Boris Spassky vs Aron Reshko, Leningrado 1959

Hay una frase referida a alguien que, ignorándolo, va rumbo al desastre, se expresa algo así como: “Se está por rifar una trompada y no sabe que tiene todos los números”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/OYXNSPXYXZH7BE5T46IWOUNHIE.jpg

Cargando...

Por lo que recordaremos hoy, creo que el lector compartirá mi impresión de que Boris Spassky, varias veces, tuvo todos los números de la rifa, salvo uno o dos, y fueron esos los que salieron cuando se sorteaban cosas más graves que un puñetazo.

En 1955 Spassky fue el representante de la URSS para el Campeonato Mundial Juvenil disputado en Amberes, Bélgica; su entrenador, que originalmente iba a acompañarlo, era Alexander Tolush, pero Tolush se rompió una pierna, y quien lo acompañó fue Yuri Averbach, lo cual seguramente ya fue un hecho afortunado para Spassky.

Averbach fue a Amberes por un camino, y Spassky por otro, junto a un tal Soloviev, descripto como un “Empleado del Comité de Deportes”.

Con 18 años Spassky era muy hablador, “tal vez demasiado, podría decirse”, comentó Averbach en Centre-Stage and behind the scenes, los tres comían en casa de unos emigrantes rusos, en la mesa Spassky hablaba con total libertad de temas políticos entonces arriesgados, Soloviev escuchaba con atención.

Averbach cree que Spassky expresaba lo que pensaba gran parte de la juventud de Leningrado, no conocían bien la época de Stalin, y no temían ser críticos.

Spassky se consagró campeón del mundo juvenil, y al terminar el torneo pasaron dos días en la embajada soviética de Bruselas, allí había una mesa de billar y Spassky jugaba con cualquiera que apareciese por la sala.
Cuando jugaba al billar, Spassky estaba acostumbrado a utilizar el llamado “léxico Tolush”, es decir, expresiones adquiridas de su entrenador, con un argot plagado de palabrotas; una vez, sin él saberlo, se unió el embajador, a quien le quedó una muy mala impresión del joven campeón.

Spassky iba a volar a Estocolmo para reunirse con el ya sanado Tolush, y luego jugar el Torneo Interzonal de Gotemburgo, pero Soloviev, tras hablar con el embajador, les informó que tuvo que reportar al Comité de Deportes el comportamiento de Spassky y que en vez de a Estocolmo, Spassky debía volver de inmediato a Moscú.

Averbach intentó hacer ver a Soloviev que eso destruiría la carrera de Spassky, pero Soloviev no se inmutó, dijo que debía cumplir con su deber.

Afortunadamente Averbach conocía a V. Kamchatov, el cónsul de la URSS en Bruselas, le contó lo sucedido, y le pidió ayuda, tras pensar unos minutos el cónsul dijo que Spassky debía dar explicaciones, pero que podía hacerlo tras Gotemburgo, y así fue.

Spassky jugó bien el Interzonal y se clasificó al Torneo de Candidatos, al volver a Moscú, felizmente el caso se había enfriado, Spassky se disculpó, y no pasó nada grave, si bien lo sucedido quedó registrado por la KGB.

“¿Aprendió” Spassky de la lección de Bruselas? no, para nada, siguió pensando y actuando de forma independiente, o “comprando casi todos los números de la rifa”; David Bronstein cuenta que en 1960, cuando él y Spassky fueron a Argentina a jugar en Mar del Plata, Bronstein le dijo que debían hacer una visita de cortesía a la embajada soviética, Spassky lo rechazó, diciéndole “David Ionovich, ve tú, yo no. Pertenezco a una generación distinta, donde estas reglas no se aplican”.

Spassky era un actor natural, solía imitar las voces de las “vacas sagradas” del ajedrez soviético, como a su maestro Bondarevsky, a Averbach, y especialmente a Botvinnik.

En una ocasión, en las oficinas de la revista Shakhmaty URSS, hasta se atrevió a imitar a Lenin, “Trabajadores de todos los pueblos, ¡uníos!”, dijo, y luego añadió de su propia cosecha “¿Pero uníos para qué?”, la sorprendida audiencia se reía casi hasta llorar, hasta que se dieron cuenta de que eso era ir muy lejos, Lenin todavía era un icono intocable, afortunadamente para Spassky, otra vez, allí no había ningún “soloviev”.

En 1969, cuando se consagró campeón del mundo, Spassky adquirió deberes burocráticos que detestaba, tuvo que asistir a reuniones tediosas.

Una vez que fue a una de la Federación de Ajedrez, alguien propuso reducir o anular el sueldo de los grandes maestros Salo Flohr y Andor Lilienthal, porque hacía tiempo que no jugaban. Spassky, que había estado en silencio hasta entonces, de repente dijo: “¿Cómo podemos tratar a los veteranos de forma tan cínica?”

En Soviet Chess 1917- 1991, Andrew Soltis cuenta que en otra ocasión se presentó ante una comisión que decidía sobre los limitados viajes al exterior, a Spassky se le preguntó si conocía el nombre de una alta autoridad del gobierno soviético: “No, no lo sé”, fue la respuesta de Spassky, que conmocionó a los miembros de la comisión.

El de mayor rango empezó a burlarse, Spassky lo interrumpió diciéndole: “Camarada, ¿conoce usted el nombre del campeón de ajedrez de Moscú?”, eso suavizó la situación, quedó clara la visión de Spassky, que cada uno conocía lo que debía conocer.

A principios de 1970, los soviéticos intentaron mandar a la Casa Blanca una carta conjunta de los artistas e intelectuales soviéticos más destacados, para protestar por el trato a Angela Davis, Spassky dijo que quería conocer las particularidades del caso antes de firmar, y no se le volvió a pedir que se adhiriese.

Botvinnik tampoco firmó, diciendo que no tenía el hábito de escribirse con Richard Nixon, claro que Botvinnik era un mito; tampoco ninguno de los dos (y otros pocos) firmó la carta de repudio a Korchnoi en 1976, cuando desertó a Occidente.

Volviendo a Botvinnik, de quien Spassky también se burlaba por decir “Olvidé tal jugada”, y negaba su legado, en una entrevista a New in Chess en 2004, Spassky sorprendió definiendo a Botvinnik como a una persona muy cálida, tenía una coraza, “pero cuando había amistad, era una persona muy diferente”.

Contó que cuando murió Vladimir Ragozin, amigo de Botvinnik, este batalló hasta el final con las autoridades para que la viuda de Ragozin conservara el apartamento donde vivía, “lo que en aquellos tiempos soviéticos era muy importante… Cuando Michael [lo dijo en inglés] mostraba su bondad y sus cualidades humanas, me hacía feliz”.

En Schilde, situada a 20 Km de Amberes, donde en 1955 Spassky había ganado el título de campeón mundial juvenil, en 1956 se cambió el nombre del club de ajedrez, pasó a llamarse “Club de Ajedrez Boris Spassky de Schilde”; Spassky lo visitó cuando se cumplieron 50 años de su fundación, dio una sesión de simultáneas y comentó la partida que recordaremos hoy; en 1972 Spassky la llamó su favorita.

Boris Spassky – Aron Reshko
Defensa Caro Kann [B11], Campeonato de Leningrado, 1959
1.e4 c6 2.Cc3 d5 3.Cf3 Ag4 4.h3 Axf3 5.Dxf3 Cf6 6.e5 [6.d3 es más usual.] 6…Cfd7 7.Dg3 [El sacrificio temático de peón 7.e6?! es aquí incorrecto, porque tras 7...fxe6 seguido de ...e5, las negras se liberan.] 7...e6 8.Ae2 Dc7? [Una pérdida de tiempo, era preferible 8...c5 9.f4 Cc6 10.b3 Cd4 11.Ad3, con juego complejo, señaló Spassky, aunque a los módulos les gusta 11...c4 12.bxc4 dxc4 13.Ae4 Cc5, pero la línea no es forzada.] 9.f4 a6 [Otro defecto de la jugada precedente se ve en que no se puede 9...c5? por 10.Cb5] 10.b4 c5 [Spassky sugirió 10...Axb4 11.Dxg7 Tf8 12.Dxh7 c5, seguido de ...Cc6 y ...0–0–0, claro que los módulos actuales lo ven con escepticismo.] 11.b5 c4 12.Tb1 d4 13.Ce4 [A Houdini y Rybka les gusta más esta versión del sacrificio de peón: 13.b6 Cxb6 14.Ce4 C8d7 y aquí elegir entre 15.Cd6+, 15.0–0, 15.Af3, 15.Aa3, etc. Con lo jugado se abre la columna y se sacrifican más peones.] 13...axb5 14.0–0 [No 14.Txb5?? por 14...Dc6; 14.Cd6+ Axd6 15.exd6 y 16.Dxg7 era la alternativa.] 14...Txa2 [A 14...Cc6 seguiría tranquilamente 15.d3.] 15.d3 Txc2! [¡Tres peones!, ¿están compensados?] 16.Ad1 Ta2? [Las negras se quieren quedar “con la chancha y los 20”, ahora la superioridad de desarrollo blanca se hace notar. Era imperativo jugar 16...cxd3 17.Axc2 dxc2 con adecuada compensación por la calidad tras por ejemplo 18.Txb5 Dc6 (o 18...Dc4!?) 19.Dd3 Cc5, o 19...Ca6.] 17.f5! Cxe5 [Es peor 17...exf5 18.Txf5 con idea de 19.Txf7, 19.Cd6+, etc. A 17...Dxe5 es posible 18.Af4, o también 18.fxe6 y no vale 18...Dxe6? por 19.Te1!, con ataque ganador.] 18.fxe6 f6 [Luego de 18...fxe6 19.Af4 Cbd7 20.Txb5 Ta5 hay varias líneas fuertes, como 21.Axe5 Cxe5 22.Aa4! Txa4 (o 22...Txb5 23.Axb5+ Rd8 24.Ta1! y no es posible resistir el ataque de todas las piezas blancas.) 23.Txe5 Dc8 24.Cg5, etc.]

19.Txf6!! [Houdini no cree en esta entrega, luego va suavizando su opinión. Las continuaciones 19.Txb5 cxd3 20.Af4; y 19.Ah5+ Rd8 20.Txb5 dan ventaja de modo tranquilo, pero Spassky no jugó esta partida de modo tranquilo justamente.] 19...gxf6 [La influencia de la torre es demasiado fuerte, debe eliminarse. A 19...Cbc6 sigue 20.Tf7 Dc8 21.Dxg7! Axg7 (o bien 21...Dxe6 22.Cf6+ Rd8 23.Txf8+ Txf8 24.Dxf8+ Rc7 25.Txb5, con ventaja material y ataque.) 22.Cd6+ Rd8 23.Ag5+ Ce7 24.Txe7!, ganando.] 20.Cxf6+ Rd8 21.Cd5 Dd6 [A 21...Dg7 decide 22.e7+.] 22.Ag5+ Rc8 [22...Re8 pierde de varias maneras, recibe mate con mayor rapidez tras 23.Cc7+ Dxc7 24.Ah5+] 23.Ag4! [Amenazando 24.e7+.] 23...Cxg4? [Pierde de modo sencillo. 23...Cbd7? pierde por 24.exd7+ Cxd7 25.Axd7+! Rxd7 26.Dg4+ De6 (26...Rc6? 27.Dc8+ lleva a un mate rápido.) 27.Cb6+ Rd6 28.Cxc4+! etc. 23...Dxd5 permite coronar tras 24.e7+. Lo más resistente, y la razón de la duda de los módulos, es 23...Ag7! 24.Ce7+ Rc7 25.Cf5 y ahora 25...Da3! (es peor 25...Dxe6 26.Cxg7 Dd5 27.Af3 etc.; 25...Dc5 sigue 26.Ae7 Dd5 27.Af3 Dxe6 28.Ad6+ Rb6 29.Txb5+! Ra7 30.Axb7! ganando.), y ahora lo preferido por Houdini es 26.Af4 Cbc6 27.Txb5 Af6 28.Af3, con una posición endiablada.] 24.e7 Axe7 [Tampoco es suficiente devolver material con 24...Txg2+ 25.Dxg2 Ag7 26.Dxg4+ Cd7 27.Txb5, o mejor aún 27.Ta1, etc.] 25.Dxg4+ Cd7 26.Cxe7+ Rc7 27.Af4 Ce5 28.Dg7 Rb6 29.Axe5 De6 30.Axd4+.
1–0

Problema Nº 396

Solución del problema Nº 395
Blancas: Rg1, Dc3, Tc6, Ag2, Cd5, a5, f2, g3, h4 (9)
Negras: Rg8, Db8, Td8, Ae6, Cf5, a7, f7, g6, h5 (9)
Juegan las Blancas
El italiano Fabiano Caruana (2.767) se impuso en el fuerte abierto de Reikiavik disputado en la capital islandesa del 6 al 13 de marzo. Obtuvo 7 1/2 sobre 9 puntos, seguido de siete maestros con 7 puntos, segundo fue Ivan Sokolov (NED 2.653) y tercero David Navara (CZE 2.700). La gran sensación pudo haber sido la campeona del mundo de 18 años Hou Yifan (CHI, 2.639), que hizo 7 puntos y desperdició una ventaja ganadora en la última ronda ante Caruana, la victoria le habría otorgado el primer puesto sin compañía. En todo caso, su constante progreso es notable, y por primera vez aparece una rival para Judit Polgar por la supremacía femenina en el Elo.
En la posición del problema Hou Yifan explota sus piezas más activas y la debilidad del enroque negro de forma contundente.
39.Cf6+! [Obliga al rey negro a colocarse en una casilla desfavorable.] 39...Rf8 40.Txe6! Seguiría 40...fxe6 (a 40...Db1+ gana 41.Te1) 41.Cd7+! Txd7 42.Dh8+, etc. 1–0
Hou, Yifan (2.639) - Stefansson, H (2.531), Reikiavik (7), 11.03.2012
Enlance copiado
Content ...
Cargando ...