Creciendo con seguridad y belleza

La asesora de imagen Raquel Sosa, en su labor de aconsejar puntualmente a las mujeres sobre valores sociales y cuidados en el vestir, apunta ahora a un público delicado y especial: las niñas. Conversamos con la profesional para saber acerca de un taller que guarda mucho más que moda y etiqueta.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CNH5RAZNPFDTJOE3UPI5GQ2HAM.jpg

Raquel Sosa vive en Encarnación, desde ahí organiza cursos y viaja donde requieran sus conocimientos. “Me dedico a potenciar la imagen de las personas tanto interna como externamente, considerando que la transformación se debe en primer lugar a la actitud. Luego pasamos a la parte externa, teniendo en cuenta las características de cada una, el estilo y la colorimetría personal”. Raquel es coach nivel 1 (analiza situaciones y aplica estrategias de cambio para vencer obstáculos o trabas en el logro de objetivos), trabaja a nivel individual y grupal. Es creadora y directora de Princess Academy, una academia de desarrollo personal para mujeres de toda edad. Su workshop de etiqueta social para niñas (7 a 13 años) está teniendo gran aceptación y demanda. Un té para conversar sobre moda y sociedad: cómo vestirse, cómo relacionarse, valorarse y cuidarse como mujeres. “La idea de este taller surgió porque, como trabajo con adultas, las mamis –también las nenas– me lo pedían. El taller abarca autoestima, etiqueta en la mesa, buenos modales, uso correcto de la tecnología, imagen y estilo de acuerdo a la edad.

–¿Cuál es el eje de este taller para niñas?

–Lo principal es que puedan entender cuán valiosas son, ayudarlas a encontrar su verdadera belleza, considerando que es una etapa complicada; empiezan los cambios y necesitan seguridad para afrontar situaciones que les toque vivir. A partir de eso trabajar la parte externa, que no debemos descuidar.

PUBLICIDAD

–¿Cómo te sentís con este público?

–La primera vez estuve nerviosa, era algo grande que las mamás me confiaran sus niñas. Fue hermoso. Las nenas estuvieron calladitas y concentradas al principio, después se fueron soltando. Se rieron mucho aprendiendo etiqueta en la mesa; la mayoría no tiene los conocimientos básicos, pero siempre les digo a todas mis alumnas que no es motivo para sentirse mal, sino para aprender y mejorar nuestra vida. Lo que más les interesó fue moda y estilo.

–Estás formando nada menos que futuras mamás y/o profesionales.

–Es un desafío, y me hace feliz aportarles algo que les pueda servir para ser mejores personas, mujeres seguras de sí mismas, potenciando individualmente la belleza y la personalidad.

–¿Qué te parece el mercado popular de ropa infanto-juvenil femenino?

–Creería que es cada vez más difícil encontrar ropa para niñas, más bien hay para adultas en miniatura, con accesorios y detalles inadecuados.

–¿Cómo enfocás sus referentes de belleza, por ejemplo, las estrellas mediáticas?

–Les digo que pueden gustar de una artista, pero no dejarse influenciar por ella. Las artistas visten ropas para bailar (erotismo) que no son modelos para imitar. Las mamás o tutoras somos las encargadas de orientarlas.

–Es una etapa fantasiosa, también aman ser princesas.

–Eso es un sueño para ellas. El secreto está en que descubran su verdadera belleza, que comienza aceptándose como son, y así poder trabajar para sacar la mejor versión de sí mismas. Mi frase para las niñas es: “Sé auténtica. Nunca dejes de soñar porque todo lo puedes alcanzar”.

–Contanos algún ejercicio.

–Para cerrar la primera parte del taller, les hago anotar 5 partes de su cuerpo que más les agraden; luego 5 cualidades que tienen como personas. De manera que se centren en lo que les gusta de ellas, y que quede en segundo plano lo que no.

–¿Qué aconsejás a las mamás?

–Decirles a menudo lo lindas que son y que creen en ellas. Enseñarles buenos modales desde pequeñas (cuánto más tarde, más cuesta). Estar atentas al uso que hacen de la tecnología, poner reglas. No darles todos los gustos en el vestir; explicarles lo que es apropiado y lo que no. Respetar su estilo personal y no imponerles el nuestro. Lo más importante: seamos ejemplos para ellas en el vestir y en el comportamiento.

lperalta@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD