Cuarentena: El impacto del distanciamiento en los niños

La cuarentena hizo que, por un lado, muchas familias tuvieran la oportunidad que tanto anhelaban, la de pasar más tiempo juntos; mientras que otros niños sufrieron la separación física de sus compañeros de escuela, amigos u otros familiares cercanos.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/BPDF4CANABF5ZNAUIITU3G24RM.jpeg

La psicóloga y directora de Global Infancia, Marta Benítez, explica que “con el corte abrupto de sus contactos en esta cuarentena, con el cierre de las escuelas, es seguro que se tiene un impacto en sus vidas. Dependiendo del temperamento, esto puede expresarse de diversas formas, algunos más expresivamente que otros, con tristeza, reclusión en sus dormitorios, rabietas, enojos o ensimismamiento, también con el aumento de peleas con los hermanos o rehusarse a hacer las tareas, pérdida del apetito, etc.”.

El vínculo que existe entre los niños, ya sea con sus amigos del barrio, del club o los compañeros de alguna actividad puntual, se fortalece con los años y es vital para el desarrollo integral. Este es un punto importante que no se puede dejar de lado por parte de los padres, abuelos o cuidadores.

Pero, asimismo, dentro del marco de la cuarentena por la pandemia, los niños tuvieron la oportunidad de compartir tiempo con sus padres; tiempo que quizá anhelaban y hasta necesitaban.

Para la experta en niñez, este tiempo es ideal para hablar con ellos y escucharlos, sobre todo. "Un niño o una niña cuyo padre o madre aprovecha este tiempo de esa manera, seguro tendrá una memoria más luminosa de este tiempo extraordinario", asegura.

PUBLICIDAD

El vínculo que se ha logrado fortalecer entre padres e hijos durante este tiempo de convivencia, en medio de la cuarentena, se debe mantener fomentando la confianza, el cariño y el respeto mutuo, factores considerados “claves” para una disciplina positiva.

"El vínculo con nuestros hijos e hijas puede ser fortalecido en esta pandemia si nos cuidamos a nosotros mismos, es decir, hacemos actividades placenteras como adultos, dándonos nuestro tiempo; si mantenemos la calma y no nos desbordamos, hiriendo a nuestros hijos con gritos o castigos ante las situaciones de conflicto, lo cual puede llegar a ocurrir en la crianza cotidiana. Hay que aprovechar esto y aprender valores, empatía, responsabilidad, comprensión, etc., con mucha calma, con cariño y orientación", enfatiza Benítez.

Clases.
niños en clase durante la cuarentena

Volver a la "normalidad"

PUBLICIDAD

La profesional de la psicología prefiere no volver a “la normalidad de antes", sino a una nueva normalidad, en la que se pueda compartir más tiempo con los hijos y seguir jugando con ellos.

“Si a nosotros no se nos ocurre qué más jugar, a ellos seguro que se le ocurre algo más. Preguntemosles”, aconseja.

Recuerda que el juego, en la vida de un niño, es trascendental porque a través de él desarrolla su inteligencia, sus afectos, su motricidad.

Una nueva manera de socializar

En estos tiempos donde el aislamiento físico es primordial para evitar el contagio del COVID-19, no así el aislamiento social, las redes sociales, bajo un monitoreo respetuoso de los padres, es la opción más segura y siempre necesaria para fomentar el relacionamiento con los amigos, asegura Marta Benítez.

Es importante, además, que los padres y madres puedan “ponerse en el zapato de sus hijos”, ante esta situación de confinamiento, y saber que pueden aliviar esta situación ayudándolos con la utilización de las herramientas digitales, así como manteniéndoles con calma, consolándolos, si es necesario, y estando disponibles para ellos.

Además, aconseja promover y compartir con ellos actividades de acuerdo a la edad de cada uno. “En la etapa de la niñez, juegos diversos, actividades físicas; y en la adolescencia, acompañarlos en su mundo, en las actividades que a ellos les gusta: música, videojuegos, películas”, finaliza la experta.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD