Solo dos guardias en parque nacional que tiene más de 10.000 hectáreas

Apenas dos guardaparques son destinados para cuidar el Parque Nacional “Serranías San Luis” que tiene 10.273 hectáreas. La reserva se encuentra en el distrito de San Alfredo y está siendo invadida por taladores que instalaron campamentos y un mini- aserradero en el área protegida.

Un tractor con averías y abandonado en el área deforestada, también fue encontrado por la comitiva del Ministerio del Ambiente.
Un tractor con averías y abandonado en el área deforestada, también fue encontrado por la comitiva del Ministerio del Ambiente.

SAN ALFREDO, Departamento de Concepción (Aldo Rojas Cardozo, corresponsal). El parque nacional Serranías San Luis tiene una rica biodiversidad, además de árboles de valiosas especies nativas, como el tajy, incienso, urunde’y, urunde’ymi, palo blanco, entre otras muy codiciadas por los rollotraficantes y aserraderos.

Funcionarios del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) intervinieron una parte de la reserva el 13, 14 y 15 de abril, atendiendo una denuncia de deforestación que se viene produciendo desde hace seis meses. Además de hallar en el lugar a un grupo de taladores, campamentos equipados, un miniaserradero y al diputado liberal horqueteño Arnaldo Andrés Rojas Feris, visualizaron ejemplares de monos y gua’a hovy (papagayo azul), resaltaron los intervinientes.

La tarea de controlar toda la reserva que tiene más de 10.000 hectáreas es difícil o casi imposible para dos guardaparques. No obstante, los asignados a la reserva comentaron que desde finales del año 2019 personas extrañas entran al parque nacional, según dijo el director general de Protección y Conservación de Biodiversidad del Mades, Darío Mandelburger.

“Los guardaparques hicieron los controles e informaron sobre la presencia de personas extrañas dentro de la reserva. A partir de ahí la Unidad de Fiscalización venía controlando la reserva. Desde nuestra dirección, hasta ahora (por ayer) no hemos procesado ningún sumario a los guardaparques”, dijo Malderburger.

PUBLICIDAD

Antecedentes

El lunes 13 de abril una comitiva de funcionarios del Mades y agentes del Departamento de Bosques y Asuntos Ambientales (DEBOA) detuvieron a Rufino Corrales Alvarenga, quien junto a otras personas supuestamente estaba talando árboles dentro de la reserva. Al día siguiente, martes 14 de abril, la misma comitiva destruyó precarias construcciones que estaban dentro del parque, según el informe oficial sobre el procedimiento.

El miércoles 15 de abril nuevamente la comitiva ingresó al sitio y encontró al diputado Rojas Feris.

En entrevista con ABC Cardinal Mandelburger señaló que desconocía “en qué condición” se encontraba en el lugar el legislador, aunque después dijo que había comprado terrenos en esa área.

PUBLICIDAD

El parlamentario, por su lado, indicó que concurrió al lugar en su carácter de miembro de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados porque recibió la denuncia de que los intervinientes destruyeron las pertenencias de una persona que estaba dentro de un inmueble de 318 hectáreas ocupado por una persona identificada como Carlos Barboza con la supuesta autorización del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert).

Solicitaron informes al Indert

El director de Biodiversidad del Mades, Darío Mandelburger, explicó que para el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), el área donde se hizo la tala es fiscal. El fiscal del caso Carlomagno Alvarenga, explicó que el viernes que solicitó informes al ente agrario sobre una autorización a favor de Carlos Barboza, que desde el 2018 ocupa 318 hectáreas de la reserva. Asimismo, fue incluido en la investigación un funcionario del Indert identificado como Alberto Jiménez, quien presta servicio en la oficina del ente ubicada en el distrito de Loreto. El Indert, por su lado, anunció un sumario y traslado.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD