Fiscal sumariado por pedir “coima” fue trasladado para mantener el cargo

SALTO DEL GUAIRA (Rosendo Duarte, corresponsal). El cuestionado fiscal Ramón Trinidad Zelaya, salpicado por un caso de coima de 5.000 dólares, fue trasladado al Ministerio Público de Caazapá por disposición del fiscal general del Estado, Rubén Candia Amarilla. El alejamiento sería la salomónica salida que encontraron al reprobado funcionario.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/4PIVFC5E4VGO3MCM5C4G64GG3U.jpg
Ramón Trinidad Zelaya fue reasignado en la unidad penal Nº 2 de la fiscalía zonal de Caazapá, en sustitución de su colega Diosnel Giménez Dávalos, a través de la resolución Nº 142 del Ministerio Público. Este último pasa a ocupar el cargo dejado por el primero.

El cambio determinado por el fiscal general del Estado, Rubén Candia Amarilla, habría sido la única salida de orden mediático que encontraron para salvar al cuestionado agente.

Ramón Trinidad Zelaya está sumariado por el Ministerio Público por su supuesta participación en un caso de coima de 5.000 dólares, ocurrido el 18 de noviembre pasado. En la madrugada de esa fecha, la asistente fiscal Angela Ferreira habría vendido una resolución firmada por Zelaya por la citada suma, para la devolución de un camión robado en Brasil. La funcionaria fue detenida in fragantti por el fiscal Anticorrupción Arnaldo Giuzzio, quien la imputó por cohecho pasivo.

Sin embargo, Zelaya escapó de la flagrancia mediante la ayuda de Ferreira, quien lo protegió en el momento de la intervención. Durante el procedimiento, Trinidad Zelaya llegó a ser esposado por agentes de la Unidad Anticorrupción, pero luego fue liberado porque no se logró la flagrancia del cohecho pasivo, ya que la asistente fiscal se negó a entregarle el dinero de la “coima” que recibió por la venta de la resolución.

El fiscal Giuzzio había prometido que imputaría a su colega en base a otras evidencias obtenidas durante la investigación. Uno de los testimonios más contundentes que tenía la Unidad Anticorrupción contra Zelaya es la conversación grabada entre un investigador de seguros y la asistente fiscal Ferreira, donde esta asegura que el dinero en parte era para el fiscal Zelaya.

Llamativamente, hasta ahora Giuzzio no imputó a Zelaya y el caso podría terminar en el oparei.

En el campo administrativo Zelaya está sumariado, pero sugestivamente continúa ejerciendo sus funciones en forma normal, aparentemente gracias al respaldo de los políticos hampones que siempre lo protegieron en esta comunidad.

El fiscal Ramón Trinidad Zelaya habría tenido un extraordinario crecimiento económico como agente fiscal en esta comunidad, supuestamente gracias a la confabulación con los sectores que dominan el negocio ilegal en la frontera, pero a pesar de la opulencia que demuestra con lujosos vehículos y la supuesta tenencia de gran cantidad de bienes raíces, la Fiscalía General nunca lo investigó y lo sigue manteniendo dentro de la estructura institucional.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD