Emotivo concierto en Encarnación

ENCARNACIÓN (De nuestra redacción regional). Una jornada de mucha emotividad se vivió durante la presentación del concertista de guitarra Shiro Otake (“El Arriero”), un japonés admirador y cultor de la música latinoamericana. El artista logró una conexión con el público, que coreó con entusiasmo algunas de sus interpretaciones.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CB4PWHQHP5G7DPNJGA6NW6V3EU.jpg

Otake interpretó varias de sus propias creaciones, entre ellas el tema “La tierra donde canta el viento”, un homenaje al recordado músico argentino Atahualpa Yupanqui, de quien el guitarrista es un profundo admirador.

También presentó, en carácter de estreno, su obra “El fuego de los dioses”, una suite compuesta en homenaje al poeta Leopoldo Lugones. “Esta pieza la compuse en homenaje al poeta argentino Leopoldo Lugones, la voy a presentar en Córdoba, pero tengo el placer de estrenarla antes en Paraguay”, dijo el artista.

Otro momento de gran emotividad fue, ya sobre el final del concierto, cuando Shiro Otake interpretó el tema “¡Hiroshima! La ciudad que no olvido”, interpretada en castellano y en japonés.

PUBLICIDAD

El poema fue escrito por Atahualpa Yupanqui, en 1992, luego de una visita realizada a dicha ciudad, arrasada por una bomba atómica en 1945, durante la Segunda Guerra Mundial. La música fue compuesta por Shiro Otake.

Cuando leí el poema me pareció hermoso, y comencé a escribir la música. En tres minutos ya tenía la canción hecha. Luego la presenté a Atahualpa y con su permiso compusimos el tema, refirió.

El músico recordó que conoció a una paraguaya, quien le enseñó algo de guaraní, y saludó el público con un “mba’éichapa”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD