Primera medida: la nueva Presidenta de Bolivia remueve la cúpula militar

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, removió ayer a la cúpula militar, y nombró un nuevo alto mando para el periodo de transición, como primera medida al día siguiente de asumir el cargo.

Jeanine Áñez, de 52 años, es la segunda mujer en ocupar la presidencia en Bolivia, en tiempos de agitación social tras la renuncia y salida del país del exgobernante Evo Morales.
Jeanine Áñez, de 52 años, es la segunda mujer en ocupar la presidencia en Bolivia, en tiempos de agitación social tras la renuncia y salida del país del exgobernante Evo Morales.Archivo, ABC Color

LA PAZ (EFE). La presidenta posesionó al general de Ejército Carlos Orellana como comandante de las Fuerzas Armadas, en un acto realizado en el Palacio de Gobierno de La Paz, donde desde agosto del año pasado no se realizan actos oficiales.

Áñez asumió la Presidencia el martes, luego de la renuncia del exgobernante Evo Morales tras confirmarse el fraude electoral cometido en las elecciones del pasado 20 de octubre, intentando mantenerse en el poder.

También asumieron la dirección del Ejército el general Iván Patricio Rioja, de la Fuerza Aérea Boliviana el general Ciro Orlando Álvarez Guzmán, y de la Armada Boliviana el contraalmirante Moisés Orlando Mejía Heredia.

PUBLICIDAD

Al momento de asumir esa responsabilidad, el nuevo comandante de las Fuerzas Armadas, Carlos Orellana, llamó “a la calma a toda la población de Bolivia” para que se depongan actitudes “intransigentes”.

En las últimas jornadas varios grupos, principalmente los que han rechazado la renuncia de Evo Morales, se han visto envueltos en algunos actos en los que se han destruido dependencias públicas y privadas.

Esos enfrentamientos se produjeron en ciudades como La Paz, El Alto y Cochabamba, y se reportaron ocho muertos y 508 heridos.

PUBLICIDAD

Durante su alocución, el comandante saliente, Williams Kaliman, recalcó que las decisiones que asumió durante el periodo de crisis, así como la sugerencia de la renuncia de Morales, se enmarcaron “estrictamente” en la Constitución y poniendo por sobre todo “el respeto a la vida”.

Las normas bolivianas, aprobadas durante el gobierno del propio Evo Morales, dan potestad a las Fuerzas Armadas para intervenir en caso de conmoción interna.

A su turno, la presidenta interina boliviana aseguró que este nuevo alto mando militar de transición asume esa responsabilidad “en un momento crucial” y que en la designación de cada miembro respetó la “institucionalidad ” de las Fuerzas Armadas con la designación de los mejor preparados.

Finalmente, agradeció a los militares del alto mando saliente por “anteponer el imperio de la Constitución y de la vida de nuestros ciudadanos” durante las jornadas de conflicto que derivaron en la salida de Morales del Gobierno de Bolivia.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD