocer el mundo, te voy a llevar a recorrer varios países, le decía a mamá. Y eso se hizo realidad, ocho veces la llevé a pasear por Europa”.

PUBLICIDAD

Un día, cuando don Pereira, paraguayo y presidente del club Unión Vecinal de Avellaneda lo invitó a cantar ocurrió lo inesperado. “El club no quedaba lejos de casa y los parlantes de antes eran muy potentes. Mamá escuchó que me anunciaron y se fue a ver qué pasaba. Se emocionó y ahí mismo decidió comprarme la guitarra”.

Óscar Benito recorría las disquerías de Buenos Aires para mirar los discos de artistas folclóricos paraguayos. Vio un long play de Luis Alberto del Paraná, a quien admiraba profundamente y se preguntó: “¿Será que alguna vez yo voy a ser como ellos?”.

Tenía 17, cuando en 1976 volvió a Asunción. “Yo no quería venir, mamá me tuvo que decir que veníamos de vacaciones nada más. Ya tenía mis relaciones amorosas, mis amigos, mi mundo estaba en Buenos Aires. Pero, tuvimos que volver...”.

PUBLICIDAD

No tardó el joven cantante en integrarse al ambiente artístico asunceno. Participó de una peña en el restaurante El Bosque, donde su dueño, Barni, escucho su voz y le ofreció un contrato. “Se me abrió la gloria. Iba a cobrar por primera vez. Y, enseguida, se me abrieron las puertas del espectáculo. Alternaba actuación en el Hermitage, La Carreta, El Jardín de la Cerveza y otros escenarios”.

Ya con nombre en la cartelera musical capitalina, Oscar Benito quiso conocer a su padre, al que había visto por última vez de niño. Sin despertar sospechas, averiguó con colegas músicos y supo que lo encontraría en el local de Panuncio Espínola, sobre la avenida Eusebio Ayala. “Me instalé en una mesa, pregunté al mozo a qué hora suele venir Óscar Corrales y me senté a esperar. Apareció y de lejos lo reconocí, me acerqué le saludé e inventé que quería contratarlo para una fiesta familiar. El ni sospechó quién era yo, pero luego le invité algo de tomar y seguimos hablando, hasta que en un momento me dice: ‘pero vos me tenés cara conocida, cómo te llamás’. Ahí me presenté y se quedó sin saber qué hacer. Me pidió permiso, se fue al baño y volvió. Estuvimos tres días juntos sin separarnos. Pero, él, que era un ‘picaflor’ me presentaba como su hermano. Hasta actuamos juntos como Los Hermanos Corrales”.

En junio de 1984, desde el escenario de El Jardín de la Cerveza, Óscar Benito fue visto y oído por doña Carmen Santana del Paraná y un empresario que estaban formando una agrupación nueva, “Los Muchachos Paraguayos” para seguir los caminos de Luis Alberto del Paraná en Europa. Le dieron 24 horas para firmar contrato y empezar una gira.

“Yo estaba comprometido con Johnny Monte, quién me había propuesto integrar un grupo para ir a Japón. Como faltaban muchos meses para ese proyecto, le comenté a Juanito acerca de lo que me ofrecían. El me dijo: ‘Óscar, las oportunidades se presentan solamente una vez en la vida. Andate, si las cosas no funcionan tenés tiempo de volver y retomar nuestros planes de Japón’. Acepté y viajé a Alemania con la condición de estar tres meses. Cumplí y regresé a Asunción. En 1985, me llamaron otra vez y volví a Hamburgo, con un año de contrato. Ahí conocí a Reinaldo Meza, quien al año siguiente me propuso integrar su grupo Los Paraguayos para una actuación en Dinamarca. Y justo coincidía con una semana libre, entonces me fui con ellos. Así actuaba con Los Paraguayos en mi tiempo libre. Un día teníamos una presentación en la televisión de Berlín y yo dije que mi otro director iba a ver eso y se iba a enojar. Entonces me coloqué un sombrero pirí enorme. Y parece que eso le llamó la atención al camarógrafo que me enfocó de todo ángulo. Al volver al departamento, el manager de Los Muchachos Paraguayos me esperaba para recriminarme. Le expliqué que necesitaba acrecentar ingresos en los espacios libres. No le gustó para nada, menos que actúe con Los Paraguayos. Yo pensé cumplir mi contrato y salir bien. Pero, después de una gira por Austria, a las diez de la noche, el empresario me dice que me mande mudar, que no me iba a pagar nada y que deje el departamento inmediatamente. Feliz, le llamé a Reinaldo, vino a buscarme y pasé a formar parte del grupo Los Paraguayos, estuve con ellos de 1986 hasta 1995”.

Oscar Benito canta, ejecuta arpa, guitarra y compone canciones. Se hizo solista para trabajar por cuenta propia con músicos contratados ocasionalmente. Creó el “Óscar Benito Paraguayan Show Ensamble”, con sede en Hamburgo, donde reside hasta hoy.

El cantante representó al Paraguay en el Festival OTI de la Canción 1992, con el tema “Un amanecer”.

Ahora en Asunción, de visita a familiares y amigos, presenta tres discos: “Villancicos del mundo”, “Serenata paraguaya” y “El trotamundo”, que recopilan las canciones más aplaudidas en los 30 años que lleva por los escenarios del mundo.

yubi@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD