Rubin pide fiscales honestos para combatir la deforestación

“Necesitamos fiscales y autoridades honestos para combatir la deforestación”, afirma el presidente de “A todo pulmón, Paraguay respira”, Humberto Rubin. Resaltó que primero fue un sueño, luego una campaña y ahora una organización ambientalista consolidada que ya plantó más de 48 millones de arbolitos en seis años. La meta es llegar a plantar mil millones de árboles.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/JY4SEUHZR5EJ7J2G2PJB7ZKUEU.jpg

Humberto Rubin afirma que la premiación del “Coloso de la tierra”, que llevan a cabo en “A todo pulmón...”, que premia a los árboles con más años de existencia, le emociona. Porque esos árboles gigantescos testimonian la protección de los árboles, “que no son otra cosa que el pulmón natural de la tierra y, por ende, la vida misma”.

Resaltó que la intención de “A todo pulmón...” es hacer un llamado de atención hacia el grave problema que nos aqueja como sociedad: la deforestación, que llega a tener consecuencias nefastas en el cambio climático por la falta de bosques, como estamos viviendo actualmente con altas temperaturas e inundaciones cada vez peores.

“Vamos a seguir trabajando con todos los sectores de la sociedad para tomar conciencia y unir esfuerzos para dar una respuesta efectiva a este gran desafío que tenemos. Por eso invitamos a toda persona que quiera integrarse como voluntario a la fundación o desea sumar a su marca empresarial a apoyar los proyectos de reforestación. Pueden escribir a hola@atodopulmon.org o contactarse mediante las redes sociales, en Facebook, Twitter e Instagram @atodopulmonpy”, resalta Rubin, quien opina que la convergencia de lo natural y lo urbano, la incorporación de energías renovables y el uso sostenible del territorio son una necesidad creciente en el país y el mundo.

Recordó que la idea de “A todo pulmón, Paraguay respira” nació hace seis años como un sueño, cuando viajaba con su esposa Gloria y ella al ver pasar camiones transportando grandes rollos de árboles hacia el Brasil le dijo: “¡¿Acaso podemos estar impotentes ante tanta impunidad en nuestro país?! El rollotráfico se debe combatir. Están depredando y deforestando nuestros bosques, que son nuestro oxígeno natural. Tenemos que hacer algo”, recordó Humberto Rubin, sentado en su oficina de su emisora, Radio Ñandutí.

Indicó que así hace seis años, un 19 de junio, Día del Árbol, empezó tímidamente a plantar árboles y actualmente lidera una organización consolidada sin fines de lucro, con una tenaz lucha contra la deforestación indiscriminada.

–¿Qué representa cumplir seis años llevando adelante un emprendimiento ambientalista de gran impacto para la ciudadanía?

–Mientras otros tiran abajo un árbol y los fiscales ambientales hacen la vista gorda, porque coimean, llevamos con mi equipo humano plantando más de 48 millones de árboles y otros tantos que faltan registrar. Mi sueño es llegar a plantar mil millones de árboles. Tal vez para esa época ya no voy a estar para ver, pero muchos niños van a poder respirar aire puro, ver que sus ramas están llenas de nidos, disfrutar de la sombra de un árbol en las calurosas tardes de nuestro país, donde tenemos un eterno verano.

Un árbol tarda unos 15 años para darnos una sombrita. Soy consciente de que una sociedad se hace grande cuando los que plantan árboles son mayores, porque no van a esperar su sombra.

“A todo pulmón...” se enfoca de manera integral en la lucha contra la deforestación. Plantar árboles actualmente es apenas un porcentaje de nuestras actividades que hoy van mucho más allá. Trabajamos en educación ambiental, asistencia al sector productivo con asesoramiento técnico.

–¿Por qué Humberto tiene la conciencia que les hace falta a las autoridades nacionales para parar la deforestación de los bosques?

–La corrupción generalizada hace que muchas autoridades solo piensen en el presente. Por eso destaco la concienciación de que se puede combinar vaca, soja y árbol. El 25 por ciento se debe tener árboles en el campo. Hace mucha falta darle fuerza a la policía forestal que se creó hace 3 años, que tienen media camioneta, que no arranca nunca. Este año enfatizaré el pedido al Congreso Nacional para equipar con helicópteros y camionetas a los policías. Precisamos 200 hombres y contamos solo con 18 en total.

Lamentablemente, mucha gente inescrupulosa está echando árboles, pero aún así estamos ganando la batalla, porque estamos reforestando, en todo el país. “ A todo pulmón...” cumple un rol facilitador y las instituciones públicas o privadas y la sociedad civil pueden trabajar de manera más coordinada compartiendo el conocimiento técnico y la experiencia de campo hacia un objetivo más grande, que no es solo individualista de cada institución.

En “A todo pulmón...” con más de G. 3.000 millones 81% se destinan a los proyectos y 19% a gastos de administración y captación de fondos.

Normalmente en las charlas se habla de deforestación, impacto y cambio de uso de la tierra. Ese enfoque no necesariamente llega a un chico del preescolar, por ejemplo. Por eso ahora buscamos hablar de los árboles como productores de alimentos, protectores del agua y del suelo, purificadores del aire. También es un desafío documentar las plantaciones hechas. Es decir, se busca con la ciudadanía cuidar lo que se ha plantado. Muchas veces la gente solo quiere plantar, pero luego se olvida.

En el ámbito empresarial se pretende que, a la vez de empujar al desarrollo, las empresas tengan acciones favorables al medio ambiente, cumpliendo así con su Responsabilidad Social Empresarial para beneficio del Paraguay y el planeta.

Este programa ha sido sumamente exitoso, ya que en un 35% las personas están reportando el lugar donde los plantaron, lo cual permite al equipo de georreferenciamiento mapearlos y poder así darles un seguimiento. Se busca hacer público el mapa para mediados del 2015.

–¿Le da muchas satisfacciones el emprendimiento que lleva adelante?

–A veces me quejo de los que opinan en el quinto poder que dicen: crece el bolsillo de Rubin, judío de mierda, y no los árboles... Es que nadie puede creer que una persona haga algo sin plata de por medio.

–¿Cómo se sostiene la institución?

–Ahora vamos a tener un fondo para bosques que esperamos compartir, porque tenemos mucha trasparencia en el manejo de los diversos programas que llevamos adelante. El primer año tuvimos de Itaipú y Yacyretá unos 300.000 dólares. La gente de la embajada de los Estados Unidos nos dio más de 3 millones de dólares para reforestar parte del Monday. A seis años de aquella idea nacida con perfume de mujer, estoy orgulloso de lograr que mucha gente en general y los empresarios tengan la responsabilidad social de plantar árboles para dar oxígeno al Paraguay a fin de respirar aire puro.

–¿Qué se debe enfatizar en todo el país?

–Que las autoridades les den más valor al oxígeno y a la necesidad que tenemos de respirar aire puro. Y que se cumpla la ley de deforestación cero. Mientras tanto, asumo con mi equipo el compromiso de tener oxígeno para los nietos del presidente Horacio Cartes y para los fiscales coimeros.

–Desarrolló varios programas. ¿Cuál le dio más satisfacción?

–El del río Monday. Todos me decían que es una zona muy inhóspita, muy difícil. También la premiación de árboles “colosos” con los universitarios. Descubrir que hay árboles que pueden dar 100 años de sombra si un tractor no los tira abajo. En fin, ya planté muchos árboles, escribí un libro, tengo 7 hijos de dos matrimonios, solo me restar presenciar fiscales y presidentes “colosos” que frenen la deforestación. Y una ciudadanía y empresarios que cuiden los cauces hídricos.

eolmedo@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05