Atentados en la “Frontera Seca” dejan tres muertos

Dos marginales paraguayos y un comerciante brasileño murieron en dos ataques a tiros perpetrados ayer con una hora de diferencia por sicarios en la “Frontera Seca” entre Paraguay y Brasil. La esposa del extranjero resultó gravemente herida y se recupera en un hospital.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/YRVCE3UZLVGRNB5AKRJUJAOSGI.jpg

PEDRO JUAN CABALLERO (Cándido Figueredo Ruiz, corresponsal). El primero de los dos atentados fue perpetrado cerca de las 18:30, en la avenida internacional que señala el límite entre ambos países. Falleció en el acto el brasileño Rafael Ribeiro, en tanto que su esposa, Liz Paola Bobadilla, de nacionalidad paraguaya, resultó gravemente herida y estaría fuera de peligro, dicen las fuentes.

Según los primeros informes, Ribeiro era dueño de un local comercial que funciona en el lado paraguayo de la línea internacional. Tras cerrar su negocio, abordó su vehículo en compañía de su cónyuge, cuando fueron interceptados por los sicarios

Los asesinos, sin mediar palabras, abrieron fuego contra Ribeiro, quien pudo salir de su coche y corrió hasta adentrarse unos metros en territorio brasileño, pero fue alcanzado por los sicarios, quienes lo ultimaron para luego escapar de la escena del crimen.

PUBLICIDAD

El segundo ataque 

Una hora después de aquel ataque, dos marginales fueron acribillados dentro de una vivienda de la fracción Villa Guillermina de la colonia Cerro Cora’i, distante unos ocho kilómetros del centro de Pedro Juan Caballero.

El primero fue identificado como Martín Quintana Caballero y el segundo como Darío Castillo Espinoza, alias Patula.

Según informó el subcomisario Arnaldo Acosta, contra Castillo Espinoza había tres órdenes de captura por hechos de homicidio, mientras que el otro asesinado tiene nueve antecedentes penales por diferentes hechos punibles.

También trascendió que Martín Quintana Caballero era hermano de quien aproximadamente hace un mes fue perseguido a balazos por supuestos sicarios y logró salvarse debido a que consiguió refugiarse en el puesto policial de la colonia Cerro Cora’i, Nelson Quintana Caballero.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD