Internos del Centro Educativo de Itauguá se amotinaron

Unos 25 internos del correccional de menores “Centro Educativo de Itauguá” se amotinaron en la madrugada de ayer en protesta por los malos tratos de algunos funcionarios.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/DTPGB4YPEJHVLPSNRUNESO7WBM.jpg

Cargando...

Policías y bomberos rodearon rápidamente el lugar para evitar que los menores puedan escapar. Poco después de la medianoche, los 25 adolescentes recluidos en el pabellón denominado “3 A” comenzaron a gritar y a destruir todos los muebles, colchones y frazadas que tenían a su alcance. Supuestamente, la reacción de los menores fue a causa de los malos tratos que reciben de dos funcionarios de seguridad de la institución carcelaria.

Pese a los intentos de aplacar la revuelta, los guardias no lograron calmar los ánimos y temiendo una fuga masiva alertaron a las fuerzas policiales de lo que estaba aconteciendo en el sitio a esa hora.

Casi al mismo tiempo llegaron hasta el lugar las primeras patrulleras de las comisarías aledañas y el director de la institución, el profesor Antonio Bazán, quien comenzó a negociar con los cabecillas para terminar la revuelta.

Sin embargo, los adolescentes antes que deponer la actitud belicosa comenzaron a quemar colchones, sábanas y todos los muebles de madera que tenían a su alcance, pero el fuego no prosperó y los guardas pudieron apagarlo rápidamente.

Luego, los internos destecharon un sector del pabellón y treparon sobre el tejado, desde donde anularon a pedradas el sistema de iluminación, dejando a oscuras el sector para intentar una fuga masiva.

Sin embargo, los uniformados ya tenían rodeado el lugar y con disparos intimidatorios de escopetas lograron contener a los menores y evitar que lleguen al vallado perimetral, según explicaron. Tras esto, los 25 volvieron a prender fuego a otro sector del pabellón, pero esta vez el fuego fue mucho más grande, lo que obligó a la intervención de los bomberos voluntarios, quienes ingresaron hasta el sitio con el resguardo de los funcionarios de seguridad y sofocaron las llamas. Uno de los adolescentes fue auxiliado y derivado a un centro asistencial debido a que se intoxicó con el humo.

Ya casi al amanecer, cuando los amotinados se dieron cuenta de que iba ser imposible escapar, bajaron del tejado y se entregaron.

Ya en horas de la mañana, autoridades del Ministerio de Justicia acompañados de agentes de la Fiscalía verificaron todos los destrozos generados por los amotinados, también se realizó el recuento de todos los internos y se confirmó que no hubo fugados, informaron.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...