Una lucha que es fiesta

Tienen distintas profesiones y creencias políticas o religiosas. Las une el sueño de que su trabajo y derechos sean reconocidos de manera justa. Este 8 de marzo, en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, van a parar en sus tareas para mostrarle al mundo cuán importante es su trabajo. En el Paraguay será una fiesta, porque la alegría también es revolución.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/AMTPEYBNUJGJDDCIOU6C3JTIKA.jpg

“Hace 20 años éramos 40; mira cuántas somos ahora, no se puede contar”, decía, entre llantos, una mujer muy mayor, el año pasado, en Madrid durante la marcha del 8M, por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Se lo decía a todas las personas que podía; a quienes más atención le prestaban les decía: “Esta es la verdadera victoria”. En el 2018 se logró un récord de participación a nivel mundial. Ningún medio quedó ajeno y, en las pantallas, las presentadoras que sí asistieron al trabajo lo hicieron con algún distintivo, para mostrar su adhesión a la huelga.

El objetivo es el mismo: parar un día para visibilizar la importancia de las tareas que cada día hacen las mujeres y se normalizan tanto que ni siquiera se consideran trabajos; como las tareas domésticas: cocinar, lavar, limpiar. Pero ¿para qué hacer tanto ruido? Basta con saber que solo en el Paraguay la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 27 %; es decir, ellos ganan mucho más, haciendo las mismas tareas, solo por su masculinidad. Además, la mujer asume “de hecho” toda la carga de tareas domésticas y crianza de los hijos.

Además, se pide que las mujeres logren ocupar iguales espacios de decisión que los varones en todos los ámbitos. Actualmente, nuestro país es uno de los que menor participación femenina tiene en la región.

PUBLICIDAD

Historia y origen

Aunque en los últimos años haya crecido la ola de acciones, la lucha por la igualdad de derechos no es un tema nuevo, sino que data ya de la Revolución francesa (1789). Las mujeres se dieron cuenta de la gran diferencia entre los roles que ocupaban dentro de la sociedad, y surgieron las primeras peticiones de derechos políticos y ciudadanía.

Sin embargo, la declaración de un día oficial para este pedido se planteó durante el Segundo Encuentro Internacional de Mujeres Socialistas, en 1910, que se realizó en Copenhague. Un año después, en Nueva York, más de un centenar de mujeres murieron durante el incendio de una fábrica de textiles, el hecho dio pie a la formalización del pedido y la fecha comenzó a conmemorarse especialmente en países europeos.

PUBLICIDAD

La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) declaró en 1975 como el Año Internacional de las Mujeres y el hecho más relevante de todos tuvo lugar en octubre de ese mismo año, en Islandia, donde se realizó la primera huelga feminista de la historia. Se calcula que el 90 % de las mujeres se adhirieron a la convocatoria y consiguieron paralizar el país por completo. En lugar de ir a la oficina o dedicarse a las tareas domésticas, salieron a las calles a manifestarse por la igualdad de género.

El 8M se conmemora en cada vez más países, con actos pequeños, grandes e, incluso, multitudinarios. Participan personas de todas las edades, etnias, religiones y clases sociales.

En el Paraguay, en el 2017, se vivió la primera marcha multitudinaria. Unas 12 cuadras del centro de la ciudad fueron copadas por personas de todos los ámbitos, unidas en el pedido de igualdad. La jornada fue una fiesta que culminó con un festival en la Plaza de la Democracia, donde varias artistas locales subieron al escenario para demostrar la aptitud femenina en todos los rubros.

En el 2018 se repitió la convocatoria, en la cual se adhirieron numerosas iniciativas sociales y, también, hubo marchas en diversos puntos del país. La Articulación Feminista, encargada de la organización, cuida todos los detalles para que ese día, además del reclamo, la unidad de las mujeres sea una verdadera fiesta.

La manifestación del 8M empieza y es animada durante todo su desarrollo por numerosas batucadas, hay bombas y mucho color. Ese día, la palabra sororidad (hermandad entre mujeres) cobra su máxima expresión, el ambiente es pura cordialidad, las personas se saludan afectuosamente aún sin conocerse ni coincidir en todas las ideas de los demás grupos. La libertad de pensamiento, sin estereotipos, basada en el respeto crea un ambiente tan acogedor y esperanzador que ese gran sueño de un mundo más justo e igualitario parece estar muy cerca de hacerse realidad.

¿Por qué paramos?*

Para decirle ¡basta! a las violencias económicas que sufrimos las mujeres.

Porque la pobreza tiene cara de mujer. En el Paraguay, el 30 % de los hogares son mantenidos por mujeres. Entre el 2011 y 2013 se redujo la pobreza en los hogares con jefatura masculina del sector rural, no así en los hogares de jefatura femenina. Esto confirma que hay menores oportunidades para las mujeres.

Porque aún persiste la brecha salarial; es decir, los hombres ganan más que las mujeres por el mismo trabajo. En el Paraguay, esa brecha es del 29 %. Paramos para tener el mismo salario por el mismo trabajo.

Porque ser mamá y trabajar sigue siendo un peso difícil de llevar. En muchos trabajos, todavía se pide análisis de embarazo para contratar, se exige a las mujeres que no se embaracen o se las despide apenas se enteran del embarazo.

Porque aún hay enormes trabas para el cumplimiento de la ley de lactancia materna y la mayoría de las patronales no cumplen con el código laboral que les obliga a tener guarderías en sus instalaciones cuando emplean a más de 50 personas. La sobrecarga de roles productivos y reproductivos todavía nos somete a dobles y triples jornadas laborales, con trabajos afuera de la casa, y todos los quehaceres domésticos y tareas de cuidado considerados socialmente como trabajo de las mujeres.

Porque el trabajo doméstico emplea a 200.000 mujeres y es el único tipo de trabajo discriminado en la propia ley: el Código Laboral discrimina a las trabajadoras domésticas al establecer que cobren el 60 % del salario mínimo vigente.

Paramos por la triple discriminación que sufren las mujeres indígenas: por ser mujeres, indígenas y pobres. Porque la deforestación, la falta de agua, el envenenamiento, la contaminación y la depredación de los recursos naturales les obliga a abandonar sus territorios, en medio de la indiferencia de la sociedad.

Por las mujeres campesinas que sufren el avasallamiento de la agricultura familiar de las multinacionales, con complicidad del Estado, así como la criminalización de su lucha por la tierra.

Paramos por políticas de restitución de sus derechos para las mujeres campesinas, indígenas y los pueblos indígenas.

Paramos para poner fin al acoso laboral a las mujeres. Porque no deberíamos sufrir ningún tipo de acoso sexual o sexista en nuestros entornos laborales. Tenemos derecho a trabajar en entornos libres de acoso y violencia.

Paramos por las criaditas. Hasta hoy persiste en nuestro país esta forma de esclavitud que somete a unas 60.000 niñas explotadas en casas de familia.

Paramos por las mujeres muertas víctimas de violencia machista. Enero cerró con ocho casos de feminicidios en el territorio nacional y una paraguaya asesinada en España.

Paramos por las cantantes, actrices y artistas en general. Por sus años de lucha en situación de enorme desigualdad con relación a los artistas masculinos y el acoso que sufren en la industria del espectáculo.

Paramos por las estudiantes.

Paramos por las mujeres políticas.

Paramos por todas, en todos los espacios.

*Extracto de la carta intención de la articulación Paro Internacional de Mujeres, capítulo Paraguay.

AGENDA 2019

Fecha: hoy Lugar: Coronel Oviedo, Caaguazú Actividad: Plenarias Feministas, convocadas por La Serafina Coronel Oviedo Hora: 18:00 Dirección: plaza San Roque

Fechas: hoy, domingos 10 y 17 de marzo Lugar: Asunción Actividad: programa de radio Doméstica Ñe’ê, del Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay (Sintradespy) Hora: 13:00 a 14:00 Dirección: radio Ysapy 90.7 FM (Independencia Nacional c/ Rodríguez de Francia) Teléfono: Marciana Santander, (0981) 719-770

Fechas: hoy, domingos 10 y 17 de marzo Lugar: Encarnación, Itapúa Actividad: programa de radio La Hormiguera, del Sindicato de Trabajadoras Domésticas y Afines de Itapúa (Sintradi) Hora: 13:00 a 14:00 Dirección: radio Itapúa 102.5 FM (Villarrica c/ Costanera Rca. del Paraguay) Teléfonos: (0985) 123-197 / Librada Maciel, (0985) 145-378

Fecha: miércoles 6 de marzo Lugar: Asunción Actividad: montaje presencial del Consultorio Jurídico Feminista (CJF) Hora: 9:30 a 16:00 Dirección: plaza O’Leary Teléfono: (0983) 217-273

Fecha: Viernes #8MPY 1. Lugar: Concepción Actividad: marcha #MujeresConcepciónPara Hora: 8:00 Convocatoria: plaza Pinedo hasta la Plaza de la Gobernación

Lugar: Asunción Actividad: marcha #NosotrasParamos #NuestroTrabajoVale #OreRopyta #OreRembiapoOvale Hora: 17:00 Convocatoria: Plaza de las Mujeres (ex plaza Italia, avda. Ygatimí e/ 14 de Mayo y 15 de Agosto) Hora: 19:00 (marcha)

Lugar: Ciudad del Este, Alto Paraná Actividad: #8M marcha e intervenciones artísticas Hora: 17:00 Convocatoria: Plaza de la Paz de CDE (micrófono abierto y poesía) Hora: 18:00 (marcha) Hora: 18:30 (Plazoleta Literaria: música, teatro, poesía/slam)

mbareiro@abc.com.py • Fotos ABC Color/Marta Escurra/Archivo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD