El lago Ypacaraí de nuevo es invadido por cianobacterias

SAN BERNARDINO, Cordillera (Desiré Cabrera, de nuestra redacción regional). La inacción de autoridades gubernamentales y locales desemboca en un nuevo florecimiento de las algas tóxicas (cianobacterias) en el Lago Ypacaraí. Las playas de San Bernardino presentaban ayer de tarde un aspecto lamentable por la capa verde de dichas algas, parecida a pintura que cubría las aguas del lago.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/TEO6BQC6MZEADEY2632KGLH4PI.jpg

Cargando...

En casi siete años nada se ha hecho para recuperar (limpiar) el recurso natural. La entidad binacional Itaipú, en 2012, gastó ocho millones de dólares en estudios e instalación de estaciones de monitoreo y laboratorio de análisis de la calidad de agua. Pero ningún municipio de la cuenca del lago cuenta con un sistema de alcantarillado sanitario.

Las cianobacterias aprovechan las cargas orgánicas y los nutrientes, principalmente fósforo (P) y nitrógeno (N), para reproducirse abundantemente.

El contenido de nutrientes del agua, asociado a la alta temperatura, la transparencia del líquido, la velocidad y dirección del viento y el régimen de renovación del agua, son las principales variables que establecen las condiciones para que se produzca o no la floración de las cianobacterias.

Son 21 municipios de la cuenca del lago los que descargan impunemente desechos sólidos (basura) y líquidos (domiciliarios e industriales) en los arroyos cuyas aguas llegan al lago.

Los líquidos de los arroyos Capiatá, San Lorenzo, Yukyrymí, Yukyry, Pirayú, Ypucú y varios otros cursos superficiales, llegan contaminados al lago.

En agosto del 2012 se produjo el primer “bloom” de las cianobacterias a causa del florecimiento de las algas tóxicas que tiñeron de verde azulado el lago Ypacaraí. A pesar de haberse declarado en emergencia el sitio en un momento, en casi siete años nada se hizo para recuperar ese recurso hídrico.

Según estudios técnicos, el 80% de los contaminantes corresponden a desechos cloacales domiciliarios. Prácticamente cada vez que hay días calurosos, las aguas del lago se vuelven de color verde oscuro, señal de la grave contaminación.

Ni siquiera los municipios del perilago (Areguá, San Bernardino, Itauguá y Ypacaraí), cuentan con un sistema de alcantarillado sanitario, a pesar de los pedidos de la ciudadanía y autoridades locales.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...