En la facu no aprendo luego nada; voy a estudiar por mi cuenta nomás

Tanto en la facu como en el cole, quizás, tuviste que enfrentar alguna materia que te parecía muy aburrida, tal vez porque el profe no le daba el interés necesario para explicártela o, simplemente, no te gustaba y ni siquiera intentabas prestar atención. Pero, al estudiar e investigar por tus propios medios, ya sea leyendo libros, viendo videos o participando en algunas charlas, te percataste de lo encantador que puede llegar a ser adquirir conocimientos por tu cuenta.

En más de una ocasión, seguramente te sentiste obligado a ir a clases solo porque tus profes te exigían un cierto porcentaje de asistencia; de lo contrario, no podías rendir los exámenes. Asimismo, conviene señalar el poco interés por parte de algunos docentes, quienes prefieren contar anécdotas antes que enfocarse exclusivamente a enseñar. Es ahí cuando podés empezar a interesarte un poco más y ser autodidacta, ya que, a veces, es la única manera de adquirir conocimientos.

Que te ocupes de aprender por tu cuenta habla bien de vos, pues con eso demostrás que tenés predisposición e iniciativa, ya que nadie te obliga a hacerlo. No solamente tenés la facilidad de poder estudiar a la hora y en el lugar que querés, sino que, también, aprendés sobre eso que tanto te gusta y te ponés al mismo nivel que muchos o, inclusive, llegás a sacar más ventajas.

Si tenés tiempo libre, aprovechá para hacer talleres, participar en conferencias o investigar sobre algún tema que te llame la atención. Si el trabajo u otra actividad no te permite disponer de muchas horas y asistir a un curso no está en tus posibilidades, no importa; leé un libro que te parezca interesante o mirá algunos tutoriales en internet, con los que podés aprender idiomas, manualidades o ejecutar algún instrumento que siempre te interesó.

PUBLICIDAD

Nadie dice que dejes la facu o el cole, pues gran parte de tu futuro depende de la educación formal, pero si no te gusta alguna materia o la manera en que tu profe enseña, no dudes en que ser autodidacta te puede ayudar. No permitas que la decepción por no haber aprendido en tu clase te haga decaer; al contrario, hacé que tu vida sea más divertida estudiando todo aquello que te gusta y adquiriendo conocimientos con tu propio esfuerzo.

Por Valeria Candia (18 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD