Gato siamés

La Dra. Nicoletta Paglieri Jara, veterinaria, resalta que “en nuestro país ya se ha hecho popular tener un gato siamés. Esta hermosa raza es identificada por los ojos azules y las manchas marrones en la cara, las patas, orejas y cola. Es proveniente de Tailandia (siamés tradicional), y fue llevada a Occidente a fines de 1800. Sin embargo, es a partir de 1950 que toman protagonismo en exposiciones y son elegidos por criadores (siamés moderno)”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/T3KIXSJP3BDNFO6PNEQL6CKK4U.jpg

Cargando...

Este gato posee un aspecto estilizado y elegante, es muy sociable, fiel y afectuoso con sus dueños y, como todo felino, muy curioso.

Además indica que “la alimentación de todo felino doméstico debe contener taurina, un aminoácido importante para el buen funcionamiento cardíaco y ocular, además de su faz reproductiva”.

En caso de una alimentación a base de comida casera o balanceada, pero pobre en nutrientes, el siamés es más propenso a desarrollar una ceguera temprana –explica– debido al mal funcionamiento y escaso desarrollo de las células de la retina.

La especialista refiere que “también hay ciertas variedades que desarrollan conjuntivitis, y algunas causas son el humo del tabaco o el humo de fábricas o autos, que el siamés –en sus salidas por el barrio– absorbe con mayor facilidad”.

Otra afección como el estrabismo (o siamés bizco) es una tendencia propia de la raza, por eso el control periódico de un oftalmólogo veterinario es bienvenido.

“Para mantener en buenas condiciones su pelaje se deberá cepillar al felino cada dos a tres días para la remoción de pelos muertos”, aconseja.

Resalta que “este gato es muy delicado y no soporta las bajas temperaturas, suele padecer problemas respiratorios”.

El siamés tiene muchísima vitalidad, es inquieto y necesita gastar sus energías, téngalo en cuenta si desea adoptarlo.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...