Mensajes y testimonios solo involucran a Dalia

El abogado Alfredo Enrique Kronawetter destaca que al decretar la prisión de su defendido, la justicia se olvida de que el cerebro de los hechos considerados graves siempre estuvo en Paraguay y no en el Brasil y si no fuera por la colaboración de su defendido, la investigación no hubiera tenido el avance que hoy presenta.

En ese sentido, señala que su cliente proporcionó por voluntad propia la contraseña de su celular, para que los investigadores puedan realizar sus averiguaciones. Asimismo, la veracidad de su versión ha sido corroborada con otros elementos de juicio, pero él sigue encarcelado.

La testigo Paula Regina de Oliveira, esposa de Sousa, entregó su celular a la Fiscalía, donde constan los mensajes enviados por Dalia López informando la marcha de las gestiones y también cuando las cédulas y pasaportes quedaron listos. Asimismo, otros procesados revelaron que fue una paraguaya de mucha solvencia la que gestionó y obtuvo la documentación apócrifa (Dalia López, prófuga) y que su defendido no los produjo ni sabía de la situación irregular de los documentos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD