La novela “Atajo”, de Carlos Colombino, gana el premio “Augusto Roa Bastos”

“Atajo” se denomina la novela de Esteban Cabañas (Carlos Colombino) que ganó el premio “Augusto Roa Bastos”, otorgado por la editorial Alfaguara. El escritor se encuentra actualmente en España y desde allá expresó su disgusto por la destitución de Fernando Lugo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/SV55Q2OMMJEBXG53OUJCAXBDAY.jpg

La obra será publicada por el sello Alfaguara. Colombino se hará acreedor del premio de 7.000 dólares y una escultura de Gustavo Beckelmann. Se espera que el artista llegue mañana.

El jurado ha expresado, a través del acta, que la novela “consigue una calidad literaria elevada, a la vez que narra una historia familiar con acertados recursos líricos, muy bien contextualizada en el Paraguay rural de las turbulentas décadas centrales del siglo XX”. El concurso es convocado por Alfaguara, junto con la Fundación Roa Bastos y la editorial Alfaguara.

Colombino “agradece”

PUBLICIDAD

Desde España, Colombino se refirió a la destitución de Fernando Lugo y expresó su “agradecimiento” por poder dejar la Dirección General de Archivos y Museos.

“Desde aquí deseo enviar mi apoyo y solidaridad al presidente Lugo y a Ticio Escobar, con quien he trabajado en la Secretaría Nacional de Cultura. Un poco frívolamente solía decir que si me echaban de ahí lo agradecería infinitamente. Es por ello que, al haber sido despojado de mi cargo (era una carga) debido a esta fraudulenta maniobra por todos conocida, a sus ejecutores les envío mi fervoroso agradecimiento”.

“A cambio, voy a seguir teniendo personajes siniestros para pintar; lo que no es poco pedir, pues siempre pensé que se me iban a terminar. Pero no. A mi edad de 75 años he cruzado este país de sobresalto en sobresalto y lo he plasmado en mi obra. ¿Qué nos espera ahora? ¿Resta algo que se pueda destruir? Bueno, tendré temas nuevos ya que mi pintura se nutre de ese infortunio enamorado del Paraguay, que, según Milda Rivarola, a estas alturas es un concubinato. Como fabricante de ruinas que somos, nos vamos dando manija contra todo lo que aparezca. A manotazos, ‘a dentelladas secas y calientes’, muere la democracia en el Paraguay. ¡Viva la democracia!”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD