¡Qué emoción recibir una carta del ser amado!

El viejo arte de escribir cartas, colocar estampillas al sobre y redactar a puño y letra, a pesar de estar en peligro de extinción, sigue vigente. Los románticos empedernidos continúan creyendo que no hay nada más detallista que una buena esquela escrita a mano, además de sentir el papel y ver los trazos hechos por la persona a la cual queremos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/VEB4YW3H5RG4BBVPBYVUFIGTEE.jpg

Cargando...

Amada Julieta... Así iniciaba sus cartas el siempre recordado Romeo. El sueño de muchas chicas es recibir alguna correspondencia parecida a las que escribía el personaje de la novela de Shakespeare. Pero ese anhelo se esfuma al pensar que, en la actualidad, ya casi no existen detalles hechos con tanto cariño, sin embargo, la verdad es otra: aún hay románticos empedernidos y detallistas.

Escribir la carta, cerrar el sobre, colocar la estampilla, ir hasta la oficina de correos y luego volver a casa ansioso por recibir una pronta respuesta, constituyen una rutina que la mayoría solo ve en las películas o telenovelas. Hoy en día, con las nuevas tecnologías resulta más fácil y económico mandar un email o dejar un mensaje en Facebook, y según varias personas, si el escrito expresa cariño, no importa el medio por el cual haya llegado.

Muchos adolescentes aseguran haber escrito o recibido al menos una carta en su vida, ya sea de la pareja o un ser querido. Si bien no siempre es enviada por medio del Correo Paraguayo, sino por algún intermediario, la esencia sigue siendo la misma: textos escritos a mano, con esmero y demostraciones de cariño.

Por otro lado, también existen jóvenes románticos que se adecuan a los avances tecnológicos y mandan cartas digitales a la persona amada. Algunos aseguran haber escrito notas en sus teléfonos celulares y enviado las capturas de pantalla a la novia. Lo cual, a pesar de ser algo innovador, no hace que las cartas pierdan la esencia, pues tienen la misma intención: expresar sentimientos.

El Correo Paraguayo tiene cientos de empleados que se dedican a entregar sobres y paquetes. Según el director de dicha entidad, el Abg. Ángel Pintos Balbuena, en la empresa envían un promedio de 30.000 cartas por mes, aunque no tienen asegurado el contenido de los sobres. Si bien ese número es bastante inferior al de épocas anteriores, en las que la cifra superaba los cinco millones, continúa siendo un porcentaje bastante alentador, considerando la era en la que estamos. “Aún existe gente fanática de las cartas, incluso hay muchos jóvenes amantes de la correspondencia”, afirma el funcionario.

No importa cómo le hagas llegar tus palabras de afecto a esa persona especial, tenés muchas opciones hoy en día; podés utilizar el servicio del Correo Nacional, enviar un email o, tal vez, ocupar a un mensajero. Tu enamorada o enamorado valorará el empeño que le pusiste y te querrá aún más. Así que ponete las pilas y escribí una hermosa carta expresando todo lo que sentís.

¿Cómo enviar una carta a través del Correo Paraguayo?

Mandar un sobre es más sencillo, rápido y económico de lo que parece. Para un aniversario, por ejemplo, podés enviarle una carta a esa persona especial y verás cuán feliz se pondrá con ese detalle.

Las correspondencias convencionales, a nivel nacional, cuestan solo G. 1400. Se debe comprar una estampilla por ese valor, porque el pago del servicio se realiza a través de las estampillas. En el caso de que quieras seguir donde se encuentra tu sobre, a través de la página del Correo Paraguayo, tendrás que abonar G. 1000. Tu carta tardará, aproximadamente, 48 h en llegar a destino.

La oficina de correos tiene sucursales en muchas ciudades del país, así que podés buscar cuál de ellas te queda más cerca. Al llegar a la ventanilla, presentarás tu CI y pesarán tu sobre, en el cual debe ir escrito todos los datos del remitente y destinatario. A continuación, te dirán el costo exacto del envío, prepararán la factura, te darán la estampilla para pegar y ¡listo!

Por Ana Jazmín Lezcano (20 años)

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...